¿que haces QUÉ?

Kendo. ¿Kempo? No, kendo. ¿Kenzo? No, kendo, el arte marcial ¿Judo? No, kendo. ¿Tendo? No, mira, te lo explico aquí que acabamos antes

Los viernes keiko: Ken no Michi

Cuando no estoy haciendo kendo, hago iaido. Cuando no estoy haciendo kendo ni iaido, escribo cosas para ganarme la vida. A veces grabo cosas. Y hay pocas cosas más difíciles de ver que el kendo. Ese kendo que nos matamos por describir en blogs como este.

De vez en cuando, alguien lo ve. En este microdocumental, los ojos de Haroun Saifi se acercan a todo lo que queremos contar, y lo hace con elegantísima sobriedad en poco menos de diez minutos.

Saifi no es ajeno a las artes marciales: cuando no graba cosas, practica taekwondo y otros deportes. Esta obra fue encargada por el canal luxemburgués Kombat Sports, del Canal Plus francés. KS tiene varios programas especializados en Artes Marciales de contacto, algunos de estudio en profundidad, pero su fuerte son los torneos (es NECESARIO que alguien compre su KO TV Classics). Ken no Michi se emitió en un magazine de media hora semanal llamado Gong, hace menos de tres meses. Saifi cubrió de esta manera el duodécimo Stage Ken no Michi, que celebra todos los años el Comité Nacional de Kendo francés.

Detalle del portfolio de Haroun Saifi, realizador del docu Ken No Michi para la cadena Kombat Sports.

A juzgar por su bobina, a Saifi le gusta esto

La emisión habitual de Gong se basa, estéticamente, en las hostias a cholón: color, dinamismo, contraluces, sombra. Planos cortos, rápidos y muy picados. Saifi apostó por el blanco y negro, la realización pausada y esos planos detalle que todos los kendokas que grabamos cosas repetimos ad nauseam. El ritual del tenugi, men o tsuke, pies bailando. Pero qué puñetas, por algo será cuando lo retratamos una y otra vez; y eso Saifi también lo vio. Muy inteligentemente, su tratamiento del sonido va a la par con la imagen “antigua” (sin fliparse, pero anclando en la tradición, objetivos casi antitéticos) que quería ofrecer del kendo. Es fácil dejarse llevar por la presencia de nuestros kais, más cuando estás rodando un curso en Francia con cien, doscientos kendokas. Sin embargo, Ken no Michi emplea el silencio como recurso narrativo: el documental apuesta (otra vez) por lo interno de la práctica. Si el combate es con uno mismo, sería un contrasentido vestir esa idea con lo contrario. Su plano final no es un ippon, sino un saludo.

No sé si la música de película de samurais o el envejecimiento digital de la imagen eran realmente necesarios. Lo cierto es que Saifi consigue contarles a los espectadores habituales de Kombat Sports una idea: esto es otra cosa.

2 Comments

  1. Minuto 2:14 Si no me equivoco es Kashima shinden jikishinkage ryu kenjutsu…pero no estoy seguro.

    • Yo he flipado enormemente al ver esos cachos de trozos de bokken. Lo que pasa es que quería hacer un poco de análisis fílmico, que creo que es lo más importante que tiene esta obra.

      Me encanta el hecho de que ni mete rótulo ni presenta a los entrevistados ni nada: los integra dentro de la obra tal cual. El men, el tenugi, la técnica, el pavo que habla.

© 2017 ¿que haces QUÉ?

Theme by Anders NorenUp ↑