¿que haces QUÉ?

Kendo. ¿Kempo? No, kendo. ¿Kenzo? No, kendo, el arte marcial ¿Judo? No, kendo. ¿Tendo? No, mira, te lo explico aquí que acabamos antes

Tag: dojo (page 2 of 4)

Foto: agosto

Los dojos, como los castillos, se quedan vacíos. Los kami duermen la siesta.

Lo vio Jamie Carter en Kyoto, en 2010.

Canon EOS Kiss. Óptima 10 mm.

ISO 400.

ƒ/3.5

Foto: Moi Kai!

(C) Palestinian Times, 2013

El primer campamento de karate para niños y niñas en Gaza fue organizado en 2013. Este mes de julio habría celebrado su segunda edición. Instructores como Emad Hammad sostienen las escuelas de karate en Gaza, Rafah y Ramala (Cisjordania) desde hace doce años. Algunos dojos tienen clases mixtas para niños y niñas, otros entrenan por separado: como en España hace no tanto, muchos padres y madres temen que sus hijas pierdan feminidad practicando artes marciales. El creciente número de niñas con cinturón negro y las campeonas femeninas del Campeonato de 2013 van, poco a poco, minando sus temores.

En Ramala funcionan además dos dojos del Palestine Aikikai. Todavía no hay escuelas de kendo en Palestina, aunque la Federación Jordana ha colaborado en algunos seminarios de introducción al iaido. Sin embargo, sus escuelas de judo, MMA, karate, kung fu y aikido continúan recibiendo alumnos y alumnas.

Mo Ikkai es un término compartido por todos los budos. Significa “repetir”, o con más precisión, “volver a hacer”. Como ayer. Como mañana.

Mamá kendoka semanas 9 a 15: comienza el strip tease

“Pues no se te nota nada” decía mi madre. “Pues no se te nota nada” decía mi cuñada. “Pues no se nota nada de nada” decían en el dojo. Hasta que llegó la novena semana y se notó.

No me juzgues y agarrame los palos que vamos pal dojo

Hacer kendo en el primer trimestre de embarazo no es que haya sido especialmente duro: lo peor en mi caso han sido las náuseas.  Pero a partir de la semana 10-12 la cosa empieza a crecer (como todavía no sabemos si llevamos kendoka o kendoko, en vez de la cosa le llamaremos El Bebé). A la vez que crece El Bebé se organiza un lío de tripas y asaduras haciéndose hueco que ríete tú del camarote de los Marx.

En la semana 12, definitivamente, a la ausencia de fumikomi y de taiatari se añade algo que todas sabíamos que iba a llegar: el striptease del bogu. La kendoka embarazada no puede llevarlo todo encima, pero lo que nunca imaginé es que lo primero en desaparecer fuera el men. Durante el embarazo el diafragma y los pulmones también tienen que recolocarse, y es frecuente sentir problemas para respirar. No es sólo la posición la que influye en este proceso, que se llama disnea; pero sea por falta de espacio o por tener la progesterona a tope, la sensación de falta de aire se vuelve constante y bastante molesta durante el entrenamiento. Sé que a otras kenshis embarazadas no les ha ocurrido (he leído en los foros a algunas que han estado haciendo ji geiko hasta el séptimo mes), pero así está siendo para mí.

Kendo hakama premama

Obsérvese la ventilación extra de tobillos que aporta la hakama sobaquera

Inmediatamente después del men desapareció el tare, porque cuando el hakama tiene que colocarse a la altura del sobaco bastante ingeniería ya es acoplar el nudo del himo debajo del bombo y encima el do para proteger al Bebé. La última vez que me lo puse parecía que llevaba aletas.

Eso influye en el entrenamiento definitivamente: a partir de ahora soy una nueva con do y kotés. Echo mucho (MUCHO) de menos el keiko, tanto que el otro día, celebrando nuestros nuevos kyus, conseguí que me dejaran colarme a los combates con el men puesto (“Arancha, ¿llevas tú el tiemp…? ¡Arancha qué haces, qué haces!”). La relación con la técnica cambia: te concentras más en la distancia y la precisión, en pulir los malditos defectos de punta y el tenouchi. A la vez, el otro se da cuenta de que no necesita transformarse en un Panzer para hacerme men.Agradezco a mis compañeros y compañeras la paciencia: esto empieza a ser un experimento colectivo, y creo que todos vamos a salir beneficiados: tanto para las futuras mamás del dojo como para kenshis con lesión crónica o movilidad reducida.

Los cambios corporales siguen avanzando de la semana 12 a la 18: la buena noticia es que las náuseas han desaparecido definitivamente. Tampoco sufro la hinchazón de pies o la retención de líquidos de la que hablan constantemente las matronas que me voy encontrando. La noticia mala es que la tensión me ha bajado a la altura de los tobillos, en proporción inversa a la elevación del hakama, y funcionar todo el tiempo a cámara lenta determina tanto las clases de kendo como todo lo demás. Algunos días he sido incapaz de entrenar, y las dos últimas semanas trabajé sólo una de las dos clases.

Últimamente recibo consejos diversos además de la legión de tías, vecinas y parientes con la solución de-fi-ni-ti-va sobre gestación y crianza. Uno de los más comunes es:

- No te fatigues porque El Bebé necesita oxígeno.

Y aunque no deja de ser cierto, mi matrona me dijo en la última consulta:

- No te fatigues… pero cánsate. Cánsate un poco.

Así que he decidido confiar en ella. Total, en breve tendré que dedicarme sólo al iaido y al kendo… simbólico, así que voy a aprovechar todo lo que pueda.

Samurai Headhunters: Fumon y Ukyo Tanaka

En 2013, el Museo Smithsonian de Washington celebró varios eventos relacionados con el sable japonés, el más notorio de los cuales fue la producción de Samurai Headhunters, un documental de una hora que trataba de poner en equilibrio la fascinación romántica hacia la figura del samurai con sus aspectos menos amables. Con apostillas tan explícitas como “Héroes y Monstruos”, el museo llevó a cabo también varias exposiciones de obras de Hokusai, algunas espadas de su colección y exhibiciones de corte.

Ukyo Tanaka en su dojo, iaido, iaijutsu

Ukyo Tanaka en su dojo

Éstas fueron llevadas a cabo por Ukyo Tanaka, hija de Fumon Tanaka sensei, maestro de varios estilos antiguos y soke de Enshin Ryu, una escuela antigua integrada, junto con otras 77, en el Nihon Kobudo Kyokai (una de las dos instituciones que aglutinan en Japón a las escuelas antiguas, que ya hemos mencionado en otros posts). El nombre completo de este Kobudo es Enshin-ryu Iai Suemonogiri Kenpo (円心流居合据物斬剣法). La familia Tanaka ha destacado no sólo por su dedicación práctica sino por su compromiso con la divulgación académica: frente a otras posturas más reservadas, Tanaka sensei ha licenciado dojos europeos y norteamericanos de su escuela, ha participado en documentales y escrito libros y artículos de investigación que, como siempre, no encontraréis editados en español.

Es característico de la escuela que sus pruebas de corte no tengan nada que ver con el tameshigiri al que estamos acostumbrados: el bambú no está asegurado a la base y puede caerse con un roce mínimo. La precisión y energía necesarias para ejecutar estos cortes están sólo al alcance de budokas muy experimentados. La personalidad de Fumon Tanaka trasciende la pantalla. Por eso es doblemente agradable encontrarnos con que la demostración de corte la llevara a cabo Ukyo sensei, reconocida ya como “soke en funciones” [lit.] en el dojo:

Igualmente produce alegría ver un número considerable de mujeres en sus prácticas, varias de ellas de mediana edad. Algo difícil de ver por aquí cerca, no sólo en las artes marciales sino en la mayoría de los deportes.

Poco hemos logrado saber de estas mujeres, salvo la información en inglés del dojo Tanaka (que ya es bastante más completa que la mayoría de sus afines en Japón) y el ruido habitual de los foros de Internet. Seguimos buscando lectores de japonés que se unan a esta fiesta, aunque me temo que la falta de información sobre ellas se debe a algo más que la lingüística.

Cuánto pesa un zekken

El título es muy pobre, pero Ko Ken Chi Ai ya lo teníamos cogido adjudicado, y el precioso Crossing swords and borders es el lema de Kendo World. Es lo que hay.

No recuerdo exactamente cuándo conocí a Lourdes, pero de curso de kendo en curso de kendo nos fuimos haciendo amigas hasta hoy.  El regalo de bodas que Lourdes y Josevi nos hicieron fue invitarnos a pasar unos días a Valencia y entrenar con ellos en Makoto Shin Kai.  A esta convocatoria se sumó nuestro armero favorito, Javier Villa, que añadió una jornada de iaido (y comilona) en Bushinkai Castellón. Sin ofender, mamá, puede que haya sido el mejor regalo de bodas del mundo.

Y a la que te corte te llevo al buffet.

Muchos hacemos bromas sobre cómo cargamos el coche cuando hay curso, más en pleno Kendotour veraniego que añade bañadores, toallas, balones y hasta disfraces. Viajas con lo normal: cuatro shinais, dos bokken, dos iaitos, tres kimonos completos, tenuguis, un bogu, regalos para los dojos anfitriones. Y la ropa justa, claro; tan justa que como llueva tendrás un problema, pero es que no puedes cargar con nada más. Un compromiso algo complicado de entender si no tienes la suerte de que tu familia también entrene: fines de semana, vacaciones, cálculos de tiempo y dinero que giran en torno al kendo que podemos hacer. Y vacaciones normales en las que tanteas los kilómetros hasta ese dojo de amigos que has ido haciendo a base de cruzar bambú. No soy la primera que constata que no puedes hacer kendo solo. Ni siquiera es la primera vez que lo mencionarmos por aquí: no os descubro nada, pero a ver dónde lo voy a contar.

Y todavía falta la bolsa de los shinais...

Y todavía falta la bolsa de los shinais…

Aunque cuando sales de casa sin la excusa del seminario (y sin la protección de tu dojo) llevas contigo algo más que todo el equipaje que incomprensiblemente has logrado encajar en el maletero y que pesa el doble que todo eso junto. Lo que más pesa no es el bogu ni el equipaje: lo que más pesa es el zekken. Llevas a todo tu dojo contigo y eso puede ser un tanto abrumador. Llevas a cuestas a tus instructores, a tus senpai, a todas tus compañeras y compañeros, y flota por encima de ti esa ansiedad de estar a la altura de la generosidad de tus anfitriones, así como de todos los que te acogen a diario. No eres sólo tú quien viaja, y esa es una sensación que necesitas controlar si no quieres que te arruine la visita.

Esa ansiedad por otra parte no deja de ser natural: no pagamos una cuota por un servicio, al fin y al cabo. Construimos vínculos profundos que van más allá del kisaki de nuestras espadas. Nadie deja un dojo porque otro le pille más cerca. Ese vínculo, a veces, como con Lourdes, como con Javi, lo encontramos también en otros dojos y en otras ciudades, a veces hasta en otros países. Si tienes la oportunidad de tejer un poco más ese vínculo no la desaproveches nunca: pone de manifiesto todos los deberes que tienes que hacer, pero también te da un poco de perspectiva de por dónde vas. Aprendes algún ejercicio nuevo que podrás incorporar en casa, y quizá puedas compartir alguna de tus rutinas con los demás. Y si le das duro a esto de las redes, pondrás cara y kiai a gente que hasta ahora eran sólo conocidos digitales, y al fin y al cabo eso también es divertido.

Older posts Newer posts

© 2018 ¿que haces QUÉ?

Theme by Anders NorenUp ↑

A %d blogueros les gusta esto: