Empezamos hoy a traducir, con su permiso, algunos de los interesantes posts del dojo Nanseikan de Melbourne, Australia. El autor del blog de Nanseikan es su instructor Ben Sheppard: son reflexiones surgidas directamente de la enseñanza y la práctica diaria, y vienen a demostrar, entre otras cosas, que lo que nos intriga y seduce del kendo trasciende fronteras. Incluso hemisferios.

Empezamos hoy a traducir, con su permiso, algunos de los interesantes posts del dojo Nanseikan de Melbourne, Australia. El autor es su profesor Ben Sheppard: son reflexiones surgidas directamente de la experiencia al enseñar y practicar a diario. Muchos de los pensamientos de Ben os resultarán familiares, o incluso habréis hecho reflexiones parecidas. Lo que nos intriga y seduce del kendo trasciende fronteras. Incluso hemisferios.

Lo que llamamos Fighting Spirit [espíritu de lucha, o espíritu guerrero, pero que que no solemos traducir], se conoce en japonés como Tokon (闘魂).

Cuando pensamos en el espíritu guerrero, a menudo lo asociamos con una forma de fiereza. Cara de guerrero. Gritos de batalla. Furia ciega, piel de lobo, tótems de animales rabiosos, tatuajes, pinturas de guerra: todo eso que es parte de la batalla y el estado mental de choque, de irrupción, que los soldados han necesitado en el correr de los siglos.

The Ultimate Fighting Championship  - more closely related to a mating ritual than to Budo.

The Ultimate Fighting Championship – esto se parece más al ritual de apareamiento que al Budo

Sin embargo el ideal de kendo es diferente. El kendo hace una aproximación diferente a la batalla, una actitud de, como dirían los franceses, sang froid. No tener sentimientos personales en el combate, sino simplemente, hacer el trabajo. Caras de furia, gritos de guerra, esa gestualidad procede de la naturaleza misma, entre los machos, en la época de apareamiento. Pero la actitud mental de kendo tiene más que ver con el acecho silencioso del cazador: concentración total, ahorro máximo de energía, acciones rápidas y decisivas, y sin celebraciones. ¡Qué difícil habría sido mantener esta actitud en una batalla real cuerpo a cuerpo! Es difícil imaginarlo: en batalla es más fácil enloquecer que permanecer en calma.

Así que, ¿de qué hablamos realmente cuando decimos Fighting Spirit (tokon)?

Se trata, ciertamente, de un sentimiento intenso. Un espíritu que irradia una fuerte impresión, especialmente al oponente. Y también es más que eso: es lo que haces, cuán lejos estás listo para llegar. Los Kanthosho o premios Figthing Spirit de los campeonatos se conceden generalmente a kenshi de pequeña estatura o que han aguantado combates largos, bajo circunstancias especialmente difíciles. No rendirse, perseverar, eso puede ser lo que define el Fighting Spirit. Y esto no se demuestra necesariamente por la cara de perro.

¿Y qué no quiere decir Fighting Spirit?

No significa tensión.  No significa kiai continuo. No es furia sobre tu oponente. Estas cosas son las que hacen que tus movimientos sean lentos, predecibles y fatigosos. Y huelga decir que son una ordinariez.

Actuar correctamente. Respetuosamente. No rendirse. Eso es Fighting Spirit.

Fuente original en inglés

(C)  Ben Sheppard. Todos los derechos reservados