¿que haces QUÉ?

Kendo. ¿Kempo? No, kendo. ¿Kenzo? No, kendo, el arte marcial ¿Judo? No, kendo. ¿Tendo? No, mira, te lo explico aquí que acabamos antes

Tag: kirikaeshi

Kirikaeshi y Kihon Uchikaeshi

Empezamos hoy a traducir, con su permiso, algunos de los interesantes posts del dojo Nanseikan de Melbourne, Australia. El autor del blog de Nanseikan es su instructor Ben Sheppard: son reflexiones surgidas directamente de la enseñanza y la práctica diaria, y vienen a demostrar, entre otras cosas, que lo que nos intriga y seduce del kendo trasciende fronteras. Incluso hemisferios.Por Ben Sheppard, del Melbourne Nanseikan

 

En este vídeo mostramos el ejercicio que estamos haciendo ahora en nuestras clases de kendo, en lugar de kirikaeshi:


Para distinguirlo del Kirikaeshi estándar llamamos a este ejercicio Kihon Uchikaeshi. Es el Kakarite quien lo anuncia: “Uchikaeshi!”

Consta de tres kihon uchi waza, seguidos de la tanda normal de nueve sayu men (cuatro más cinco) como en kirikaeshi, sin tai atari. Se llama Kihon Uchikaeshi porque los tres ataques iniciales pueden variar incluyendo toda la gama de ippon-uchi waza (ataque simple) o nidan/sandan waza (ataque combinado) según el momento.

Este es un método muy eficiente para combinar una práctica estructurada como es el kirikaeshi (que incluye un rol propio para el Motodachi) y a la vez kihon waza con un zanshin correcto: en un club como el nuestro, que sólo puede entrenar una vez a la semana, aprovechar al máximo las dos horas de clase es vital.

Estuve dándole vueltas a este asunto durante un tiempo: no quería prescindir de un ejercicio tan importante como el kirikaeshi, pero me preocupaba la cantidad de tiempo que conlleva, especialmente para enseñarlo a los principiantes; y nuestro club tiene un problema con el zanshin de unos cuantos miembros. Kihon Uchikaeshi resuelve ambos problemas, y nos aporta además una cierta diferencia: como si habláramos un dialecto, nos da un ligero aspecto de identidad frente a otros dojos de Melbourne.

Si vas a visitar el Nanseikan, por favor, saca un momento para familiarizarte con nuestro Kihon Uchikaeshi. Es muy sencillo.

(C) Ben Sheppard 2014 – Melbourne Nanseikan

Los jueves foto: kirikaeshi

Haz click en la imagen para verla en su tamaño original.

Nikon D3000, ISO 3200

Los viernes geiko: kendo y discapacidad intelectual

En estos meses hemos visto kendo sin piernas, kendo en silla de ruedas, y hemos empezado a analizar qué pasa con el iaido cuando tu lateralidad se ve afectada por la dislexia. Este breve vídeo es el único que hemos encontrado en la red sobre hacer kendo, y enseñar kendo, a personas con diversidad funcional intelectual.

El documento data de 2006 y fue compartido por el usuario de Kendo World EBP2K2, de Toronto, sin pie ni comentarios sobre su origen. Algunas fuentes aseguran que se trata de un embu llevado a cabo por un dojo del distrito de Gwanak en Seúl.  Nosotros lo descubrimos en Navidad, y en estas semanas no hemos podido conseguir a nadie que tradujera los rótulos en coreano, así que, lamentablemente, no podemos dar más información sobre el vídeo en sí.

Según el Movimiento Asociativo FEAPS, la discapacidad intelectual “se expresa cuando una persona con limitaciones significativas interactúa con el entorno. Por tanto, depende tanto de la propia persona como de las barreras que tiene el entorno. Según el entorno sea más o menos facilitador, la discapacidad se expresará de manera diferente”. Las causas son distintas y, según sean orgánicas, genéticas o cromosómicas (como el síndrome de Down o X Frágil) las habilidadades también se manifiestan distintas. Muchos transtornos conllevan dificultades en la psicomotricidad en general o la coordinación visomotora, pero no siempre ni de forma determinante para practicar un arte marcial.

Por ejemplo, vemos en el vídeo que algunos de los jóvenes tienen dificultades para mantener el maai correcto en el kiri kaeshi. La senpai lo soluciona manteniendo su propio shinai como referencia. Sólo otro de los participantes (min. 2:16) lleva asistencia, y no tiene kiai audible. Quizá se trate de un rasgo de autismo, que no le ha impedido aprender a hacer koté y men. Mi momento favorito, además del kirikaeshi que hizo llorar a los foreros de Kendo World, es el min. 2:23, cuando uno de los chicos más jóvenes se planta en jodan no kamae para tirar su kote, llevándose la ovación (y la sorpresa) de los locutores y del público.

Lo malo de que el vídeo proceda de Corea del Sur es que rastrear el dojo del que procede este grupo se hace imposible si no escribes hangul. En Corea, China y Japón hay vida más allá de Google o Yahoo! así que bucear desde aquí, saber cuántos de estos chicos siguen practicando, y en qué circunstancias, nos resulta por el momento inalcanzable.

El kendo no es una excepción en lo que refiere a diversidad funcional. En general se escribe poco (y se investiga menos aún) sobre DF y disciplinas deportivas poco habituales. Así pues sigue resultándonos sorprendente saber de discapacitados intelectuales que practiquen golf, hípica o karate.

Salvo trabajos concienzudos como el de José Manuel Arnáiz en Judomental.org, carecemos de información de campo. No hay alumnos con discapacidad intelectual en los dojos, ergo otros no acuden. Se dan prejuicios (“pero pero ¿Y si les pasa ALGO durante el entrenamiento? ¡que llevan un ARMA!“), aunque no en mayor proporción que en otros ambientes donde la discapacidad es lo que les pasa a los otros. No es que nuestra sociedad normalizada vete la discapacidad, como tampoco veta otras diferencias. Simplemente no sucede. La voluntad y la buena disposición existen y los ejemplos, aunque excepcionales, están ahí. Hay españoles con discapacidad intelectual que han pasado grados en judo, karate y taekwondo.  Y, fuera de lo inspiradores que vídeos como este nos resulten a todos nosotros, nos gustaría que estos posts ayuden a abrir camino a otras personas con diversidad funcional interesadas en el Budo, y a que los instructores tengan que machacarse la cabeza un poco menos cuando les lleguen alumnos diferentes.

Respirar con metrónomo y relajación en la práctica del kendo

Publiqué esto en mi antiguo blog personal a finales de 2010. No sé muy bien cómo llegué a este interesante artículo de Eric Frey en Dangerouslyfit y lo traduje al español. Todo el crédito es, pues, para Frey, y probablemente las cagadas sean culpa mía.

Hace poco comenzamos nuestra clase de kendo con un ejercicio llamado respiración con metrónomo. Pusimos un metrónomo en el dojo y ajustamos nuestra respiración a sus pulsaciones. Respirar con metrónomo aporta unos cuantos beneficios para el deporte y la mejora de la consciencia en general, y para la práctica del kendo en particular. Pero antes de seguir tomemos nota de varios de sus aspectos clave:

Respira profundamente con el abdomen. Esto implica al diafragma [en vez de al tórax] y lleva el aire hasta el fondo de los pulmones. Imagina tu respiración localizada en un punto a unos cinco centímetros [2 pulgadas en or.] por debajo del ombligo.

– Inspira por la nariz y suelta el aire por la boca. Si te cuesta respirar por la nariz, por un resfriado o cualquier otro motivo, inspira por la boca.

Exhala casi totalmente mientras encoges el ombligo hacia dentro. Así expulsamos más aire de los pulmones, y quedará dentro menos aire viciado.

El primer beneficio que obtenemos con esto es la relajación. Este es un ejercicio que puedes hacer rápida y fácilmente en cualquier momento del día que sientas estrés. El viejo consejo que dice “párate y coge aire” tiene mucho que ver con esto. Después de unas pocas respiraciones, empezarás a sentir una relajación profunda. Reducir el nivel de estrés tiene más ventajas: sube la testosterona, mejora el sueño, acelera la recuperación física entre entrenamientos y mejora el rendimiento de éstos, tanto física como mentalmente, entre muchas otras.

Men o tsuke! Pelayo preparándose para repartir amor del bueno en Zanshin Madrid, dojo de kendo.Cuando queremos aplicar estas ventajas a nuestro kendo, no hace falta más que pensar en el kiri kaeshi. Si un principiante respira varias veces en cada ronda de kiri kaeshi, un kenshi con más práctica podrá hacerlo entero en dos respiraciones, o incluso en una. Para conseguirlo es importante poder inhalar profundamente y controlar la exhalación. El metrónomo nos ayuda a adquirir este control del aire.  A mí me gusta ajustar el metrónomo a 76 bpm y respirar en inspiraciones y exhalaciones de cuatro segundos. Después de unos ciclos bajamos la cadencia a ocho segundos, y finalmente inspiramos en cuatro segundos y contamos hasta 12 al exhalar. Incrementar el tiempo gradualmente ayuda a relajarse. A ver cuánto puedes controlar tu respiración.

Men o tsuke!

La respiración pausada con el metrónomo tiene también un efecto positivo sobre el sistema nervioso vegetativo. Éste se compone del sistema simpático y el parasimpático: piensa en ellos como, respectivamente, el control de la respuesta instintiva (“luchar o huir”), y el de la calma y la relajación de tu organismo. La investigación indica que el sistema simpático  se activa por una tasa elevada de respiraciones. De modo que, incluso si tu mente está en calma, tu cuerpo seguirá estresado si tu respiración es rápida. Aminorarla reduce la activación del simpático y lo equilibra con el parasimpático. Algunos expertos sugieren que, con una práctica regular de respiración, el ritmo natural de ésta se ajusta a la tasa más baja que estemos practicando habitualmente. Esto puede ser beneficioso para los afectados de fibromialgia o fatiga crónica.

Para obtener un efecto beneficioso conviene tener una media de cinco respiraciones al minuto. Esto implica inspiraciones y exhalaciones de seis segundos. Pon tu metrónomo a 60 bpm y respira con la cadencia “inspirar-2-3-4-5-6, respirar-2-3-4-5-6″. Hacer esto durante unos cinco minuots te dejará bien relajado.

Si no puedes aguantar la respiración seis segundos, empieza con una cadencia menor, como cuatro segundos para inspirar y exhalar.

Beneficios para la práctica del kendo

Cuando queremos aplicar estas ventajas a nuestro kendo, no hace falta más que pensar en el kiri kaeshi. Si un principiante respira varias veces en cada ronda de kiri kaeshi, un kenshi con más práctica podrá hacerlo entero en dos respiraciones, o incluso en una. Para conseguirlo es importante poder inhalar profundamente y controlar la exhalación. El metrónomo nos ayuda a adquirir este control del aire.

A mí me gusta ajustar el metrónomo a 76 bpm y respirar en inspiraciones y exhalaciones de cuatro segundos. Después de unos ciclos bajamos la cadencia a ocho segundos, y finalmente inspiramos en cuatro segundos y contamos hasta 12 al exhalar. Incrementar el tiempo gradualmente ayuda a relajarse. A ver cuánto puedes controlar tu respiración.

Cuando practiques la respiración con metrónomo para mejorar tu kendo, es particularmente importante que trabajes el abdomen. Respirar con la tripa [y no con el pecho] previene que tus hombros se eleven al coger aire: tu oponente verá ese movimiento, sabrá que estás inspirando, y aprovechará la oportunidad para el ataque. Es difícil moverse explosivamente mientras inspiras, así que él sabrá que no le puedes atacar, y que te costará mucho defender. Si eres capaz de inspirar rápidamente sin que se note y aprovechar al máximo la respiración, llevarás ventaja.

© 2017 ¿que haces QUÉ?

Theme by Anders NorenUp ↑

A %d blogueros les gusta esto: