¡Acción mutante! ¡Hajime!A principios de verano fuimos a visitar a nuestros amigos de Kaizen Iaido. Estuvimos un buen rato practicando San Po Giri, el séptimo kata de ZNKR Iai.

Tres direcciones, tres enemigos. Izquierda, derecha… y no hablemos del juego de pies. LA FIESTA para un disléxico.

En un momento dado, Gonzalo, que llevaba el entrenamiento, me dijo: “espera un momento”. Y me explicó el orden y la dirección de los pies paso a paso. Lo curioso es que, según me contó después, nunca se le había ocurrido explicarlo de esa manera. En ese sentido mi diversidad funcional y mi dislexia fueron una ayuda para mejorar las técnicas de otros (empezando por mi señora que estaba al lado), y le ayudaron un poco a él a enfocar el kata de otra manera.

Así que de vuelta a casa estuvimos pensando en estas cosas de la integración y la discapacidad. Siempre pensamos que una persona discapacitada puede ser bienvenida a pesar de su discapacidad… Pero ¿y si pensáramos en la discapacidad como una ventaja en lugar de como un inconveniente?

Por ejemplo:

1. Hay que decirlo: una cuota es una cuota.

2. Ya tendrás varios cascaos dentro de tu dojo y ni te habrás dado cuenta. El día que matricules a un cascao digamos “oficial” (visible), algunas particularidades que no entendías tendrán sentido.

3. ¿Buscas gente fiel y comprometida para tu dojo? Pues los alumnos cascaos somos en esto… lo mismo que los demás.

Algunos estamos un poco hartos de que los medios digan que somos más cariñosos, que tenemos más espíritu de superación, más comprometidos o que tenemos un sexto sentido. Vamos, que puede que tu alumno cascao se dé de baja a los pocos meses porque el kendo o el iaido no eran lo suyo.

¡Que pagas la cena y lo mismo va y te deja!

4.  Algunos cascaos pagamos menos a Hacienda. Y esto es PERFECTO para calentar a la gente antes de los keikos.

5. Tendrás que improvisar. Y aplicarás lo que descubras a tu didáctica, lo cual te ayudará con todos tus alumnos.

6. Queda bonito presumir de un dojo inclusivo ante amigos y conocidos.

7. Aunque te imponga al principio, no necesitarás mucho más esfuerzo que para trabajar con otros principiantes. Quizá algo más de imaginación.

8. El SUBIDÓN. Cuando tu cascao empiece a progresar, para qué engañarnos: te sentirás muy satisfecho. No sólo por su progreso, sino porque habrás ayudado un poquito a que las personas que funcionamos distinto demos un paso más hacia la igualdad de oportunidades.

9. Tu nicho de potenciales alumnos aumenta. ¿Te imaginas a diez ciegos con katana?

Este sábado, los quehacesQUEkas estuvimos apoyando de nuevo la VIII Marcha por la Visibilidad convocada por el Foro de Vida Independiente. Se celebró simultáneamente en España y Portugal. Puedes leer el Manifiesto aquí, y si lo deseas, enviarlo a tus representantes políticos y comunitarios.