Asunto espinoso este, no falto de polémicas, affaires políticos, filosofías y espiritualidades. Cortar o no cortar. El propósito del Budo. Para qué practicamos. En fin, la cosa es que en pocos días unos cuantos estudiantes de kendo y iaido haremos nuestro primer acercamiento a técnicas reales de corte, y por eso tameshigiri es el tema del vídeo de esta semana.

Resumiendo mucho (MUCHO) tameshigiri se puede traducir por “probar la hoja” o “probar el corte”. Se lleva a cabo con shinken, puesto que el iaito no corta apenas. Supone la experiencia de sentir, de cortar de verdad con una espada, si es que se logra cortar. La dificultad de esta técnica nos aportará un conocimiento más profundo de nuestros fallos: la fuerza excesiva, la falta de tenouchi, hasugi, el ritmo interno, el ángulo de corte… Es útil tanto en kendo (donde nuestras espadas no son reales) como en iaido (donde nuestros adversarios no son reales). Precisamente por eso mismo requiere habilidad técnica y experiencia. Además, preparar una clase de tameshigiri supone comprar esterillas de tatami, enrollarlas, ponerlas en remojo un par de días y disponerlas en un soporte adecuado. Son caras y ensucian mucho. La espada sufre tras una serie de cortes malos, y alguien puede resultar herido.

Pero que levante la mano quien no sienta nada de nada al ver esto:

 

La escuela Toyama ryu, a la que pertenecen los maestros de esta demostración, tiene en su curriculum katas de corte. Son requeridos en sus exámenes y forman parte del programa formativo habitual. Se trata de escuelas de Battojutsu, que otra vez resumiendo mucho (MUCHO), implican fundamentalmente kata, iaijutsu y tameshigiri, mucho más específicas que los koryu de kenjutsu integrales, y en algunos casos relacionadas íntimamente con éstos. No ocurre así en el iaido de la ZNKR, el Seitei Iai normalizado, en el que no se contempla. En otras escuelas antiguas ha perdido peso (que no valor) con el tiempo.

Hay maestros que no hacen tameshigiri. Es más, exigen a sus alumnos que no lo hagan. Y algunos, todavía más allá, han expuesto públicamente su rechazo al ejercicio de corte. Confieso que esto último ha sido una sorpresa total para mí. Encontré estas declaraciones de Esaka sensei buscando referencias solventes en el foro de Kendoworld. Esaka sensei, hanshi de Muso Jikiden Eishin Ryu y miembro fundador de la ZNIR (Zen Nihon Kendo Renmei Iaido, integrada en la ZNKR) dejó su puesto en 2011, después de 50 años, por desavenencias con la orientación actual del Seitei Iai, que él (aparentemente, puesto que traducir es traicionar) consideraba una devaluación de las técnicas tradicionales.

Sus alumnos directos en California publicaban hace diez años sus pensamientos en torno al tameshigiri:

El iaido es la única arte marcial que utiliza la espada como vía para pulir el propio espíritu (kokoro). El tameshigiri está prohibido por la ZNKR Iaido, que es el único estamento específico de Iaido en Japón.

[…] La espada japonesa no es una herramienta, sin importar la composición de la hoja. En nuestra historia, la espada japonesa ha tenido una posición social muy importante y a veces mística. Es uno de los Tres Tesoros de la Familia Imperial […] y se le atribuyen propiedades sagradas.  Cortar cualquier cosa con una espada japonesa se asimila a utilizar un crucifijo para serrar un árbol. Es más, es irrespetuoso para el armero, que ha dedicado su tiempo y su corazón a la forja de cada espada […].

Apuntaban en su momento los foreros de Kendoworld que en realidad la cruz de los cristianos fue originalmente un instrumento de ejecución y no es irrespetuoso con las víctimas llevar una colgando. Y en una vertiente interesante del debate, se preguntaban por qué armeros reputados fabrican shinshakuto de corte artesanalmente y con licencia del Estado, poniendo todo su corazón en crear espadas cuya función no es precisamente asaltar castillos. O mencionando un asunto aún más delicado que el tameshigiri, los shin gunto, espadas que se fabricaron en masa en la Segunda Guerra Mundial y que son buscadas y destruidas por mandato nacional. Con todo, este artículo de Sang Woo Kim en Kenshi247.net resume los posibles perjuicios del tameshigiri, entre los que destaca la muy razonable posibilidad de perder zanshin y tratar de cortar en dos la esterilla sin importar técnica ni estética de corte.

Las suspicacias, como vemos, no son excepcionales, aunque no lleguen al cabreo de Esaka sensei. Puede que algo tenga que ver con ellas gente como Isao Machii, cuya técnica de corte es indiscutible. Pero eso, que lo corta todo:

 

 

Para escoger el vídeo de hoy busqué, como siempre, referencias que tuvieran la mayor solvencia posible. Por supuesto, esas referencias son mi compañero Javi Rodríguez.