¿que haces QUÉ?

Kendo. ¿Kempo? No, kendo. ¿Kenzo? No, kendo, el arte marcial ¿Judo? No, kendo. ¿Tendo? No, mira, te lo explico aquí que acabamos antes

Tag: kata (page 2 of 5)

Pon un cascao en tu dojo: nueve ventajas del Budo inclusivo

¡Acción mutante! ¡Hajime!A principios de verano fuimos a visitar a nuestros amigos de Kaizen Iaido. Estuvimos un buen rato practicando San Po Giri, el séptimo kata de ZNKR Iai.

Tres direcciones, tres enemigos. Izquierda, derecha… y no hablemos del juego de pies. LA FIESTA para un disléxico.

En un momento dado, Gonzalo, que llevaba el entrenamiento, me dijo: “espera un momento”. Y me explicó el orden y la dirección de los pies paso a paso. Lo curioso es que, según me contó después, nunca se le había ocurrido explicarlo de esa manera. En ese sentido mi diversidad funcional y mi dislexia fueron una ayuda para mejorar las técnicas de otros (empezando por mi señora que estaba al lado), y le ayudaron un poco a él a enfocar el kata de otra manera.

Así que de vuelta a casa estuvimos pensando en estas cosas de la integración y la discapacidad. Siempre pensamos que una persona discapacitada puede ser bienvenida a pesar de su discapacidad… Pero ¿y si pensáramos en la discapacidad como una ventaja en lugar de como un inconveniente?

Por ejemplo:

1. Hay que decirlo: una cuota es una cuota.

2. Ya tendrás varios cascaos dentro de tu dojo y ni te habrás dado cuenta. El día que matricules a un cascao digamos “oficial” (visible), algunas particularidades que no entendías tendrán sentido.

3. ¿Buscas gente fiel y comprometida para tu dojo? Pues los alumnos cascaos somos en esto… lo mismo que los demás.

Algunos estamos un poco hartos de que los medios digan que somos más cariñosos, que tenemos más espíritu de superación, más comprometidos o que tenemos un sexto sentido. Vamos, que puede que tu alumno cascao se dé de baja a los pocos meses porque el kendo o el iaido no eran lo suyo.

¡Que pagas la cena y lo mismo va y te deja!

4.  Algunos cascaos pagamos menos a Hacienda. Y esto es PERFECTO para calentar a la gente antes de los keikos.

5. Tendrás que improvisar. Y aplicarás lo que descubras a tu didáctica, lo cual te ayudará con todos tus alumnos.

6. Queda bonito presumir de un dojo inclusivo ante amigos y conocidos.

7. Aunque te imponga al principio, no necesitarás mucho más esfuerzo que para trabajar con otros principiantes. Quizá algo más de imaginación.

8. El SUBIDÓN. Cuando tu cascao empiece a progresar, para qué engañarnos: te sentirás muy satisfecho. No sólo por su progreso, sino porque habrás ayudado un poquito a que las personas que funcionamos distinto demos un paso más hacia la igualdad de oportunidades.

9. Tu nicho de potenciales alumnos aumenta. ¿Te imaginas a diez ciegos con katana?

Este sábado, los quehacesQUEkas estuvimos apoyando de nuevo la VIII Marcha por la Visibilidad convocada por el Foro de Vida Independiente. Se celebró simultáneamente en España y Portugal. Puedes leer el Manifiesto aquí, y si lo deseas, enviarlo a tus representantes políticos y comunitarios.

Mi técnica favorita: Juan Tormo

Si de mayor quieres ser como alguno de ellos, te interesará saber cuál es su técnica favorita (o la que les provoca pesadillas)…. aunque en este caso no es su técnica favorita sino su kata (de iaido) favorito.

juan_tormo_iaidoMi kata favorita es Ryutto, aunque sea una kata de la primera serie.

Si su ejecución es correcta, hasta para alguién “no iniciado” es posible la visualización del teki. Ademas cuenta con un GRAN corte…..bella, simple a la par que preciosa.

 

Según Javier Villa, la mejor ejecución de Ryutto jamás grabada:
recopilación del Hakone Taikai
(mejor sin audio)

 Ryu To (o ryutto) es un kata de Omori ryu, la primera serie de la escuela Muso Shinden. Es, con toda probabilidad, el predecesor del tercer kata de Seitei Iai, Uke Nagashi.

Si quieres compartir con nosotros tu técnica (o kata) favorito, o aquella que te provoca sudores fríos, escríbenos. Cuantos más seremos más reiremos aprenderemos.

Vídeo: Entrevista con Yoshiko Inoue sensei

Poco ruido ha hecho esta publicación de KendoWorld del mes de mayo. Nosotros la hemos descubierto entre vídeos de ippones, buscando un combate del último Japan Junior Taikai.

En estos 13 minutos el maestro Yoshihiko Inoue (octavo dan hanshi) tiene para todo: el kendo de antes y después de la guerra, el nuevo kendo de competición, kendo no kata _cuyo departamento dirige en la ZNKR_. Que hable él:

Mamá kendoka semanas 16 a 22: Mamá iaidoka

Ya están ahí. ¿Las oís? Son LAS HORMONAS.

Ya están ahí. ¿Las oís? Son LAS HORMONAS.      Y eso que sólo estamos presupuestando el carrito...  Entre ellas, la tensión y los 42º a los que hemos llegado en este mes de julio, Lo Inevitable ha acabado por llegar. En mi dojo de kendo, los horarios de fin de temporada se basan en mawari geiko, keiko libre sin clase técnica. El hecho de que tus compañeros estén haciendo combate no elimina las oportunidades para aprender, pero acudir al dojo a 40 grados para hacer midori geiko requiere una buena dosis de voluntad.  No es que no se pueda hacer keiko durante el embarazo: cada embarazo lleva su proceso y yo aquí cuento simplemente mi experiencia sin estrapolar. Yo llevo desde mayo sin hacer combate y me siento muy feliz y enfocada en el aprendizaje y no lo echo de menos nada.  Además, siempre nos quedará el iaido, ¿no?  Hacer iaido durante el embarazo ha sido más difícil que hacer kendo: añadido al hecho incontestable de que yo soy una kendoka que hace iaido y no una iaidoka, el iaido requiere mucha concentración; y ésta no es fácil de conseguir cuando estás lidiando con las náuseas del primer trimestre, los cambios de temperatura corporal y la tensión arterial del segundo en adelante.  Por supuesto, conforme avanza la gestación empiezas a adaptar tu entrenamiento. Se acabó subir y bajar 15 veces por kata y bajar a seiza como la gente normal. Si mi equilibrio es de natural un poco caprichoso, con la apertura progresiva de la pelvis se ha vuelto imprevisible, y me bastó una caída de culo al principio para darme cuenta de que tenía que hacerme la geisha una temporada.  En cuanto a los katas de suelo tenía dos opciones: trabajar todo el tiempo de pie o al contrario, no ponerme de pie. Escogí esta última opción tras comprobar que puedo seguir profundizando en detalles como el ritmo, los movimientos o la propia inclinación del cuerpo. Con el kata Uke Nagashi no hay negociación posible: se hace el kata menos veces de lo habitual, mucho más despacio.  Los momentos más festivos del iaido durante el embarazo los han dado los detalles posturales: la espada ya no puede ir en su sitio y la medida de "los puños" que utilizamos para colocar la tsuba directamente desaparece. Mi tsuba ya está a la altura de Calasparra. La hakama de iaido ha ido bajando de forma inversamente proporcional a cómo ha subido la hakama de kendo, aunque en iaido hay menos riesgo de pisársela. Hace un par de semanas, compartiendo entrenamiento con los amigos de Makoto Shin Kai, desapareció también el obi: a esa altura no puedes llevarlo todo y pretender hacer saya biki alrededor de este pedazo de circunferencia.  Queda una semana de clase de kendo y de iaido: no hay kendotour para mí este año. Algo tendré que hacer.

Y eso que sólo estamos presupuestando el carrito…

Entre ellas, la tensión y los 42º a los que hemos llegado en este mes de julio, Lo Inevitable ha acabado por llegar. En mi dojo de kendo, los horarios de fin de temporada se basan en mawari geiko, keiko libre sin clase técnica. El hecho de que tus compañeros estén haciendo combate no elimina las oportunidades para aprender, pero acudir al dojo a 40 grados para hacer midori geiko requiere una buena dosis de voluntad.

No es que no se pueda hacer keiko durante el embarazo: cada embarazo lleva su proceso y yo aquí cuento simplemente mi experiencia sin estrapolar. Yo llevo desde mayo sin hacer combate y me siento muy feliz y enfocada en el aprendizaje y no lo echo de menos nada. Qué va. Qué va. Qué va.

Además, siempre nos quedará el iaido, ¿no?

Hacer iaido durante el embarazo ha sido más difícil que hacer kendo: añadido al hecho incontestable de que yo soy una kendoka que hace iaido y no una iaidoka, el iaido requiere mucha concentración; y ésta no es fácil de conseguir cuando estás lidiando con las náuseas del primer trimestre, los cambios de temperatura corporal y la tensión arterial del cuarto mes en adelante.

Por supuesto, conforme avanza la gestación empiezas a adaptar tu entrenamiento. Se acabó subir y bajar 15 veces por kata y ponerse en seiza como la gente normal. Si mi equilibrio es de natural un poco caprichoso, con la apertura progresiva de la pelvis se ha vuelto imprevisible, y me bastó una caída de culo al principio para darme cuenta de que tenía que hacerme la geisha una temporada.  En cuanto a los katas de suelo tenía dos opciones: trabajar todo el tiempo de pie o al contrario, no ponerme de pie. Escogí esta última opción tras comprobar que puedo seguir profundizando en detalles como el ritmo, los movimientos o la propia inclinación del cuerpo. Con Uke Nagashi no hay negociación posible: se hace el kata menos veces de lo habitual, mucho más despacio. He dejado de hacer Tsuka Ate, porque lo que necesito trabajar del kata es precisamente lo que ahora no puedo trabajar.

Los momentos más festivos del iaido durante el embarazo los han dado los detalles posturales: la espada ya no puede ir en su sitio y la medida de “los puños” que utilizamos para colocar la tsuba directamente desaparece. Mi tsuba ya está a la altura de Calasparra. La hakama de iaido ha ido bajando de forma inversamente proporcional a cómo ha subido la hakama de kendo, aunque en iaido hay menos riesgo de pisársela. Hace un par de semanas, compartiendo entrenamiento con los amigos de Makoto Shin Kai, desapareció también el obi: a esa altura no puedes llevarlo todo y pretender hacer saya biki decentemente alrededor de este pedazo de circunferencia.

Ya están ahí. ¿Las oís? Son LAS HORMONAS.  Ya están ahí. ¿Las oís? Son LAS HORMONAS. Y eso que sólo estamos presupuestando el carrito... Entre ellas, la tensión y los 42º a los que hemos llegado en este mes de julio, Lo Inevitable ha acabado por llegar. En mi dojo de kendo, los horarios de fin de temporada se basan en mawari geiko, keiko libre sin clase técnica. El hecho de que tus compañeros estén haciendo combate no elimina las oportunidades para aprender, pero acudir al dojo a 40 grados para hacer midori geiko requiere una buena dosis de voluntad. No es que no se pueda hacer keiko durante el embarazo: cada embarazo lleva su proceso y yo aquí cuento simplemente mi experiencia sin estrapolar. Yo llevo desde mayo sin hacer combate y me siento muy feliz y enfocada en el aprendizaje y no lo echo de menos nada. Además, siempre nos quedará el iaido, ¿no? Hacer iaido durante el embarazo ha sido más difícil que hacer kendo: añadido al hecho incontestable de que yo soy una kendoka que hace iaido y no una iaidoka, el iaido requiere mucha concentración; y ésta no es fácil de conseguir cuando estás lidiando con las náuseas del primer trimestre, los cambios de temperatura corporal y la tensión arterial del segundo en adelante. Por supuesto, conforme avanza la gestación empiezas a adaptar tu entrenamiento. Se acabó subir y bajar 15 veces por kata y bajar a seiza como la gente normal. Si mi equilibrio es de natural un poco caprichoso, con la apertura progresiva de la pelvis se ha vuelto imprevisible, y me bastó una caída de culo al principio para darme cuenta de que tenía que hacerme la geisha una temporada. En cuanto a los katas de suelo tenía dos opciones: trabajar todo el tiempo de pie o al contrario, no ponerme de pie. Escogí esta última opción tras comprobar que puedo seguir profundizando en detalles como el ritmo, los movimientos o la propia inclinación del cuerpo. Con el kata Uke Nagashi no hay negociación posible: se hace el kata menos veces de lo habitual, mucho más despacio. Los momentos más festivos del iaido durante el embarazo los han dado los detalles posturales: la espada ya no puede ir en su sitio y la medida de "los puños" que utilizamos para colocar la tsuba directamente desaparece. Mi tsuba ya está a la altura de Calasparra. La hakama de iaido ha ido bajando de forma inversamente proporcional a cómo ha subido la hakama de kendo, aunque en iaido hay menos riesgo de pisársela. Hace un par de semanas, compartiendo entrenamiento con los amigos de Makoto Shin Kai, desapareció también el obi: a esa altura no puedes llevarlo todo y pretender hacer saya biki alrededor de este pedazo de circunferencia. Queda una semana de clase de kendo y de iaido: no hay kendotour para mí este año. Algo tendré que hacer.     Y eso que sólo estamos presupuestando el carrito...  Entre ellas, la tensión y los 42º a los que hemos llegado en este mes de julio, Lo Inevitable ha acabado por llegar. En mi dojo de kendo, los horarios de fin de temporada se basan en mawari geiko, keiko libre sin clase técnica. El hecho de que tus compañeros estén haciendo combate no elimina las oportunidades para aprender, pero acudir al dojo a 40 grados para hacer midori geiko requiere una buena dosis de voluntad.  No es que no se pueda hacer keiko durante el embarazo: cada embarazo lleva su proceso y yo aquí cuento simplemente mi experiencia sin estrapolar. Yo llevo desde mayo sin hacer combate y me siento muy feliz y enfocada en el aprendizaje y no lo echo de menos nada.  Además, siempre nos quedará el iaido, ¿no?  Hacer iaido durante el embarazo ha sido más difícil que hacer kendo: añadido al hecho incontestable de que yo soy una kendoka que hace iaido y no una iaidoka, el iaido requiere mucha concentración; y ésta no es fácil de conseguir cuando estás lidiando con las náuseas del primer trimestre, los cambios de temperatura corporal y la tensión arterial del segundo en adelante.  Por supuesto, conforme avanza la gestación empiezas a adaptar tu entrenamiento. Se acabó subir y bajar 15 veces por kata y bajar a seiza como la gente normal. Si mi equilibrio es de natural un poco caprichoso, con la apertura progresiva de la pelvis se ha vuelto imprevisible, y me bastó una caída de culo al principio para darme cuenta de que tenía que hacerme la geisha una temporada.  En cuanto a los katas de suelo tenía dos opciones: trabajar todo el tiempo de pie o al contrario, no ponerme de pie. Escogí esta última opción tras comprobar que puedo seguir profundizando en detalles como el ritmo, los movimientos o la propia inclinación del cuerpo. Con el kata Uke Nagashi no hay negociación posible: se hace el kata menos veces de lo habitual, mucho más despacio.  Los momentos más festivos del iaido durante el embarazo los han dado los detalles posturales: la espada ya no puede ir en su sitio y la medida de "los puños" que utilizamos para colocar la tsuba directamente desaparece. Mi tsuba ya está a la altura de Calasparra. La hakama de iaido ha ido bajando de forma inversamente proporcional a cómo ha subido la hakama de kendo, aunque en iaido hay menos riesgo de pisársela. Hace un par de semanas, compartiendo entrenamiento con los amigos de Makoto Shin Kai, desapareció también el obi: a esa altura no puedes llevarlo todo y pretender hacer saya biki alrededor de este pedazo de circunferencia.  hakama_iaido_embarazada     Cómo será de largo el iaidogi y NI ASÍ  Queda una semana de clase de kendo y de iaido: no hay kendotour para mí este año. Algo tendré que hacer.

Cómo será de largo el iaidogi y NI ASÍ

Queda una semana de clase de kendo y de iaido: no hay kendotour para mí este año. Algo tendré que hacer.

Foto: Moi Kai!

(C) Palestinian Times, 2013

El primer campamento de karate para niños y niñas en Gaza fue organizado en 2013. Este mes de julio habría celebrado su segunda edición. Instructores como Emad Hammad sostienen las escuelas de karate en Gaza, Rafah y Ramala (Cisjordania) desde hace doce años. Algunos dojos tienen clases mixtas para niños y niñas, otros entrenan por separado: como en España hace no tanto, muchos padres y madres temen que sus hijas pierdan feminidad practicando artes marciales. El creciente número de niñas con cinturón negro y las campeonas femeninas del Campeonato de 2013 van, poco a poco, minando sus temores.

En Ramala funcionan además dos dojos del Palestine Aikikai. Todavía no hay escuelas de kendo en Palestina, aunque la Federación Jordana ha colaborado en algunos seminarios de introducción al iaido. Sin embargo, sus escuelas de judo, MMA, karate, kung fu y aikido continúan recibiendo alumnos y alumnas.

Mo Ikkai es un término compartido por todos los budos. Significa “repetir”, o con más precisión, “volver a hacer”. Como ayer. Como mañana.

Older posts Newer posts

© 2018 ¿que haces QUÉ?

Theme by Anders NorenUp ↑

A %d blogueros les gusta esto: