¿que haces QUÉ?

Kendo. ¿Kempo? No, kendo. ¿Kenzo? No, kendo, el arte marcial ¿Judo? No, kendo. ¿Tendo? No, mira, te lo explico aquí que acabamos antes

Los jueves, foto: Nippon '08 (I)

Es una pena no poder decir que las fotos de este viaje, mi primera visita a Japón, son mías. Pero es así: preferí traerme los recuerdos en el kokoro y no pararme a sacar fotografías, máxime cuando aún no sabía nada acerca de cómo disparar con una cámara en las manos.

Sin embargo, como tengo el corazón y la memoria llena de recuerdos, las fotografías solo son testimonio gráfico de algo que sólo puedo expresaros con palabras. Y no conseguiría trasladaros ni la décima parte de lo que fue aquel viaje.

La sinergia, la sintonía, la compenetración y lo bien que nos lo pasamos los Siete Samurai que fuimos- pues así acabamos llamándonos a nosotros mismos- sin apenas conocernos de algo más que de entrenar, fue en verdad sorprendente. No todo fueron rosas y ambrosía, de cualquier modo. Pero eso no lo comentaremos aquí.

Olvidémonos de todo y quedémonos con las rosas y la ambrosía mencionadas antes. Y una muestra (para dar envidia) de uno de los dôjô donde tuvimos la suerte y el honor de entrenar y además, como invitados especiales, de compartir té y pastas con el sensei, Kenji Takizawa.

Hay muchas fotos de esos días en Hon Atsugi, pero esta me ha transmitido mucho de lo que allí aprendí y pude observar, desde dentro entrenando y desde fuera, con la rodilla lesionada. Espero que les guste.

Takizawa sensei

Foto de Tsuba González García

2 Comments

  1. Muy bonita No cuesta imaginarse a uno mismo como el niño viendo como los mayores hacen cosas molonas ;)

  2. El niño venía de entrenar la hora y horas anteriores. Nos pasábamos la tarde metidos ahí desde las 16 horas (las clases de los niños) hasta q a las 20-21 salíamos.

    Hicimos un entrenamiento con ellos: entrenar con niños es un mundo muy diferente. Hay un ambiente de alegría, energía, entrega, potencia y potencialidad increíble. En este aspecto, el dôjô de Takizawa sensei es en verdad envidiable.

    Aquí deberíamos intentar contagiar ese espíritu a los niños desde bien temprano. Sea en Kendô o en cualquier otra actividad. Tener niños en clase, aunque no compartamos el entrenamiento con ellos es beneficioso para ambos: niños y adultos.

© 2017 ¿que haces QUÉ?

Theme by Anders NorenUp ↑