Quien no practique kendo no entenderá uno de sus aspectos fundamentales: se crean vínculos realmente fuertes entre compañeros, mucho más que en otros deportes de contacto, que hacen que el tiempo de entrenamiento se prolongue, a veces, durante horas.

Un tercer tiempo de Zanshin Madrid en el Tempo, un martes cualquiera, pero me llevé la Canon 550D

Vamos, que anoche salimos después de entrenar y el post de hoy se quedó sin hacer

Como el post del viernes pasado, sobre kendo en silla de ruedas, quedó algo corto (y por los motivos esgrimidos en el pie de foto), hoy compartimos otro clásico: la exhibición de Henry Smalls en el Campeonato del Mundo de París de 1994.

Se le conoce en todo el mundo por este vídeo. El sobrenombre de el samurai sin piernas le llegó con el título de un documental. Es profesor de kendo (quinto dan), karate (7º dan Eisshin Ryu y Shodan Kyokushin) y kobudo; actor y consultor de Artes Marciales para cine y televisión, y el primer afroamericano que obtuvo un primer dan de kendo. Y probablemente, el único sensei afroamericano del mundo.

Este reportaje de NBC de 2010 muestra al joven Smalls como karateka y, actualmente, dando clase en su dojo de Honolulu, en la sede del Centro de Cultura Japonesa de Hawaii. Smalls sigue llevando el distintivo de Filadelfia, su ciudad natal, en su zekken.