¿que haces QUÉ?

Kendo. ¿Kempo? No, kendo. ¿Kenzo? No, kendo, el arte marcial ¿Judo? No, kendo. ¿Tendo? No, mira, te lo explico aquí que acabamos antes

Tag: publicidad (page 1 of 2)

Advertorial: De este año no pasa que aprendo japonés

Post patrocinado por ContactoJapón.

cuponcontactojapon

El equipo de Contacto Japón nos ha elegido para promocionar algunas de sus actividades en España. En este caso, os hablamos de sus clases de japonésContacto Japón es un canal dedicado a promover la cultura japonesa en las comunidades de habla hispana. Con más de 28 años continuos en contacto con la cultura japonesa y diez en la enseñanza del japonés, cuenta con el respaldo de la Embajada del Japón en Venezuela e instituciones educativas, culturales y deportivas japonesas e hispanas; así como aliados comerciales y colaboradores tanto en España como en Japón y las principales capitales latinoamericanas. Este es su equipo.

Clases de japonés: presencial y a distancia

El programa de Contacto Japón está orientado tanto al conocimiento del idioma japonés como a la preparación del JLPT (Japan Language Proficiency Test). Actualmente, ofrecen su programa en dos variantes: online y presencial, tanto particular como para grupos.

Además del taller de japonés que desarrollan actualmente en Madrid, en el Centro Social La Tabacalera​, están abiertas las inscripciones un nuevo curso básico de japonés a partir del 1 de diciembre. Los horarios son:

– Martes de 18 a 20 horas.
– Miércoles de 11 a 13 horas.
– Jueves de 18 a 20 horas.
– Sábados de 11 a 13 horas.

El espacio es la Librería Con Tarima (c/ Príncipe 17, metro Sevilla) y los cursos son de una sesión a la semana.

Además, próximamente contarán con un nuevo espacio para clases de japonés en Barcelona.

 

Las clases presenciales se organizan en grupos de mínimo seis y máximo 14 personas.

Clases de japonés en tu dojo: organizar un grupo

Si quieres recibir las clases en tu dojo, asociación o negocio puedes organizar un grupo: sólo necesitas un espacio con pizarra, proyector y superficie para proyectar o TV. Contacto Japón provee de materiales y guías en PDF para cada alumno.

Así se desarrollan las clases 

 

Precios: 

Cada clase dura 90 minutos en todas las modalidades.

– Clase Grupal. Bono mensual: €60 por 4 sesiones (15 €/sesión).
– Clase en Línea. Bono mensual: €72 por 4 sesiones (18 €/sesión).
– Clase particular. Bono mensual: €96  por 4 sesiones (24 €/sesión).

Modalidades. Taller Introductorio (1 mes)

Semana 1
– Introducción a la lengua y cultura japonesa.
– Los Kana: origen, orden de trazos e instrucciones para su práctica y aprendizaje.

Semana 2
– Los Kanji. Origen, orden de trazos e instrucciones para su práctica y aprendizaje.
– Referencias y recomendaciones.

Semana 3
– Etiqueta japonesa.
– Verbos y adjetivos.
– Referencias y recomendaciones.

Semana 4
– Recomendaciones para el estudio de japonés.
– Vida en Japón.
– Información para estudiar en Japón.

En cada clase​ ​s​e ofrecerán fuentes de información complementaria sobre cada tema.​

Contenido del Curso Básico (4 meses)

​​Semana 1
– Introducción a la lengua y cultura japonesa.

Semana 2
– Los kana: Origen, orden de trazos e instrucciones para su práctica y aprendizaje.

Semana 3
– Kanji: Origen, orden de trazos, tipos de lectura e instrucciones para su aprendizaje.

Semana 4
– Presentaciones. Etiqueta japonesa. Lo formal y lo casual.

Semana 5
– Verbos: formal/casual en presente y pasado.

Semana 6
– Verbos: afirmación y negación.

Semana 7
– ¡Los adjetivos se conjugan!

Semana 8
– ¿Qué son las partículas y cómo se comen?

Semana 9
– Números: usos, hora y fecha.

Semana 10
– Direcciones e indicaciones: vocabulario, kanji e instrucciones.

Semana 11
– Vida en Japón: ​la ciudad.

Semana 12
– Vida en Japón: principales artes tradicionales.

Semana 13
– Vida en Japón: estudios, trabajo.

Semana 14
– JLPT: información general del examen.

Semana 15
– Cultura japonesa en España.​

Semana 16
– ​Turismo en Japón.
– ​Referencias y recomendaciones.

 

El taller introductorio está adaptado a las necesidades del alumno particular (presencial o en línea) o para impartir en dojos o asociaciones. El curso básico, de mayor duración, es el que actualmente se imparte y comenzará en ConTarima.

Además, ContactoJapón ofrece un descuento a los lectores y lectoras de quehacesQUÉ del 10% en las clases en ConTarima y del 15% en clases particulares (o si organizáis un grupo en vuestro dojo). Sólo tenéis que presentar este banner al hacer vuestra inscripción o añadir el código ContactoQUÉ? para que sepan que vais de nuestra parte.

Aprende japonés con ContactoJapón y quehacesQUE

Imprime el cupón o dales el código cuando contactes con ellos

Más información:
Contactojapon.com

¡Toma, pervertido!

Han descubierto en la redacción de Kendo World esta cartelería en el metro de Kyoto:

kendoworld_women

¡Dooooo!

Aunque muchos ya lo habréis visto, no me he podido resistir a él. Preguntando a algunos amigos de este blog, el rótulo superior dice Apoyamos plenamente tu valentía [para denunciar a los chikan, pervertidos o sobones]. Literalmente, al parecer, el eslogan viene a decir あなたの勇気、tu coraje 全力でcon toda [nuestra] fuerzas 応援しますapoyar (en presente). A continuación aconsejan: si no sabes qué hacer, sé valiente y consúltanos. El monigote junto al número de teléfono es Zenmai Samurai, un personaje de anime que va por ahí haciendo el bien con una katana hecha de dangos.

¿Por qué una kendoka? En principio, nos cuentan que se da un atractivo juego de palabras entre la técnica (un do a mala leche) y la expresión Dôshiyô (“¿qué hago?”). Pero simbólicamente al menos, soy de la opinión de que no hablamos únicamente de un juego semántico.

Se trata de un anuncio de una compañía que ofrece apoyo a las mujeres que quieran denunciar acoso sexual callejero. No es Japón el único país donde los sobones se han convertido en un problema nacional. Las cifras, sin embargo, están ahí: en 2004, dos tercios de las usuarias del metro y tren del área de Tokio confesaron haber sido acosadas en el viaje, lo que llevó a la implantación de vagones exclusivamente femeninos. Un número creciente de hombres también ha denunciado. El blog Angry Gaijin traduce algunas estadísticas y habla también del acoso sexual en ámbitos como la universidad o el trabajo. Algunos de los expertos que cita consideran que las medidas segregadoras, aunque protejan en primera instancia a las viajeras, son una muestra de cómo las autoridades se muestran incapaces de canalizar un problema social que durante años ha sido visto como una simple travesura.

Y hoy nos encontramos con una petición: denuncia. Defiéndete. Te ayudamos a hacerlo, y usamos el kendo como signo de poder femenino. Una idea latente de la que ya hemos hablado: la muchachita tímida que revela todo su potencial en Bamboo Blade, o la Banshee portadora de la muerte y la vida a la vez en High School of the Dead. Empezar a usar esta idea en publicidad, incluso si se trata de publicidad social, es un avance más sobre este tropo. Existen trabajos sobre el poder de las artes marciales como herramienta de apoderamiento femenino, como este paper de la Universidad de South Florida, aunque se centra más en la práctica de artes de contacto, y en el uso de la defensa personal como potenciadora de la autoestima y el liderazgo femenino.

Otros estudios más recientes hablan de empoderamiento por feminización en los budos: frente a la idea tradicional de que las artes marciales conllevaban una pérdida de feminidad, se está abriendo paso una iconografía femenina de las budokas, en el que un cuerpo femenino fortalecido (o armado con el bogu como en este caso) desafía la normatividad del cuerpo femenino como débil por naturaleza.

Aparte, tenemos la reivindicación de un símbolo cultural nacional frente a lo que, paulatinamente, se manififesta como un problema nacional, al menos en el ámbito urbano. Lo que ha pasado por las etapas de la ocultación, la protección sin castigo y la denuncia pasa ahora a reivindicar ésta como algo no sólo justo y necesario, sino enorgullecedor.

Tanto si haces kendo como si no, denuncia siempre el acoso. Pero si puedes, haz kendo.

Gracias a Afeérico y Marcos por la ayuda con los kanjis.

Japanlover.me o cuando el kendo se hizo branded content

Cualquier cosa es mejor con kendo y vosotros lo sabéis. Así hemos visto películas de superhéroes con kendo, anime de zombies con kendo, anuncios de whisky con kendo, películas españolas con kendo y series de TV para la tercera edad con kendo. Ya, si ya. Pero kendo, vosotros me entendéis. Mientras tanto, en Internet circulan los Kendo Memes, los Kendo Gifs y la fotonovela de humor gráfico Kendo Daily Life. Más recientemente hemos descubierto estas ilustraciones que a mí me dio por llamar Kendo Kawaii:

kendo_kawaii

Y venga likes

 

Otra que tuvo todavía más éxito fue esta otra que llevaba las armas samurai al terreno de LO MONÍSIMO:

Total que me metí esta mañana en la web que sale en la firma He investigado exhaustivamente sobre las autoras de estas ilustraciones. Japanlover.me es el nombre del portfolio más creativo que nunca se le haya podido ocurrir a un otaku. Detrás de la web están tres jóvenes ilustradoras filipinas, Kaila, María Chichi Romero y Michelle Domínguez. Ninguna supera los 23 años y han desarrollado una carrera incipiente en el mundo de la publicidad online como community managers y diseñadoras gráficas. De tal manera que lo que empezó siendo una página para mostrar sus declaraciones ilustradas de amor a Japón se ha convertido en una web dinámica, fieramente viral, donde puedes encontrar guías de viaje temáticas, directorios web sobre Japón, y sobre todo comprar cositas. Si andas buscando por Internet en ese amplio mundo de las “cosas japonesas” acabarás dando con alguno de sus álbumes, y de ahí directo a un catálogo específico de merchandising online con el tema de la ilustración.

Los álbumes dedicados al kendo y a las armas samurai (y ninja) forman parte, claro está, de su sección Cool. Japanlover.me está dividido en tres áreas, Kawaii (kimonos, dulces y moda), Otaku (os lo imagináis) y Cool, quizá la más interesante, que va recorriendo Japón a través de sus tradiciones más antiguas y más modernas. Desde luego es la que cuenta con ilustraciones más originales y su tienda online dispone de DVD, arte, música e instrumentos, documentales y material didáctico para aprender japonés.

Por si la jugada no fuera lo suficientemente inteligente, las autoras dedican cada mes a un contenido diferente de la cultura japonesa: las artes marciales protagonizaron el mes de diciembre, y este de enero están recorriendo las leyendas populares japonesas, con lo que han llenado la web (y sus réplicas en Pinterest, Facebook, Tumblr e Instagram) de grullas, dragones y kodamas.

Desconozco el volumen de ingresos que Japanlover.me está generando, pero de momento ha conseguido que el trabajo de las tres autoras llegue prácticamente a todas partes. Si se traduce en contratos o exposiciones habrá que verlo, del mismo modo que está por ver si a su creciente comunidad de japanlovers les acaba interesando alguno de sus contenidos más allá de Lo Kawaii. El Social Media es, por su propia naturaleza viral, de muy breve perduración en el tiempo. Mantener su presencia digital quizá les lleve más esfuerzo que sus propias (y bellas) creaciones, y la lucha por ser el kendoviral del mes que viene empieza a ser tan encarnizada como un torneo policial.

Lárgame un cilindrín, kendoka

La compañía es (era) la británica Wills. Querían vender un tabaco suave y delicado como la seda. Viril como un guerrero. Lejano como el Sol Naciente. Querían vender aquello que, como la propia compañía, casi a punto de cerrar, estaba ya desapareciendo. Querían vender el Imperio.

La compañía es (era) la británica Wills. Querían vender un tabaco suave y delicado como la seda. Viril como un guerrero. Lejano como el Sol Naciente. Querían vender aquello que, como la propia compañía, casi a punto de cerrar, estaba ya desapareciendo. Querían vender el Imperio.  wills cigars  Nos encontramos en este anuncio nostalgia doble. Una marca familiar que, como en España la Mirinda o los Celtas, no existe más que como icono; un elemento cultural imposible ya a todos los efectos: la publicidad de tabaco. En Gran Bretaña las restricciones comenzaron en 1970, por lo que probablemente nos encontremos ante una de las últimas campañas de la casa (máxime si tenemos en cuenta que desapareció en 1988). Wills forma parte ahora del coleccionismo vintage, y por anuncios como este se llegan a pagar cantidades importantes.  Si el whisky Suntori nos vendía un tortazo en la cabeza en forma de men, el kendoka de Wills nos vende reposo del guerrero. Una vez conquistado Oriente (porque, observemos, el tipo es lo más anglo que podían encontrar), se quita el bogu y se echa un cigarrito, que se lo ha ganado:      El kendo va más allá de cortar la cabeza de tu adversario, eso se da por descontado. El verdadero arte recae en mantener la calma, una actitud filosófica mientras cortas. Y en Will's estamos muy satisfechos de comprobar que nuestro hombre puede relajarse y fumarse un cigarro entre combate y combate. ¿Y por qué no? Después de todo, los cigarrillos Will's son suaves y están hechos para fumar sólo cuando te apetece, por un precio justo. [...] Porque Will's sabe para quién hace sus cigarros: pregúntale a cualquier miembro del bugoku kwai.  No tengo ni idea de qué es el Bugoku Kwai: después de un rato en Google Images mientras se enfriaba la crema de calabacín cotejar varias fotografías, he acabado concluyendo que el modelo podría ser Alan Tattersall, hoy Iaido hachi (8) dan hanshi, pues el perfil es similar. Tattersall no practica kendo, pero es representante designado en Gran Bretaña del Nippon Butokukai.  En realidad más que un Anjin san llegado a Cipango, este señor en actitud casual parece haberse calzado el bogu por primera vez y con las mismas ponerse a repartir bambú. Frente a las asunciones de Oriente por parte de otras manifestaciones publicitarias del budo, aquí nos encontramos con un conquistador. Si no puedes vencerle, únete a él. Déjate colonizar. Es más guapo, más alto, es blanco y hace lo tuyo mejor que tú. El matiz es que las colonias ya eran independientes y el mundo estaba dominado, para cuando se imprimió este anuncio, por una antigua colonia, los Estados Unidos. A lo lejos, Cipango se preparaba para su particular conquista de Europa en los 80. Su maestría es una ilusión. Puede que él lo sepa, puede que el próximo vaya a ser su último keiko. Puede que en Will's también lo supieran, y antes de cerrar para siempre se echaron un piti.  Este post existe gracias a la generosidad de Nico, del dojo Kendo Tenerife Santa Cruz.

Nos encontramos en este anuncio nostalgia doble. Una marca familiar que, como en España la Mirinda o los Celtas, no existe más que como icono; un elemento cultural imposible ya a todos los efectos: la publicidad de tabaco. En Gran Bretaña las restricciones comenzaron en 1970, por lo que probablemente nos encontremos ante una de las últimas campañas de la casa (máxime si tenemos en cuenta que desapareció en 1988). Wills forma parte ahora del coleccionismo vintage, y por anuncios como este se llegan a pagar cantidades importantes.

Si el whisky Suntori nos vendía un tortazo en la cabeza en forma de men, el kendoka de Wills nos vende reposo del guerrero. Una vez conquistado Oriente (porque, observemos, el tipo es lo más anglo que podían encontrar), se quita el bogu y se echa un cigarrito por lo bien que lo hemos hecho:

El kendo va más allá de cortar la cabeza de tu adversario, eso se da por descontado. El verdadero arte recae en mantener la calma, una actitud filosófica mientras cortas. Y en Will’s estamos muy satisfechos de comprobar que nuestro hombre puede relajarse y fumarse un cigarro entre combate y combate. ¿Y por qué no? Después de todo, los cigarrillos Will’s son suaves y están hechos para fumar sólo cuando te apetece, por un precio justo. […] Porque Will’s sabe para quién hace sus cigarros: pregúntale a cualquier miembro del bugoku kwai.

No tengo ni idea de qué es el Bugoku Kwai: después de un rato en Google Images mientras se enfriaba la crema de calabacín cotejar varias fotografías, he acabado concluyendo que el modelo podría ser Alan Tattersall, hoy Iaido hachi (8) dan hanshi, pues el perfil es similar. Tattersall no practica kendo, pero es representante designado en Gran Bretaña del Nippon Butokukai.

En realidad más que un Anjin san llegado a Cipango, este señor en actitud casual parece haberse calzado el bogu por primera vez y con las mismas ponerse a repartir bambú. Frente a las asunciones de Oriente por parte de otras manifestaciones publicitarias del budo, aquí nos encontramos con un conquistador. Si no puedes vencerle, únete a él. Déjate colonizar. Es más guapo, más alto, es blanco y hace lo tuyo mejor que tú.

El matiz es que las colonias ya eran independientes y el mundo estaba dominado, para cuando se imprimió este anuncio, por una antigua colonia, los Estados Unidos. A lo lejos, Cipango se preparaba para su particular conquista de Europa en los 80. Su maestría es una ilusión. Puede que él lo sepa, puede que el próximo vaya a ser su último keiko. Puede que en Will’s también lo supieran, y antes de cerrar para siempre se echaron un piti.

Este post existe gracias a la generosidad de Nico, del dojo Teidesan.

Los miércoles pop: ay, como el agua, ay, como el agua

Aunque los repositorios de publicidad etiquetan esta campaña como kendo, lo que vamos a ver en este anuncio tiene más que ver con el kenjutsu. Sé de al menos un colaborador de qhQ que va a flipar, y espero un comentario airado o una sesuda disertación sobre la bonita filigrana del minuto 00:09.

Este anuncio es de finales de 2010, y forma parte de la campaña americana de Schick Hydro, una marca de cuchillas de afeitar que se comercializa en España como Wilkinsons. Ya sabéis: hydro, agua, be water my friend, mantener la quietud del alma y ser suave (guiño-guiño-codazo-codazo, chicas) venga lo que venga a darnos en la cara: ya sea un bokken, una hostieja, un viril balonazo o una noche de arrumacos.

La campaña es de la agencia JWT de Nueva York y su director es español, Daniel Benmayor. Duncan MacWilliam, a cargo de los CGI de la última entrega de X Men, es el responsable del corte con agua en ese bello plano final.

Schick Hydro Razor, fotografía de la campaña 2010, dirigida por Daniel Benmayor.

Gráfica de la campaña

De momento llevamos vistas varias apropiaciones del kendo en la publicidad, que apelan ya a lo viril, ya a lo erótico. Ambas están presentes en esta campaña, aunque el spot de Benmayor va más allá. Piruetas en el aire aparte, toca un concepto que no vemos tanto en el Budo Pop: Mushin, la mente vacía. Claridad pase lo que pase. Que nada nos toque más de lo que toca el agua. La sensación de paz sigue siendo la misma a lo largo de la campaña: ya nos golpee un guante de boxeo, un balón o la camiseta de la novia, al final sólo es agua. El monólogo interior que escuchamos durante el anuncio trata de responder, inútilmente, a la pregunta quién soy, para terminar dándose cuenta de que la respuesta es irrelevante. Soy.

Schick ya había utilizado Artes Marciales en una campaña anterior, Kung Fu Bride, en 20o1 (el año del estreno de Tigre y Dragón). En el cuarto de hora que he tardado en escribir esto todo el tiempo que he investigado sobre el director, no he conseguido saber si él o sus copies practican algún arte marcial japonesa, pero que el mensaje principal esté tan relacionado con los aspectos internos de la práctica es sorprendente. O bueno, a lo mejor no. Otra vez el mito del samurai que vive armoniosamente con la muerte, y que nos atrae como moscas. El zen como exaltación última de la virilidad.

Older posts

© 2017 ¿que haces QUÉ?

Theme by Anders NorenUp ↑

A %d blogueros les gusta esto: