¿que haces QUÉ?

Kendo. ¿Kempo? No, kendo. ¿Kenzo? No, kendo, el arte marcial ¿Judo? No, kendo. ¿Tendo? No, mira, te lo explico aquí que acabamos antes

La izquierda. ¡No, la otra izquierda!

Si hasta ahora esto te parecía difícil, él nos va a explicar cómo se entrena a diario una persona con diversidad funcional. Hoy empieza a escribir aquí Miguel Cornejo, iaidoka y estudiante de Comunicación Multimedia.

Las artes marciales se basan en el control del cuerpo y del espíritu, en conjunción. Yo, incauto, hace casi dos años me apunté a Iaido para conocer el arte del uso de la katana. Ni yo ni mi dislexia advertíamos que las clases de Iaido iban a ser tan interesantes.

Dislexia

Alístate por las risas, quédate por los arrestos a todo el pelotón

¿Qué nos dice  nuestra gran amiga la Real Academia Española de la Lengua?

dislexia.

(De dis-2 y el gr. λέξις, habla o dicción).

1. f. Dificultad en el aprendizaje de la lectura, la escritura o el cálculo, frecuentemente asociada con trastornos de la coordinación motora y la atención, pero no de la inteligencia.

2. f. Med. Incapacidad parcial o total para comprender lo que se lee causada por una lesión cerebral.

Y esta es la definición de Iaido (una de ellas):

1. f Arte marcial japonesa relacionada con los movimientos suaves y controlados de sacar la espada de su vaina, golpear o cortar a un oponente, extraer la sangre de la hoja, y volver a poner la espada en la vaina.

Ahora imaginad la unión de ambos conceptos: estudiar  katas con decenas de matices, mientras tu cerebro y cuerpo luchan un combate de wrestling; y tus compañeros van asumiendo que antes o después les vas a ensartar. Sin duda todo puro divertimento.

Hay que añadir que yo ya era disléxico desde que nací; sin embargo, a los 17 años sufrí un tumor cerebral que me extrajeron con una craneotomía. Ello consiguió que el tumor abandonara mi cuerpo y el daño cerebral (problemas de memoria principalmente) entrara por la puerta grande. Tengo la suerte que en el dojo donde entreno se tienen en cuenta las dispacacidades de cada uno (porque todos tenemos alguna). Mi profesor de Iaido es también maestro de Educación Primaria, y conoce lo que es la dislexia de cerca.

Bueno, pongámonos a trabajar. A lo largo del tiempo  os iré contando cómo trabajo para mejorar mi iai, o por lo menos no ir hacia atrás. Hoy empiezo con lo básico para mí:

1.- Tener claro que vas a tener que trabajar el doble para conseguir la mitad.

2.- Repetición, la base del aprendizaje de las artes marciales. Es recomendable repetir en casa, aunque sea en pijama. Al final conseguiras que tu cuerpo responda a tus peticiones.

3.- Tener unos apuntes de los katas: en mi caso la traducción al español no oficial de la  Zen Nippon Kendo Renmei Iaido, que antes y después de las clases viene muy bien.

4.- Y última. Como les ocurre a todos, siempre habrá clases que salgo con ganas de realizar seppuku; sea por lo mal que me ha salido la clase, como por la frustración de compararme con mis compañeros novatos en la progresión. No hay más solución que repetirme “COMBATE TU EGO, NO A LOS DEMÁS”.

¿Que por qué sigo? Porque esto es lo que más me gusta de TODO.

P.d.- En efecto mi señora esposa me gusta mas que el iaido. Que quede constancia de ello, sólo por no tener que dormir hoy en la caja de arena de los gatos.

Nos vemos.

1 Comment

  1. Y ahí estaremos todos (iaidokas o no) para evitar ese seppuku y dar esa palmada en la espalda que tan bien nos viene a todos de vez en cuando. ¡¡A darle duro, Miguel!! Y a seguir así, que es pa estar muy orgulloso :)

© 2017 ¿que haces QUÉ?

Theme by Anders NorenUp ↑

A %d blogueros les gusta esto: