¿que haces QUÉ?

Kendo. ¿Kempo? No, kendo. ¿Kenzo? No, kendo, el arte marcial ¿Judo? No, kendo. ¿Tendo? No, mira, te lo explico aquí que acabamos antes

Tag: cursos (page 1 of 3)

Suburi: Uchi Te, Kiri Te

Está todo dicho ya sobre Kiri Te y Uchi Te, pero aquí no los habíamos mencionado todavía; y dado que en el último seminario en Alicante insistió Antonio Gutiérrez en trabajarlos, aquí está la última adición al repertorio de nuestras Pesadillas.

Hace dos años Editorial Alas publicó el primer libro de kendo en español, Kendo, de Pepe Gil. Es precisamente de Pepe Gil de quien copio esta definición de Kiri Te y Uchi Te, tomada en uno de los últimos cursos de profesores que impartió Takizawa sensei en Madrid:

Un buen “suburi” tiene que ser más rápido en el momento del impacto y del corte. Los conceptos se llaman “uchite”, o momento final del impacto, y “kirite”, o momento del corte. Este momento del corte se expresa con el trabajo de las dos muñecas “cortando” hacia delante. Hablar de “suburi” no es solamente hablar de brazos y de muñecas. Los pies y los brazos han de estar coordinados. Es al llegar el segundo pie cuando ocurre “uchite” y “kirite”.

En el mismo sentido (y con la misma ocasión), Javi de Kendo Navarra aportó en su momento un matiz importante:

Cuando hacemos kata, como sólo marcamos el golpe nos quedamos en uchi-te. Cuando hacemos suburi, nuestro ataque debe ser como si cortara, así que si hacemos suburi a men, no se quedará encima de la cabeza de alguien imaginario sino “dentro” de esa cabeza. Eso es kiri-te.

¿Qué hicimos para trabajar esto en el seminario de Alicante con Antonio Gutiérrez? Cualquiera que haya entrenado con Antonio conoce su interés y dedicación al trabajo de base en general y al suburi en particular, tanto en kendo como en iaido.

Además de los suburi de calentamiento, propuso un trabajo por parejas, sin men ni kotés: con el shinai a la altura de los ojos del motodachi el trabajo de nuestras muñecas cambia del todo. Es imposible hacer ese movimiento de carga con el hombro (¿os suena tanto como a mí?) trabajando sobre esta altura, y el tenouchi también se ajusta. En katate, blandiendo el shinai con una sola mano, Antonio nos pedía soltura: muñeca, muñeca y más muñeca. Si el hombro quería ayudar, la cadera empezaba a irse de medio lado para solaz y cachondeo del compañero de enfrente.


No tengo fotos del entrenamiento pero a esto me refiero más o menos

Antonio insistía en dejar libre la muñeca, en un movimiento similar al de un latigazo… la trampa estaba en que si el rebote no era natural, otra vez aparecía nuestro amigo el hombro a ayudarnos, y de nuevo acababas con la cadera retorcida si te descuidabas. Llegado el momento del kihon, con Kiri Te en mente hay menos ocasiones de que las manos se vayan hacia arriba tras el men, y la izquierda adquiere algo más de control. No es sencillo naturalizar esta idea con el men del compañero reluciendo frente a una como un neón. O al menos no lo es para mí, principiante y con un desentreno notable. Es lo que tienen los ejercicios de base, que no hay escenografía que los camufle. O como repite siempre Antonio: “no hay atajos”.

 Hay algunas ideas más disperas por la red sobre Kiri Te, una de las cuales publicada (cómo no) por Geoff Salmon en 2012.

Zemanta Related Posts Thumbnail

Todo lo que creía saber sobre Reigi y no sabía

Por Saki.

Estos últimos meses he asistido a diversos cursos tanto nacionales como internacionales: Valencia, Castellón, Versalles… desde maestros que ya conocía como Franck Cengizalp, Juan Tormo o Emilio Gómez (¿cuántas veces hemos hablado ya de ellos por aquí?) hasta un conclave entero de maestros europeos y japoneses. Pues bien, en todos ellos se ha hecho hincapié en la etiqueta.

reigi

La servilleta SIEMPRE por debajo del keikogi

 Algunos ejemplos en la forma de vestir: atarse correcta y horizontalmente los lazos del x-dogi (iaidogi, kendogi, aikidogi… esto vale para todos nosotros).  nos explicaron el significado que tiene la lazada en forma vertical: esto significa que se está de luto. Para nosotros un detalle, pero para un maestro japonés que nos visite, por ejemplo, no.

Así sí

Otro detalle, importante en ese primer momento de la mañana que acabas de llegar y todavía no te ha hecho efecto el café, es recoger o dejar el arma sin agacharnos, es decir ponernos en seiza o en su defecto arrodillados con una pierna de lado, para poder colocar la espada en taito shisei al levantarnos.

 De la misma manera, nos dijeron que a la hora de quitar o poner la funda a nuestras armas y también limpiarlas, nunca lo hiciéramos dando la espalda al kamiza, colocándonos de frente o a un lado.

 Como anécdota también nos contaron que si alguna vez íbamos a Japón y acabábamos en casa de un maestro japonés o de alguien que tuviera una espada antigua y decidiera enseñárnosla, que jamás la tocáramos con las manos, por supuesto; dada la forma de ser de un japonés no te dirían nada, pero se considera una gran falta de respeto.

Al principio piensas “¿otra vez?” Pero en realidad, es como siempre en iaido: los pequeños detalles no son ni tan pequeños ni sólo detalles. Desde la forma de ponerse vestirse adecuadamente, comportarse en el dojo, limpiar el sable hasta matices que puedan parecer de menor importancia o incluso carecer de ella. Todo al fin y al cabo es la forma en que demostramos respeto: hacia lo que hacemos y hacia los demás.

Detrás del kendotour: TKF, Tenerife Kendo & Friends

Dicen que lo mejor es la gente que conoces. No dicen las cuentas que hay que hacer, las listas para que todo salga bien, los madrugones extra, los viajes en coche. Son los primeros en llegar y los últimos en irse. Hemos hablado con algunos de los kenshis que organizan los cursos de verano, y esto es lo que nos han contado.

Por Nicolás Asensio, del dojo Teidesan

¿Otro curso de kendo? ¿Y encima en Canarias?

En su primera visita a nuestro dojo de Tenerife, Walter Pomero nanadan sensei (entrenador de la nacional italiana) nos comentó que sería interesante la posibilidad de hacer exámenes de grado en las Islas Canarias, pues había gente con cierto nivel y años de práctica que seguían siendo kyus. Esto viene dado por la situación de nuestras islas respecto del panorama nacional: nosotros no podemos coger un coche para ir a un curso. Cualquier excursión kendoka a la Península viene siendo una media de 500 euros por curso, y si sumamos la tasa de examen…calculad.

Siendo así desde hace años, pensamos entonces en dar un paso más; y desde nuestro club, con el apoyo de Jesús González (Kenwakai Madrid) y los senseis que participaron en el tribunal, convocamos los exámenes y aprovechamos también para acercar todo ese conocimiento a los kenshis de Canarias. Muy importante también el apoyo de las Administraciones y la Federación, que han entendido que para Canarias es un poco más difícil y más en un arte con las peculiaridades del kendo. Tras haber participado en algunos cursos de la península, pensando en las necesidades de la gente de aquí, sobre todo en aportar la posibilidad de entrenar con más kenshis de fuera (ya que por motivos económicos no todo el mundo puede hacer esos viajes de que os hablaba) decidimos convocar el I Tenerife Kendo And Friends, el TKF.

tkf2

¡Como para decir que no!

¿¿En verano… y en Tenerife?? No puede ser un curso estándar: queríamos que fuese una oportunidad perfecta para hacer Kendo smile, kendo feliz, ¿por qué no? De ahí su nombre: Tenerife, Kendo, y Amigos. Buscamos relacionarlo con actividades de mar que a los participantes les han encantado.

Ha llevado un trabajo BRUTAL, de organización y trámites, condensar las horas para que fueran las mismas que un curso estándar y no desaprovechar ni un segundo con los maestros; pero a la vez hacer más actividades, etc. etc… El esfuerzo ha sido titánico, pero vistos los resultados y las ganas de la gente por hacerlo de nuevo no podemos sentirnos otra cosa que más que felices.

Ver y aprender de cómo hacen en diferentes escuelas que  las que estamos acostumbrados a ver no tiene precio. Ojalá todo el mundo pudiera practicar con Walter Pomero sensei: es espectacular trabajando en Jodan, tanto es así que cuando rindió su séptimo dan hizo geiko en esta guardia y realmente es muy difícil superarlo así.

El hotel se encontraba a 20 metros del Palacio Municipal de Deportes, de tal manera que la gente que lo prefiere va andando a bañarse y cambiarse en la propia habitación. Los traslados a la playa son en grupo, que tras el entreno de seis horas es como el cielo. ¡Y ese sol! Por supuesto, para los que iban más ajustados de presupuesto, disponían de las casas de los alumnos de Teidesan, pues para eso es Kendo& Friends. Y efectivamente, volvieron a la península con nuevas amistades kendokas y familiares.

tKF1

Kendo y amigos, ¿no se nota?
(gracias a José Antonio por la foto)

El ambiente entre gente de diferentes países y escuelas, con el increíble nivel de kendo, la playa y los momentos de relax como lenguaje común son una experiencia única de verdad. Y no podemos dejar de dar las gracias tanto a los senseis como a los participantes llegados de España, Italia y Marruecos, ya que sin su apoyo no lo habríamos logrado. 

IMAG4014_1 (2) Os esperamos en el II TKF en 2015, para que seamos todavía más.

Summer(kendo)time!

Campana y se acabó. En verano la mayoría de los dojos de kendo y iaido cierran, o cuanto menos cambian los horarios y los programas. Mawari Geiko, Kendo no Kata, Tameshigiri. Y por supuesto, empieza el Kendotour. El kendo en España crece, y a pesar de la crisis los cursos también; o precisamente a causa de ésta. Hace pocos años los kendokas de la periferia tenían que organizar una caravana con camellos para desplazarse a dos o tres cursos de verano, con el gasto consiguiente: este año, a las citas habituales se han sumado varios seminarios por todo el territorio español, de manera que el viaje (y el dispendio) se hacen cada vez más llevaderos.

Kendo en verano

Ah, la zuave caricia de la briza en la pizina de Huezca…

Lo normal es que aproveches el verano para descansar y hacer alguna actividad complementaria. El físico: eso que SIEMPRE decimos que este año sí que sí, que además nos hace falta. Que de este año no pasa. Para que no pase, hemos preguntado a los cuatro colegas de siempre investigado entre las actividades favoritas de los kendokas y añadido alguna propuesta más que podamos aprovechar sin gastarnos más dinero del que ya nos cuesta el vicio, y que pueda involucrar a la familia, esa gente con la que a veces te cruzas en casa yendo y viniendo de entrenar:

1. Corre como un cobarde: Se puede hacer solo (aunque dicen que mejor acompañado), es barato (según) y además no necesitas más que unas nociones básicas. Eso es lo que convierte al running en una actividad potencialmente peligrosa. Como somos deportistas con algo de experiencia, daremos por hecho que sabemos cuándo no salir a correr y que estamos acostumbrados a medir fuerzas. Este tutorial de Vitonica para corredores novatos os vendrá muy bien. Correr contribuye a mantener los músculos y huesos de las piernas, y nos ayuda a no perder forma física.

2. No pain no gain. Si no sales de vacaciones aprovecha alguna oferta de gimnasio. Consejo: aunque te cueste un poco más, si no haces fitness habitualmente busca un gimnasio con monitor. Explícale que haces kendo y los músculos que trabajamos. O mejor todavía si tienes una rutina de físico que te haya pasado tu profesor o senpai. Si prefieres el aire libre, lo tuyo este verano es el Street Workout. Hay cada vez más grupos que aprovechan el mobiliario urbano para entrenarse.

3. CHOF. Es llegar el verano y tirarme al agua. Bueno, y en invierno también. Aunque este verano no hago series de resistencia, El Bebé y yo aprovechamos para hacer nado suave siempre que podemos. Pero cuidado: nadar, como correr, puede ser una actividad perjudicial si no se hace bien. Acabarás teniendo tirones y hasta alguna lesión en las cervicales. Si hace mucho que no nadas, apúntate a un cursillo aprovechando que es temporada. O prueba el acondicionamiento acuático: pasado el primer rato de corte, seguro que repites.

Que sí, hombre

4. Échate al monte. Hace buen tiempo, puedes ir en familia o con amigos. Harás piernas, oxigenarás y puedes combinarlo con otrros deportes, desde la bicicleta hasta correr (y para los más orientalistas, es el escenario perfecto para el Chi Kung). Y para no olvidarse del tren superior, mi manía es el piragüismo y el kayak, ahora que todavía quepo en el chaleco. Hago aguas tranquilas allí donde voy de vacaciones, siempre que tengo oportunidad.

La revista Karate Bushido ha publicado este interesante vídeo, dirigido por un preparador físico, con varias opciones que van desde HIIT hasta boxeo:

Pero, como siempre, la última palabra en esto la tienen, por este orden, tu instructor, tu médico si es el caso, y tú mismo. El verano también es un buen momento para descansar, porque se pasa en mucho menos de lo que crees.

Comprate el cupón

Seis clases de Esgrima japonesa o Katana con profesora olímpica. El plan incluye 6 clases de iniciación a la esgrima japonesa o katana de 60min aprox cada una con profesora olímpica. Dos clases a la semana, último día de prueba combate y charla. Las clases están compuestas por un máximo de 8 personas. No tendrás que preocuparte por el material porque está todo incluido.

¿Quién se iba a resistir a esto? Nosotras no.

letsbonus_Katana

Haz click en la imagen para verla en tamaño grande

Los primeros días de septiembre las kendoredes españolas viralizaron rápidamente este ofertón de la empresa Letsbonus, uno de los retailers más potentes de nuestro país. La oferta, que podéis leer en la imagen,  consiste en clases de esgrima japonesa o katana, en concreto seis clases de iniciación, con profesora olímpica. Es obvio que en ningún momento se menciona que las clases sean de kendo. También que en la foto que escogieron para ilustrar el anuncio no aparecía ninguna katana sino dos shinais. Y la profesora olímpica tampoco dice ser olímpica de kendo ni de esgrima japonesa: se puede ser campeón olímpico de tute y promocionar clases de esgrima sin mentir. Tampoco es mentira, en términos estrictamente legales y federativos (JOJOJOJOJIJIJIJIJUJUJUJAJAJA… ay) que alguien imparta esgrima japonesa, pues como tal esgrima japonesa puede ser el kendo, el iaido, el kenjutsu, el chanbara, el shinkendo o el kihatsu.

Total, que pasado el cachondeo inicial, varios quehacesQUEkas empezamos a darle vueltas al invento: Urtoroth llamó a Letsbonus. Yo también, haciéndome la tonta y preguntando si no sería un error y las clases serían de esgrima española (“esgrima-esgrima”, dije). Tomaron nota de ambas incidencias, preguntando si habíamos contactado por nuestra cuenta con la escuela anunciante. Que dijimos que no y era verdad, porque en aquel momento no nos habían cogido el teléfono.

“¿Y de dónde sacamos los 30 pavos?” “No sé, ¿y si nos colamos?”

Bastó un toque a Google para dar con la profesora que en efecto es esgrimista olímpica, modalidad florete. Mientras tanto, la escuela titular seguía sin contestar al teléfono, y los señores de Letsbonus nos habían escrito respondiéndonos que estuviéramos tranquilos, que no había ningún error y que podíamos comprar el cupón con total seguridad, pues las clases serían de katana. Eso sí, antes del 14 de septiembre que caducaba la oferta, no así el cupón, que tenía una prolongada validez.

Por si acaso, llamamos al club de esgrima que referían en el anuncio como instalación asociada. Se trata de uno de los Salones de Armas más antiguos y prestigiosos de España, y por teléfono me aseguraron no tener nada que ver con la esgrima japonesa, salvo porque una de sus asociadas impartía un taller de iniciación los viernes. Pregunté si podía ir a ver una clase: me respondieron que no era costumbre, pero tampoco me disuadieron de la idea.

En el ínterin, la oferta del cupón desapareció y volvió a aparecer a los pocos días, con nueva fecha límite. En la escuela seguían sin coger el teléfono y Tsukiyomi y yo nos disfrazamos de MILF e hija gótiquer de madre e hija y nos plantamos en la Sala de Armas hace dos viernes.

La maestra que nos atendió fue amable, transparente, considerada y nos dio toda la información que habríamos necesitado de estar buscando clases de esgrima. Casi nos dieron ganas de probar. Y cuando ya nos íbamos, la MILF madre preocupada preguntó “pero esto es esgrima española, esgrima-esgrima, ¿verdad? ¡Nada de katanas ni cosas raras!” A lo que nos respondieron “por supuesto: yo no he tocado una katana en mi vida, ni quiero… aunque una asociada nuestra va a dar un taller con una de estas empresas de cupones, pero ahí el club no tiene nada que ver”. Momento en el cual Tsukiyomi hizo gala de su disfraz de japonófila y quiso saber más. Nos presentaron, por fin, a la profesora olímpica de katana, que acababa de terminar un entrenamiento de esgrima infantil.

Sentada en un banco del Salón, la profesora nos recomendó que lo mejor sería comprar el cupón y probar a ver si a la niña (aka Tsukiyomi) le gustaba; o que si empezaba a practicar esgrima en el club, algún viernes vería algo. No tanto como si comprara el cupón. Nos aclaró que lo que se daba en su seminario eran clases de katana. ¿Es como la esgrima pero con katana? Sí, exactamente: te compras el cupón y lo pruebas. ¿Y esto tiene algún límite de tiempo? pregunté: en absoluto. Te compras el cupón y no caduca. En aquel momento había cuatro apuntados, esperando a llenar el cupo mínimo de once personas (y eso que la oferta del cupón especifica un máximo de ocho alumnos). ¿La fecha de inicio? Tampoco importaba demasiado porque el cupón no caduca y el curso puede empezar en cualquier momento, pero te compras el cupón y te avisan.

Pregunté, por último, por la seguridad y el material. Tan sólo había que llevar ropa cómoda porque en las cinco clases (de seis) que duraba el curso no iban a tocar una espada. Cito textualmente: el curso dura seis sesiones y en las cinco primeras no van a tocar una espada. Primero debes aprender a moverte. ¿Y cultura, y eso? Claro: te compras el cupón y te explican todo eso.

¿Y la continuidad? Eso se verá con la cantidad de gente que se apunte. Pero (exacto) cómprate el cupón y en cuanto haya cupo se empieza.

Y sin ver por allí ninguna katana (ni ningún bokken) y sin que nos dijeran en qué iban a consistir esas cinco clases de katana sin katana, nos marchamos pensando que habríamos preferido descubrir a una nueva Noa Díez o algún nuevo tipo de esgrima mixta, o incluso a una alumna de un koryu que se aventuraba a impartir clases sin permiso (en cuyo caso no estaríais leyendo esto, porque nos va la marcha pero no tenemos vocación de joderle la vida a nadie). Pero no tenemos 60 euros para comprar dos cupones y esperar a que algún día se celebre el cursillo, pasar allí seis viernes y hacernos un Todos los Hombres de la Sensei como Dios manda.

Así que si vives en Madrid y te sobran 30 euros para invertir en un futurible, comprate el cupón y nos cuentas cómo te ha ido. Aunque nosotros te recomendamos que pruebes a hacer esgrima de verdad en el Salón de Armas, que son serios y encantadores, y para nada se merecen una antipublicidad como esta.

A todo esto, ¿alguien sabe qué narices es la esgrima japonesa?

Older posts

© 2017 ¿que haces QUÉ?

Theme by Anders NorenUp ↑

A %d blogueros les gusta esto: