Supongo que para Geoff Salmon habrá resultado difícil seleccionar los contenidos de este primer libro, después de 40 años de kendo, muchos de los cuales de docencia, y cinco dedicados a la divulgación en su blog Kendo Info (que aparece en la columna de enlaces). He leído las críticas a Kendo: a comprehensive guide to japanese swordsmanship  y no podían ser más positivas, pero me quedaban dudas sobre la distribución de un contenido que él mismo ofrece semanalmente en Internet. En serio, no sé qué hacéis leyendo esto cuando necesitáis leerle a él.
La respuesta es que Kendo: a comprehensive guide es una obra de introducción al kendo bien definida y con contenidos independientes de la bitácora, aunque las ideas que más interesan a Salmon sensei también están ahí. Seme, tame, pensamientos en torno al kirikaeshi… Tanto que se echa de menos algún enlace a pie de página a posts como este, donde profundiza en aspectos concretos de la técnica o el trabajo en general.

Supongo que para Geoff Salmon habrá resultado difícil discriminar qué contenidos incluir en este primer libro, después de 40 años de kendo, muchos de los cuales de docencia, y cuatro años dedicados a la divulgación en su blog Kendo Info (que aparece en la columna de enlaces). He leído las críticas a Kendo: a comprehensive guide to japanese swordsmanship y no podían ser más prometedoras, pero me quedaban ciertas dudas sobre la distribución de un contenido que detalla, con experiencia y excelente redacción, semanalmente en Internet. En serio, no sé qué hacéis leyendo esto cuando necesitáis leerle a él.  La respuesta es que Kendo: a comprehensive guide es una obra de introducción al kendo bien definida y con contenidos independientes de la bitácora, aunque las ideas que más interesan a Salmon sensei también están ahí. Seme, tame, pensamientos en torno al kirikaeshi... Tanto que se echa de menos algún enlace a pie de página a posts como este, donde profundiza en aspectos concretos de la técnica o el trabajo en general.

Una de las ilustraciones de Katsuya Masagaki

Cuando se trata de libros sobre kendo tampoco podemos esperar grandes diferencias entre unos y otros en lo que a contenidos se refiere. Men es men, pero sí cambia, y mucho, la forma de aproximarse a su enseñanza. Mientras en Kendo, the definitive guide obtenemos referencias que podríamos calificar de enciclopédicas (lo cual puede resultar muy útil para resolver dudas puntuales), en el libro de Salmon la aproximación es más básica: es un poco Kendo for dummies, me dijo el compañero que me lo prestó. Y, en efecto, el libro tiene la vocación de texto introductorio para nosotros principiantes, incluso para quien todavía está mirando por la rendija de la puerta decidiendo si se mete o no se mete. Pero no es necesariamente pobre o escaso, si tenemos en cuenta que escribe un instructor de kendo, y que el volumen puedes tenerlo al alcance de la mano a la vuelta del dojo.

Un ejemplo es qué capítulos “sorpesa” nos encontramos en cada uno de estos libros: en El Libro de Pepe, cómo no, era el suburi en el que tanto insiste Antonio Gutiérrez (que también aparece en el libro de Salmon). En éste leemos con detalle sobre el trabajo de pies, y ejercicios de calentamiento y estiramientos post-clase. Esos que en ocasiones se dejan de hacer por la promesa de una ducha y una cerveza, y que son importantes para relajar las articulaciones tanto como la mente, después de un esfuerzo del calibre de un keiko. Cada vez que me encuentro con estos contenidos que no esperaba, me percato de que quizá debería prestarles más atención en el dojo.

No hace falta repetir que el kendo se aprende haciendo y no leyendo porque no somos idiotas, pero saber cómo lo enseña otro puede servirnos como una forma más de midori geiko. Verbalizar aquello que practicamos con el cuerpo, aunque sea en texto ajeno, nos acerca más a nuestro propio kendo.

El libro está disponible en Amazon en formato papel (13€) y Kindle (8€).