¿que haces QUÉ?

Kendo. ¿Kempo? No, kendo. ¿Kenzo? No, kendo, el arte marcial ¿Judo? No, kendo. ¿Tendo? No, mira, te lo explico aquí que acabamos antes

Tag: reiho

Foto: Atención. Intención. Concentración

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

Terminando el reiho

Terminas el reiho, respiras hondo, enfocas la mirada. Dibujas al teki sin perder la concentración. Sabes que la actitud es fundamental: el enfrentamiento ha comenzado desde que entraste al shiai-jo.

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

Hantei

Hantei: escasos segundos eternos. No oyes nada más que tus latidos. Esperas la decisión de los jueces. Que las banderas sean las de tu color. Deseando haberlo hecho mejor que el otro.

Campeonato de Europa de Iaido. Noviembre 2013.

Minolta Konika dImage Z10. ISO automático.

La shinpan de la segunda fotografía es Fay Goodman sensei. Ella fue la primera persona a la que entrevistamos.

Los jueves, foto: Kamiza

En nuestro dôjô, el kamiza:

Kamiza

El lugar de respeto.

El sitio dedicado a los Kami (神), que es la palabra en japonés para aquellas entidades que son adoradas en el shintoísmo. Se suele traducir a veces como “dios” o “divinidad”, aunque esto da lugar a una mala interpretación. A veces, como en los casos de Izanagi e Izanami, los kami pueden ser deidades personificadas. Suelen representar el fenómeno de crecimiento, objetos naturales, espíritus de las fuerzas de la naturaleza.

Los jueves, foto: nunca pondrás tu cara por donde pisan tus pies

Haz click en la imagen para verla en tamaño grande.

Esta semana tengo una foto con la que voy a ilustrar una anécdota que me ocurrió hace años en el club donde empecé (la asociación hispanojaponesa Tora). Salía yo de entrenar tan contento y sudado, inocente y poco sabedor de la pata que iba a meter en escasos segundos, pero que me serviría para aprender un poquito acerca, ya no de Kendô, si no de cómo son las artes marciales, y por qué nuestro amigo Andrés habla de reiho en este artículo  de su blog con tanta puntería.

El caso es que, una vez acabábamos de entrenar, y para no estorbar a los chicos de Budo-Taijutsu que entraban después, a menudo nos quitábamos el bogu fuera de clase. Yo, en mi ignorancia, dejé por un instante el men apoyado con el men gane (la reja, vamos) en una mesa. Dio la casualidad de que pasaba por allí el dueño de la asociación, octavo dan de Karate; y ante tal agravio saltó de la recepción y cogió el men, diciendo con voz grave (esa que todos conocéis, cuando un japonés te está diciendo “eso no se hace”) que nunca, nunca algo que usas para proteger tu cabeza ha de estar apoyado contra el suelo o directamente sobre una superficie, en este caso la mesa. Nunca pondrías tu cara por donde pasas los pies (o la suela de los zapatos), ¿verdad? Pues algo similar. Tu cabeza siempre por encima de tus pies.

Vale. ya he divagado suficiente. Ahora la foto:

¿Seguro que está apoyado en el suelo?

¿Seguro que está apoyado en el suelo?

La persona que dejó este men en el suelo se aseguró, igual que hizo aquél sensei de Karate, de que el men no estuviera tocando el suelo… porque hay un tenugui (que, por cierto, se lee “tenugüi”) debajo. Ese símbolo separa la cabeza de los pies.

Un “bravo” para quién lo haya hecho. Yo sé quién es y, me arriesgaría a decir que él sabe quién es. Pero no voy a señalar, que después me pasan cosas.

© 2017 ¿que haces QUÉ?

Theme by Anders NorenUp ↑

A %d blogueros les gusta esto: