¿que haces QUÉ?

Kendo. ¿Kempo? No, kendo. ¿Kenzo? No, kendo, el arte marcial ¿Judo? No, kendo. ¿Tendo? No, mira, te lo explico aquí que acabamos antes

Shaolin LÓQUER

Andan en Antena 3 encargando más champán y más langostinos a cuenta de un señor de Bilbao que les ha arreglado la programación matinal para lo que queda de junio.

Nos lo cuentan también en otras cadenas, pero en el programa de esa señora de mechas rubias y labios mutantes se están poniendo las botas. Dicen que anda con el shaolín, que era un tío diferente, espiritual, porque era shaolín-shaolín del mismo shaolín, que había ido a China a comprarse el título y todo. Y debía de saber un rato porque subía vídeos shaolín a Youtube vestido de shaolín, con un arco americano de caza shaolín y tocando la guitarra flamenca shaolín. Y fíjate tú que el shaolín que daba clases de shaolín se ha cargado a dos señoras que no eran nada de eso. Qué cosas, los shaolín.

Y por lo bajini aclaran que esto pasa en las mejores familias y que las artes marciales son otra cosa. Vamos, que no nos preocupemos ninguno que no vamos a ir a la cárcel ni nada, eh.

Lo que no dicen en Antena 3 es que el Shaolín LÓQUER les había resuelto alguna papeleta antes, a ellos y a ese gurú de la inanidad y la ciencia predigerida que anuncia pan de molde. Y los señores de Antena 3, igual que el catalán rizoso, escuchaban con absoluta reverencia.

Ni en Antena 3 ni en TVE se podían imaginar que la broma acabaría con una mujer en coma y con los huesos de otra decorando un templo. Las dimensiones de este crimen y la atmósfera que le rodea han excedido cualquier especulación. Pero retiremos la envoltura más tétrica y encontraremos que un tipo de Bilbao podía permitirse cualquier exceso a cuenta de su actitud marcial, su retórica  y su vestimenta pintoresca, lo que probablemente acabó facilitándole la tarea de cargarse a una señora impunemente; quizá por eso mismo se vino arriba y no fue lo bastante cuidadoso cuando quiso repetir.

Lo cierto es que hace más de cuatro años que en el kung fu español se venía alertando sobre el shaolín guitarrero y su falta total de credibilidad. Baste hacer una búsqueda en Hispagimnasios.com, el referente de los artistas marciales en España. Algunos con cachondeo indisimulado (he dicho España) y otros con creciente preocupación: Huang Aguilar declaraba curar esclerosis múltiple con técnicas shaolín además de las perlas que habéis podido escuchar en los vídeos.

Y eso es lo preocupante, de nuevo, para nosotros más allá de la cuchufleta y el morbo, que no nos afectarán demasiado (eso sí, llevad la documentación federativa en la boca una temporada). Pongamos que esta disparatada historia no hubiera acabado en un episodio de serial killing. Pongamos que, como en otros casos, Huang Aguilar se hubiera detenido en  los abusos verbales, la jerarquía cuartelera y la mística de todo a zen. ¿Qué habría ocurrido?

Nada.

Este señor seguiría apareciendo en televisión exhibiendo sus técnicas milenarias. Seguiría grabando DVD para Budo Internacional sin ponerse colorado, cuando no con la complicidad de algunas escuelas chinas. No tengo nada en contra del turismo marcial, como no lo tengo del ornitológico ni del Camino de Santiago en bicicleta, pero una frontera legal debería distinguir el viaje cultural de entrenamiento del puro mercadeo de diplomas, que en el mejor de los casos perjudica a la práctica y en el peor legitima y consiente que cualquiera pueda ponerse a dar clases.

Me diréis que China está muy lejos y no pueden controlarlo todo, y llevaréis razón. Volvamos entonces a España, patria del kenjutsu flipao. Patria de la Federación Española de Karate (y Kung Fu). De la Federación Española de Judo (y Wu Shu). De la Confederación de Estilos Internos y Tradicionales. De la Federación Española de Artes Marciales FEAM. De la Federación Unificada de Artes Marciales FEUAM. De la Federación Española de Artes Marciales Internacionales FEAMI. De la Federación Española de Artes Marciales Tradicionales FEAMT. De la Unión Wushu. Del país, en suma, donde alguien con un despacho y un sueldo puede reconocer y aprobar un invento como el Kihatsu.

Nuestra responsabilidad como artistas marciales es trabajar con seriedad y dedicación. La responsabilidad de aficionados, madres y colegios es investigar mínimamente antes de poner su dinero y su vida en manos de un instructor. La de los periodistas hacer su trabajo y no el gilipollas vocear infundios por muy bien que den en cámara. Pero si nuestras Administraciones no nos proporcionan garantías de esa seriedad seguirá habiendo engaños, timos, desprestigio para todos nosotros y gente en peligro. Y qué queréis, a mí eso me cabrea.

7 Comments

  1. luis aranda( españa)

    05/06/2013 at 10:17 am

    muy bueno el articulo. solo una pequeña aclaracion desde la parte que me pudiera tocar!
    sin que nadie se haya de tirar de los pelos, no hacerse “harecristna” por lo que haya de decir. para las autoridades, estos temas de multifederaciones, compras de titulos de artes marciales etc etc, son temas menores! por que?… porque no alertan a la sociedad, practicamente solo afectan en mayor o menor medida a los propios implicados! y como tal y ete ahi la cuestion, ninguna de estas cuestiones, abusos, supuestos grandes soke de alguna escuela adquiridos tras largos “meses” de entrenamiento en china, japon o donde fuere,..suscitan ningun tipo de alarma social, modus vivendi y opeandi de los cuerpos policiales organizados desde sus altas esferas!

    como decia clancy wiggun, de los simpson, “señora eso me interesaba el mes pasado cuando estaba de moda! la policia solo puede perseguir el ultimo delito de moda”

    y no le falta parte de razon, los medios, el personal, todo, es siempre escaso, ese es un debate mucho mas largo y con mucho detractres y gente que nos ponga a parir, eso si, salvo cuando es su culo el que se salva o es ayudado, para lo demas solo somos los kahefbekacsaehcsa de las multas y las fuerzas represoras!

    pero como decia y por no extenderme! y para concretar y ser practicos! si queremos quitar de en medio a estos “artistas marciales de american express” y proteger a nuestros hijos de dar con algun ” shaolin loquer”, lo que hace falta, es MOJARNOS UN POCO EL CULO, PREOCUPARNOS DE AVERIGUAR A TRAVES DEL GENTE DEL PROPIO GIMNASIO, VECINOS, FOROS ETC, DONDE ESTAMOS METIENDO A NUESTROS HIJOS. Y EN QUE MANOS DEJAMOS LA FORMACION ETICA Y ESPIRITUAL DURANTE AÑOS!

    ASI MISMO, SI VEMOS QUE ALGO NO CUADRA, NO DEDICARNOS A LAMENTARNOS Y VOCIFERAR AL VIENTO, SINO PILLAR EL CAMINO A LA COMISARIA O CUARTEL MAS CERCANOS PARA PONER EN CONOCIMIENTO DE LAS AUTORIDADES, LAS SUPUESTAS ACTIVIDADES DELICTIVAS O ILEGALES! ASI Y SOLO ASI, LAS AUTORIDADES PUEDEN ACTUAR, PORQUE UNO NO ACTUA DE ALGO DE LO QUE NI SIQUIERA SE ENTERA! Y DELITOS Y DELINCUENTES LOS HAY A CASCOPORRO!

    gracias

    • Mhm. Sí y no. Es verdad que todos tenemos responsabilidades, pero damos por hecho que tooodo el mundo tiene Internet y peor aún, que sabe buscar información, cuando lo que abunda en Internet es precisamente el ruido.

      Personalmente sí creo que el mercadeo federativo es dañino y afecta a nuestra seguridad y a nuestros derechos.No me parece ni de lejos un tema menor, porque delata la falta absoluta de control, o incluso de interés, por parte del Estado. Y pagamos al Estado, via nuestras cuotas federativas CSD, para ello entre otras cosas.

      Como en el caso del kenjutsu flipao toledano, una familia se encuentra con un gimnasio petao de gente, con una pared llena de diplomas (algunos de ellos con SELLO, con carta de naturaleza OFICIAL) y con un rostro familiar porque SALE EN LA TELE. Y en PROGRAMAS SERIOS como Redes. Pum. Ya lo tienes.

      En el caso de Bilbao ha sido precisamente la intervención ciudadana la que ha evitado más muertes. Y no es que los expertos en el ramo no vinieran alertando desde hace años de la poca credibilidad de Huang Aguilar, pero ¿en serio? ¿puede competir Hispagimnasios con Punset? Francamente, creo que no.

      • El problema es que este personaje ha sido publicitado hasta la saciedad en determinada revista (que yo compraba), revista que rara vez incorporaba un artículo serio que no fuera mera propaganda de sus vídeos (media revista era un catálogo…literralmente). Y no solo este señor si no una sarta de maestros y creadores de sus propias escuelas aparecían en sus páginas, y ese era uno de los medios de difusión de las artes marciales más al alcance de todos. Hay una cantidad ingente de federaciones de broma donde por un módico precio te nombran maestro 18º Dan de chuchu ryu o donde certifican la autenticidad y eficacia de la escuela que te has inventado. No hay ningún control y el número de piratas sin escrúpulos en el mundo de las “artes marciales” se extiende. Si ya encima le añades la publicidad de pseudocientíficos……para que queremos más.

  2. Fernando Marrón

    05/06/2013 at 1:23 pm

    Entiendo que es facil y logico plantear el tema como “artes marciales legitimas” vs “charlatanes”, PERO (y es un pero importante) que un profesor -una figura de autoridad- abuse de la confianza que le es depositada es ajeno a su capacidad de enseñanza o a la legitimidad de esta.

    Se me viene a la cabeza el “caso karate”, el de la entrenadora de natacion sinconizada olimpica, o mas recientemente el de los abusos a gimnastas menores. Los tres contando con plena legitimidad federativa y de linea de transmisión. Ninguno de estos tres últimos era un farsante sino un h. de p. (presuntamente, al menos).

    Esta claro que si empezamos por enseñar un arte marcial que nos hemos inventado y le adjudicamos un nombre que ya existe para aprovechar el tirón o nos proclamamos maestros de tal y cual disciplina sin tener los titulos que se requieren ya denota la moral del sujeto en cuestion.

    Pero claro, que estes federadisimo y que seas el heredero legitimo de la escuela que enseñas no te convierte en buena persona.

    Ante todo esto, como ante la vida misma, hace falta una mente abierta Y un espiritu critico.

    • Eso es innegable, pero (salvo en el “caso karate” canario) ahí entramos en otro jardín que es cómo entendemos el deporte de élite, si es que se puede entender de otro modo. Aun así te diría más: creo que sí se puede relacionar causa-efecto. Del mismo modo que saber leer y distinguir los colores no te convierte en Maestro de Infantil, el conocimiento de un arte marcial o tus logros como deportista tampoco pueden ser el único factor determinante para convertirse en profesor.

      En lo que todos esos casos coinciden es en la falta de control público que a mí me encabrona tantísimo y en la que insisto tantísimo también. No se puede hacer lo que te salga de las narices, y no deberían dejarte hacerlo.

      Podemos comer fruta fresca de calidad o de la frutería del Mercadona y notaremos la diferencia. Puede que me siente mal un melocotón de la primera o del segundo, es casi inevitable que suceda alguna vez.

      Ahora: lo que me va a poner mala de morir va a ser un alimento caducado, si nadie controla lo que venden los fruteros.

  3. Celebro leer por aquí críticas al gagá de Punset, una de las personas que más daño está haciendo a la ciencia en general y a la neurociencia en particular en este país, ególatra maníaco sin idea de casi nada y de lo poco que tiene idea lo usa para decorar sus chifladuras esotéricas, al estilo de Morgan Freeman en su “Misterios de la mente” o algo así, junto con el pobre desnortado Hawking, que bien haría en no dañar su imagen con sus desvaríos.

    El problema básico, fundamental, la raíz de todos los demás, desde mi punto de vista, es la tan recesiva como dañina cosmovisión oriental que impregna las artes marciales. Cierto, pasa en todas partes, en Mercadona y en el DIA, pero como excepción. En las AAMM es la norma, lo normal es estar más colgao que la Pinito del Oro, empezando por los de arriba, los senseis, sensietes y sessesentayochos, gugús, maestrillos de pacotilla y demás internos con permiso-libertad condicional de la sección de irrecuperables del frenopático de Leganés. Hispagimnasios no es una excepción, lamentablemente, mucho discurso “intelectual” perfectamente inútil para nada bueno. Al final, otra sección del insanebox de la villa madrileña.

    La gente no tiene ninguna culpa, ni criterio. Los padres llevan a sus hijos al gimnasio más cercano a casa, o al que tiene mejores instalaciones, mejor ambiente, al que van los hijos de los amigos, o cualesquiera otras consideraciones, y les da igual que sea judo que kendo o karate, todo incluye por el mismo precio, además de clases y ducha, ese intangible de la “filosofía oriental”, como me decía un amigo ayer mismo con la pretensión de que entrenara a su hijo: la disciplina (como si en atletismo, natación o bádminton no hiciera falta), el respeto (será el servilismo), el sacrificio (como si no fuera suficiente estudiar).

    En fin, un mundo de locos, de sociópatas, de sádicos, y de masoquistas que esperan algún día alcanzar el grado suficiente para someter a los demás a sus delirios. ¿La solución? La ciencia y las olimpiadas, sin duda, una excelente fábrica de reciclado en cosas útiles de la basura cognitiva que hiperpuebla los “dojos”.

    Se puede decir más suave, pero en mi estilo, así lo veo yo.

© 2017 ¿que haces QUÉ?

Theme by Anders NorenUp ↑

A %d blogueros les gusta esto: