El eterno dilema, salir o no salir.  Deporte o frikismo. Magazines, redes sociales. Programas de entretenimiento. Hashtagas futboleros. Blogs. No hay respuestas fáciles ni simples a cómo promover el kendo (y el budo en general). Nuestra propuesta es rajar donde sea y salvo las pocas líneas rojas que ya conocéis (y en las que ni siquiera entre nosotros nos ponemos de acuerdo), celebramos siempre que se hable de las disciplinas que amamos.

Así que no podíamos dejar sin compartir las últimas intervenciones de Kendo Navarra en radio e Internet.

Que las disfrutéis.

Y aquí la entrevista que concedió Javi Armendáriz, también de Kendo Navarra, a la radio universitaria de Navarra. El bloque dedicado al kendo comienza después del minuto 39.

sorderaTranscripción para personas sordas

Nos despedimos de la arqueología para acercarnos al mundo oriental, en concreto al deporte japonés que utiliza espada y que se practica en nuestra Universidad.

[Fondo de keiko]

MALÚ: Así suena un combate de kendo. Los interesados en las Artes Marciales pueden considerarse afortunados porque hoy hablaremos de kendo, una de las disciplinas que se practican en la Universidad. Cuéntame más, Joaquín.

JOAQUÍN: El kendo, Malú, es un arte marcial japonés que tiene su origen en la esgrima, con sable, de los guerreros medievales japoneses, también llamados samurais. El kendo llegó a España en los años 70 pero empezó a popularizarse recién en los 80, al hilo de las películas de artes marciales que se hicieron famosas en aquellos años. Los practicantes de kendo, llamados kendokas, afirman que el kendo es mucho más que un combate entre guerreros con armadura y sables de bambú, que es casi una filosofía de vida. De hecho la palabra kendo significa “el camino de la espada”.

MALÚ: Para saber más sobre este arte marcial tan misterioso del camino de la espada tenemos con nosotros al responsable del Club de Kendo de la Universidad de Navarra, Javier Armendáriz. Buenas tardes.

JAVI: Hola, buenas tardes.

MALÚ: Cuéntanos un poco sobre esta filosofía y cuál es el objetivo, por así decirlo, de este arte marcial.

JAVI: Lo primero es que hay mucha gente que viene con la idea de que el kendo es aprender a manejar una espada para ganar un combate, pero nada más lejos de la realidad. Originalmente ese era el objetivo: sobrevivir en las guerras. Pero cuando Japón llegó a un periodo de paz usaron este tipo de artes marciales para fomentar otros valores, que al final se condensaron en lo que se llama el código del Bushido: el respeto, la sinceridad, el valor, la justicia… Y esto siguió hasta el siglo XX que Japón decidió incorporar el kendo y el judo en los colegios para inculcar estos valores y desarrollar el cuerpo y la mente.

JOAQUÍN: Javier, ¿qué condiciones en concreto desarrolla un buen kendoka?

JAVI: Físicamente desarrolla sobre todo un trabajo tanto anaeróbico como aeróbico, porque el kendo desarrolla una reacción explosiva para atacar por sorpresa, pero además esa fuerza explosiva hay que prolongarla en el tiempo. Por la parte muscular, lo más importante es el trabajo de las piernas, y de la parte media del cuerpo, el abdomen y la espalada. El trabajo de brazos no es tan importante porque la mayor parte de la fuerza se la lleva el cuerpo.

MALÚ: Y Javier, ¿qué actividades organiza y de cuáles participa el Club de Kendo de la UNAV?

JAVI: Llevamos practicando en la UNAV desde 2005, así que todavía somos un club pequeño, unas 15 personas. Pero cada año estamos organizando un curso donde viene un maestro de Vitoria a impartirnos clase y a celebrar un campeonato, al que viene gente de Aragón y de otros clubes del País Vasco. También intentamos salir a visitar a otros clubes, para practicar con gente distinta, así que solemos viajar a clubes de Vitoria, San Sebastián y también a competiciones. También a Huesca, al curso de la Universidad de Valencia y al de Vitoria.

MALÚ: Pues muchas gracias Javier por estar esta tarde con nosotros y contarnos al menos un poquito sobre el kendo.

JAVI: ¡A vosotros!