¿que haces QUÉ?

Kendo. ¿Kempo? No, kendo. ¿Kenzo? No, kendo, el arte marcial ¿Judo? No, kendo. ¿Tendo? No, mira, te lo explico aquí que acabamos antes

Tag: koté

Los jueves foto: buscando el koté

Haz click en la imagen para verla en tamaño grande.

IMG_3060

Buscamos el koté. Nosotas también buscamos el contacto, y vaya si hacemos contacto.

Canon 550D, 70 mm.

Taller: reparación de kotés

Descubrí esto a través del dojo Shion de Málaga-Estepona. Nada más he conseguido saber del autor, un tal monchan2 que  lo publicó desde Japón en 2012. En su canal hay dos series de vídeos de reparación de kotés: una con costuras para el dorso; y esta, que consta de cinco partes, que enseña a sustituir una palma de koté por piel nueva.

 

Los kotés vienen fabricados con piel de ciervo _aunque empiezan a popularizarse los sintéticos_. Algunos kenshis hablan de sustituirlos por suela de cerdo; y en el foro de Kendo World un kenshi demuestra cómo ha reciclado una chaqueta de piel de su mujer.

Teníamos un rato después de comer Nosotros hemos investigado un poco por ahí, y dimos con un foro de Cetrería (¿QUÉ? Cetrería. ¿Cómo? Sí, caza con aves rapaces). Resulta que los cetreros, que como nosotros también utilizan guanteletes, no sólo reparan los suyos sino también las caperuzas de sus aves. Desde su foro recomiendan el serraje (un tipo de piel interior, de caballo o cerdo) y la vaca suave o vaquetilla como segunda opción (la recomiendan para caperuzas). Para coser y reparar guanteletes, un kendoka tiene que pedirle prestado al cetrero todo esto:

  • Un cutter
  • Una ruleta para marcar las puntadas
  • Hilo de guarnicionero (o cualquier hilo imputrescible, sugiriendo incluso hilo dental)
  • Tijeras de calidad, y agujas fuertes

Tanto la piel y el ante como los punzones se pueden comprar con comodidad en Internet, ya que quedan muy pocos guarnicioneros con tienda.

Ejemplo de reparación de koté según Bestkendo.com, con un parche sacado de una tsukagawa vieja

(C) Bestkendo.com

Si quieres empezar parcheando agujeros antes de meterte a cambiar la palma, David Aguero nos explica un método en su web, aprovechando un tsukagawa viejo. Aunque pega el parche con cola de zapatero, el remiendo se puede rematar con costuras por el borde, y tinte de calzado si el parche se sitúa en la palma o índigo si hemos parcheado el dorso.

Y se puede ser todavía más pro: Eurokendo vende este kit de reparación de koté que incluye dos palmas, un retal para el dorso, guante, aguja, dedal y tijera y ¡una vela! (parece un trozo de lacre, suponemos que para sellar el parche en vez de la cola de zapatero).

En este momento, yo tengo sendos hermosos agujeros en las palmas de mis kotés. Aunque los cuido mensualmente con Nivea, tal como me recomendó mi profesor, empieza a ser tiempo de pensar en llevárselos a Emai-san, mandarlos a Japón con algún compañero; o decidirme a probar alguna de estas soluciones. Si en el intento me quedo sin kotés prometo contarlo.

© 2017 ¿que haces QUÉ?

Theme by Anders NorenUp ↑

A %d blogueros les gusta esto: