¿que haces QUÉ?

Kendo. ¿Kempo? No, kendo. ¿Kenzo? No, kendo, el arte marcial ¿Judo? No, kendo. ¿Tendo? No, mira, te lo explico aquí que acabamos antes

Tag: abdominales

Cosas que hacer en Denver cuando estás muerto (o seis cosas que hacer en junio cuando estás lesionada)

NEGACIÓN. Te levantas y de buena mañana sientes ese dolorcillo hormigueante en la planta del pie. Y te acuerdas de esa clase en particular, de ese fumikomi mal hecho. De todos esos fumikomis mal hechos. Pero no te ha podido pasar a ti, qué va, si ya te dolía en marzo preparando el examen, hombre, y en abril preparando el campeonato. No puede ser. Pero resulta que sí que es, que tienes una fascitis plantar como un piano, y pasas al estado de CABREO. Luego estás unas semanas intentando ir a entrenar por lo menos iaido; o flojito (NEGOCIACIÓN) así sin fumikomi… hasta que haces el primer jigeiko y te tienes que salir. Pasas una semana más subiéndote por las paredes (es un decir) y lamentándote, y cuando te haces a la idea de que la fascitis ha venido para quedarse un rato sacas la pelota de tenis, la bolsa de guisantes congelados y pides cita con tu fisio.

Pero resulta que sí que es, que tienes una fascitis plantar como un piano, y pasas al estado de CABREO. Luego estás unas semanas intentando ir a entrenar por lo menos iaido; o flojito (NEGOCIACIÓN) así sin fumikomi... hasta que haces el primer jigeiko y te tienes que salir. Pasas una semana más subiéndote por las paredes (es un decir) y lamentándote, y cuando te haces a la idea de que la fascitis ha venido para quedarse un rato sacas la pelota de tenis, la bolsa de guisantes congelados y pides cita con tu fisio.

Avezado kendoka practicando midori geiko

Lo malo de lesiones como tendinitis o fascitis es que no son demasiado dolorosas. No te sientes lesionada y crees que con una semana de reposo podrás volver a entrenar… hasta que entrenas o conduces 20 minutos. En mi caso, voy para tres semanas sin kendo ni iaido y me temo que todavía me queda otra de baja.

¿Qué cosas puedes hacer durante una lesión como esta?

1.- Estarte quieto y cagarte en todo. Va a pasar, no te resistas. Pasa el cabreo como puedas y cuanto antes, y antes también te pondrás a curarte que es lo que tienes que hacer.

2.- Estudia. Kendo es hacer, hacer y hacer, ya lo sabemos. Pero igual que estos últimos meses he empezado a tomar nota del trabajo, estas últimas semanas he tratado de repasar los apuntes de la kendolibreta y a leer algo más sobre kendo. Uno de mis mayores temores al lesionarme era perder, más que habilidades, continuidad de trabajo. Repasar lo último que he trabajado y pensar un poco en algunas cosas pendientes no me está viniendo nada mal.

3.- Lee. Saber lo que anda haciendo (y enseñando) gente como Geoff Salmon ayuda a pensar en los deberes pendientes. También lo que están pasando otros blogokas, como los que enlazamos en la columna derecha. Lo que le sucede a uno, y cómo lo soluciona, sirve  a otros.

4.- Físico dominguero. Una ventaja de tener sólo fascitis plantar (en vez de haberte roto la crisma) es que puedes seguir haciendo físico. No correr ni hacer rutas senderistas, desde luego, pero sí nadar y ejercitarte en casa.

Nadar se hizo complicadísimo en Madrid a partir del 15 de junio. Cerró la piscina de invierno, abrió la de verano, y padecimos una ola de frío que hacía que dormir con manta fuera algo de lo más normal. Hace una semana más o menos empezamos a nadar al fresco. Si todo va bien, espero ir a diario  mientras no pueda entrenar: por lo pronto sigo en 300 metros combinando braza y crawl, y luego algo de buceo para recoger mis pulmones del fondo de la piscina.

En el físico casero, que ahora puedo practicar todos los días, sí he notado una progresión ligera comparado con el mes pasado. Percibes mejora en tus abdominales no sólo porque puedas hacer más series (estoy en tres de 30+30), sino porque puedes hacerlas mejor. El arco de subida y bajada disminuye, y también puedes aumentar la frecuencia entre series. Lo que antes te llevaba la vida ahora puedes rematarlo en media hora. He podido comenzar oblicuos, que en mayo no hubo manera; y dos series de ridículo espantoso sentadillas y fondos.

He aprovechado para aprender algo sobre estos ejercicios para no lesionarme más: esta clase de ejercicios fáciles de hacer son los que, lógicamente, se acaban haciendo mal. A mí me resultó especialmente útil este artículo de Running.es sobre abdominales isométricos (que constituyen ahora la mitad de mis series).

5.- Aprende ejercicios nuevos. Traducir la crónica del seminario de Kobayashi sensei estando lesionada me dio la idea de tratar de repetir sus ejercicios para tríceps y suburi. Se hacen más sencillos cuando los puedes hacer con la mancuerna, y entiendes cosas que no terminabas de visualizar leyendo el artículo, como la inversión de las manos.

6.- Taller. Los shinais que necesitan un repaso; hidratar bien los kotés para el verano; limpiar el bogu o hacer algún remiendo a la ropa. Ahora no tengo la excusa del tiempo para pasar del mantenimiento, así que…

7.- Disfruta del tiempo libre. Si entrenas más de tres días a la semana, seguro que tienes unas cuantas cosas pendientes en casa. Nosotros hemos aprovechado para limpiar el frigorífico. En serio: desconectar no viene tan, tan mal. He ido a visitar a mi familia. He tomado café con mi prima, con mi madre, con varios amigos. He salido a cenar por ahí y he ido a exposiciones. Todo lo que va a ser imposible hacer en cuanto vuelva a entrenar.

Físico cuando no eres preparador físico (ni te puedes pagar uno)

Esta es la primera de una serie de entradas a mes vencido glosando mi evolución en trabajo físico, o como yo lo llamo, Físico Dominguero. No están dirigidos a a aconsejar a nadie, como mucho a animar. Si quieres empezar a hacer físico, habla con tu instructor. Yo no hago más que seguir sus indicaciones, y todo lo que escriba en esta serie será fruto del ensayo-error.

Y hoy hablamos del error.

Una de las cosas que te planteas cuando tu kendo se vuelve más intenso es tu forma física y la consecuente necesidad de hacer un acondicionamiento extra. De hecho es algo que no sólo te pide el cuerpo sino que también recomiendan los instructores. Al menos eso nos dijeron en una clase y a ello que me puse.

Lo primero en lo que hay que pensar es en el tiempo y los recursos con que cuentas. ¿Puedes ir al gimnasio los días que no vas al dojo? Felicidades. Hay ofertas muy interesantes por ahí: busca un entrenador que no te pregunte "¿que haces QUÉ?" y lo tendrás hecho. Para mí, el gimnasio queda descartado. Practico cinco días a la semana (tres de kendo y dos de iaido), lo cual influye en mi cartera, mi horario y también en mi rendimiento físico. Eso quiere decir que tengo que sacar tiempo libre para acondicionar, y además adaptarlo a la intensidad de mi entramiento en el dojo, que es donde básicamente este mes de mayo la he cagado pero bien.  Como acuerdo de mínimos, en clase nos instaron a hacer cardio o al menos salir a correr y fortalecer abdominales. Correr es algo que también descarto: desde pequeña he sufrido de los pies; pies planos de niña, pies cavos ahora con el metatarsiano hundido, y alguna que otra fractura. Sin embargo nado muy bien, y he dedicado el miércoles a la natación. Empecé por 400 metros en una sola serie y subí la tercera semana de mes a los 500, combinando crawl y braza. Al día de cardio-natación añadía los abdominales y, si tenía tiempo, un par de series de suburi. Gran error, porque el jueves en kendo me dolía todo y llegaba al entrenamiento del sábado hecha una breva.  Volvamos a los abdos. Miguel Cornejo habló aquí de la importancia de los abdominales, y además es un ejercicio que puedes hacer prácticamente en cualquier parte. Durante el mes pasado empecé a combinar hiperpresivos más hipopresivos: la primera semana tres series de 20 ejercicios de recto abdominal, la segunda cuatro series de 20 más 20 sentadillas, y esta semana tres series de 50. Como ya aprendimos de Ben Sheppard, en lugar de morir de aburrimiento en la segunda serie de 50 las divido en tres series de 25+25, con un par de respiraciones en medio para descansar. Y las voy haciendo cuando puedo: una antes de desayunar, otra en el descanso del día, y alguna en el vestuario antes de ponerme el hakama. Algunos ejercicios hipopresivos suaves se pueden hacer de pie en la calle o esperando el ascensor. Habréis comprobado que no menciono las series de oblicuos ni las flexiones de brazo, porque el ridículo es tan estrepitoso (cinco. CIN CO) que casi merece un post propio.  Súmale a esto la natación y los ratos sacados de no se sabe bien dónde para hacer suburi en seiza. El tiempo juega en mi contra, pero sobre todo la mala planificación afecta negativamente, como decía, a mi propio kendo.  La última semana de mayo decidimos cambiar la intensidad. Miguel Cornejo no sólo es el iaidoka disléxico: también es mi marido y necesita acondicionarse físicamente. Lo que hemos empezado a hacer es dejar la natación para la hora de comer de lunes y viernes, nuestros días de iaido. Tenemos un buen polideportivo cerca y aunque no es precisamente barato podemos echar media hora. No paso de los 300 metros, por el momento, y he disminuido mi ritmo de nado. Al mismo tiempo hago más abdominales y el ridículo flexiones esos mismos días. Los martes y jueves, días de kendo, perdono alguna serie de abdominal para dejarme tiempo para unos 20 suburi, katate, en seiza. Depende del tiempo que tenga ese día: si acabo muy pillada, llego un poco antes al dojo y los hago allí.  ¿Y el miércoles? El miércoles descanso. Estiro si corresponde y nada más.  El domingo hemos recuperado una afición familiar con la que prácticamente nací, el senderismo (no exagero: mi madre me subió a Peñalara seis días después de conocernos). Herberwest se está aficionando poco a poco a nuestras salidas de físico dominguero. Caminamos unos seis kilómetros, hemos redescubierto los bellísimos espacios naturales del Sureste de Madrid y cada pocos fines de semana hacemos el recorrido en bici. Pedalear tiene para mí un aliciente extra, ya que sufro de vértigo y me obligo a forzar la atención sobre el equilibrio. Nos encanta la compañía, así que si vives en Madrid puedes unirte a la caminata. Estoy planificando estas salidas con Timpik y cada vez preparo bocadillos más sofisticados.  Algunos de mis compañeros patinan, y tengo uno que baila. El físico es un trabajo a largo plazo, como el budo mismo. De cómo voy haciendo los deberes os lo contaré el 29 de junio.

Lo primero en lo que hay que pensar es en el tiempo y los recursos con que cuentas. ¿Puedes ir al gimnasio los días que no vas al dojo? Felicidades. Hay ofertas muy interesantes por ahí: busca un entrenador que no te pregunte “¿que haces QUÉ?” y lo tendrás hecho. Para mí, el gimnasio queda descartado. Practico cinco días a la semana (tres de kendo y dos de iaido) lo cual influye en mi cartera, mi horario y también en mi rendimiento físico. Eso quiere decir que tengo que sacar tiempo libre para acondicionar y adaptarlo además a la intensidad de mi entrenamiento en el dojo, que es donde básicamente la he cagado pero bien.

Como acuerdo de mínimos, en clase nos instaron a hacer cardio o al menos salir a correr y fortalecer abdominales. Correr es algo que también descarto: desde pequeña he sufrido de los pies; pies planos de niña, pies cavos ahora con el metatarsiano hundido, y alguna que otra fractura. Sin embargo nado muy bien, y he dedicado el miércoles a la natación. Empecé por 400 metros en una sola serie y subí la tercera semana de mes a los 500, combinando crawl y braza. Al día de cardio-natación añadía los abdominales y, si tenía tiempo, un par de series de suburi. Gran error, porque el jueves en kendo me dolía todo y llegaba al entrenamiento del sábado hecha una breva.

Volvamos a los abdos. Miguel Cornejo habló aquí de la importancia de los abdominales, y además es un ejercicio que puedes hacer prácticamente en cualquier parte. Durante el mes pasado empecé a combinar hiperpresivos más hipopresivos: la primera semana tres series de 20 ejercicios de recto abdominal, la segunda cuatro series de 20 más 20 sentadillas, y esta semana tres series de 50. Como ya aprendimos de Ben Sheppard, en lugar de morir de aburrimiento en la segunda serie de 50 las divido en tres series de 25+25, con un par de respiraciones en medio para descansar. Y las voy haciendo cuando puedo: una antes de desayunar, otra en el descanso del día, y alguna en el vestuario antes de ponerme el hakama. Algunos ejercicios hipopresivos suaves se pueden hacer de pie en la calle o esperando el ascensor. Habréis comprobado que no menciono las series de oblicuos ni las flexiones de brazo, porque el ridículo es tan estrepitoso (cinco. CIN CO) que casi merece un post propio.

Súmale a esto la natación y los ratos sacados de no se sabe bien dónde para hacer suburi en seiza. El tiempo empieza a escasear, y la mala planificación afecta, como decía, a mi propio kendo.

Una de las cosas que te planteas cuando tu kendo se vuelve más intenso es tu forma física y la consecuente necesidad de hacer un acondicionamiento extra. De hecho es algo que no sólo te pide el cuerpo sino que también recomiendan los instructores. Al menos eso nos dijeron en una clase y a ello que me puse.   movida nº 1: Cardio Lo primero en lo que hay que pensar es en el tiempo y los recursos con que cuentas. ¿Puedes ir al gimnasio los días que no vas al dojo? Felicidades. Hay ofertas muy interesantes por ahí: busca un entrenador que no te pregunte "¿que haces QUÉ?" y lo tendrás hecho. Para mí, el gimnasio queda descartado. Practico cinco días a la semana (tres de kendo y dos de iaido) lo cual influye en mi cartera, mi horario y también en mi rendimiento físico. Eso quiere decir que tengo que sacar tiempo libre para acondicionar y adaptarlo además a la intensidad de mi entrenamiento en el dojo, que es donde básicamente la he cagado pero bien.  Como acuerdo de mínimos, en clase nos instaron a hacer cardio o al menos salir a correr y fortalecer abdominales. Correr es algo que también descarto: desde pequeña he sufrido de los pies; pies planos de niña, pies cavos ahora con el metatarsiano hundido, y alguna que otra fractura. Sin embargo nado muy bien, y he dedicado el miércoles a la natación. Empecé por 400 metros en una sola serie y subí la tercera semana de mes a los 500, combinando crawl y braza. Al día de cardio-natación añadía los abdominales y, si tenía tiempo, un par de series de suburi. Gran error, porque el jueves en kendo me dolía todo y llegaba al entrenamiento del sábado hecha una breva.  Volvamos a los abdos. Miguel Cornejo habló aquí de la importancia de los abdominales, y además es un ejercicio que puedes hacer prácticamente en cualquier parte. Durante el mes pasado empecé a combinar hiperpresivos más hipopresivos: la primera semana tres series de 20 ejercicios de recto abdominal, la segunda cuatro series de 20 más 20 sentadillas, y esta semana tres series de 50. Como ya aprendimos de Ben Sheppard, en lugar de morir de aburrimiento en la segunda serie de 50 las divido en tres series de 25+25, con un par de respiraciones en medio para descansar. Y las voy haciendo cuando puedo: una antes de desayunar, otra en el descanso del día, y alguna en el vestuario antes de ponerme el hakama. Algunos ejercicios hipopresivos suaves se pueden hacer de pie en la calle o esperando el ascensor. Habréis comprobado que no menciono las series de oblicuos ni las flexiones de brazo, porque el ridículo es tan estrepitoso (cinco. CIN CO) que casi merece un post propio.  Súmale a esto la natación y los ratos sacados de no se sabe bien dónde para hacer suburi en seiza. El tiempo juega en mi contra, pero sobre todo la mala planificación afecta negativamente, como decía, a mi propio kendo.  La última semana de mayo decidimos cambiar la intensidad. Miguel Cornejo no sólo es el iaidoka disléxico: también es mi marido y necesita acondicionarse físicamente. Lo que hemos empezado a hacer es dejar la natación para la hora de comer de lunes y viernes, nuestros días de iaido. Tenemos un buen polideportivo cerca y aunque no es precisamente barato podemos echar media hora. No paso de los 300 metros y he disminuido mi ritmo de nado. Hago más abdominales y el ridículo flexiones esos mismos días, a la vez que perdono alguna serie los martes y jueves, días de kendo, para poder hacer unos 20 suburi, katate, en seiza. Depende del tiempo que tenga ese día: si acabo muy pillada, llego un poco antes al dojo y los hago allí.  ¿Y el miércoles? El miércoles descanso. Estiro si corresponde y nada más.  Los domingos hemos recuperado una afición familiar con la que prácticamente nací, el senderismo (no exagero: mi madre me subió a Peñalara seis días después de conocernos). Herberwest se está aficionando poco a poco a nuestras salidas de físico dominguero. Caminamos unos seis kilómetros, hemos redescubierto los bellísimos espacios naturales del Sureste de Madrid y cada pocos fines de semana hacemos el recorrido en bici. Pedalear tiene para mí un aliciente extra, ya que sufro de vértigo y me obligo a forzar la atención sobre el equilibrio. Nos encanta la compañía, así que si vives en Madrid puedes unirte a la caminata. Estoy planificando estas salidas con Timpik y cada vez preparo bocadillos más sofisticados.La última semana de mayo decidimos cambiar la intensidad. Miguel Cornejo no sólo es el iaidoka disléxico: también es mi marido y necesita acondicionarse físicamente. Lo que hemos empezado a hacer es dejar la natación para la hora de comer de lunes y viernes, nuestros días de iaido. Tenemos un buen polideportivo cerca y aunque no es precisamente barato podemos echar media hora. No paso de los 300 metros y he disminuido mi ritmo de nado. Hago más abdominales y el ridículo flexiones esos mismos días, a la vez que perdono alguna serie los martes y jueves, días de kendo, para poder hacer unos 20 suburi, katate, en seiza. Depende del tiempo que tenga ese día: si acabo muy pillada, llego un poco antes al dojo y los hago allí.

¿Y el miércoles? El miércoles descanso. Estiro si corresponde y nada más.

Los domingos hemos recuperado una afición familiar con la que prácticamente nací, el senderismo (no exagero: mi madre me subió a Peñalara seis días después de conocernos). Herberwest se está aficionando poco a poco a nuestras salidas de físico dominguero. Caminamos unos seis kilómetros, hemos redescubierto los bellísimos espacios naturales del Sureste de Madrid y cada pocos fines de semana hacemos el recorrido en bici. Pedalear tiene para mí un aliciente extra, ya que sufro de vértigo y me obligo a forzar la atención sobre el equilibrio. Nos encanta la compañía, así que si vives en Madrid puedes unirte a la caminata. Estoy planificando estas salidas con Timpik y cada vez preparo bocadillos más sofisticados.

Estas son mis herramientas de dominguera (o de pobre, según se mire). Algunos de mis compañeros hacen fitness con entrenador, otros corren, o patinan, y tengo uno que baila. El físico es un trabajo a largo plazo, como el budo mismo. De cómo voy haciendo los deberes os lo contaré el 29 de junio.

© 2017 ¿que haces QUÉ?

Theme by Anders NorenUp ↑