¿que haces QUÉ?

Kendo. ¿Kempo? No, kendo. ¿Kenzo? No, kendo, el arte marcial ¿Judo? No, kendo. ¿Tendo? No, mira, te lo explico aquí que acabamos antes

Keiko: Kiri Otoshi

Aquí somos conscientes de nuestras carencias y por eso hablamos muy poquito (o nada) de técnica. Sin embargo nos preocupa la técnica como al que más: leemos, traducimos, nos preguntamos entre nosotros, le preguntamos al de al lado, le preguntamos al sensei, luego a Youtube sensei, practicamos y fundamentalmente la cagamos. Por eso inauguramos hoy una categoría que no se titula Kihon ni Waza sino Pesadillas. Y arrancamos con la última en incorporarse al repertorio de malos sueños de al menos tres de nosotros junto con men, koté, okuri ashi…

En una de las últimas clases de Kendo no Kata en mi dojo se planteó la particularidad del Kiri Otoshi, y poco después le dedicamos una sesión. Como en muchas otras técnicas de kendo surgían problemas con el trabajo de pies, con el ritmo, y fundamentalmente y sobre todo con la intención. Cuando eres principiante entiendes estos waza como respuestas, y no sabes por qué todos los mayores repiten constantemente la palabra “construir”.


Clásico entre clásicos: Takizawa sensei demostrando Kiri Otoshi (fuente: Kendo Navarra)

La primera traducción no oficial del Diccionario de Kendo de la ZNKR (llevada a cabo por Hiroyuki Shioiri Sensei a finales del siglo XX) define Kiri Otoshi como “en continuo movimiento, rechazar un ataque con el shinogi [el lado de nuestra espada, opuesto al filo y al contrafilo] mientras se ataca a la vez“. Algunos senseis describen Kiri Otoshi como una técnica contra un men que no viene totalmente centrado. Las explicaciones varían sobre algunos detalles, pero obviamente no sobre el centro: como todo en kendo, si se logra el centro se logra el corte. Existe una versión española de esta traducción que llevaron a cabo Noemí Arnal y Manel Alonso, de Barcelona. “En continuo movimiento” significa, como en todos los oji waza, que no hay un “bloqueo más ataque”, sino que todo forma parte de la misma técnica. O como apuntaron Warner & Sasamori en Esto es kendo, “recibir un ataque es atacar al mismo tiempo: si uno pierde la oportunidad de ataque en un bloqueo, no puede ser un buen kendoka”. Como se ve, algo sencillísimo. Sasamori y Warner dedicaron más espacio de su libro a Do-UchiOtoshi-Men y Kote-UchiOtoshi-Men. Lo mismo hizo Hiroshi Ozawa sensei en Kendo: the definitive guide (Kodansha, 1991), ya que, como explica el propio autor, quería concentrarse en las técnicas básicas o que “fomentaran un espíritu vigoroso para los principiantes”.

Ojo: Kiri Otoshi no es sinónimo de Kiri Oroshi, aunque a veces se confudan. Kiri Oroshi hace referencia a un corte en descenso, “hacia abajo”; lo habréis oído en clases de Iaido. El verbo Orosu significa “dejar caer”, mientras que el verbo Otosu quiere decir algo parecido a “derrumbar”.

No es casual que Takizawa sensei explique siempre esta técnica.  Kiri Otoshi es el waza fundamental de la escuela Itto Ryu que su padre, el maestro Kozo Takizawa, aprendió con uno de los pioneros del kendo, Takano Sasaburo; en concreto la línea Ono-ha Itto Ryu, la más antigua del estilo (porque esta escuela antigua tiene una docena de líneas). Sasaburo sensei, padre para muchos del Kendo No Kata y del kendo moderno, estudió la escuela por herencia familiar. Estamos pues hablando de una continuidad de seis generaciones de estudio hasta llegar al vídeo que tenéis arriba, y que seguramente ya habíais visto antes. Sasamori sensei, y sus hijos hoy, también practican el koryu.

En otro clásico, Kazue Sensei explica la relación entre Itto Ryu y el kendo, y su influencia en Kiri Otoshi (min. 5:00 y ss.). Fue grabado en 2010, durante un seminario de verano en Vancouver. El sonido es algo deficiente pero merece la pena subir el volumen para escuchar al traductor:

Mientras recopilaba la información para este post leía a cuartos danes hablando de sus dificultades con Kiri Otoshi en el Foro de Kendo World:

– ¡Es un suriage hacia abajo!

– ¡Parece debana pero no es debana!

– ¡Piensa!

– ¡No pienses!

Mal de muchos, algunas veces, sí es consuelo.

3 Comments

  1. Yo también he pensado eso del “suriage hacia abajo”, jejeje. Es algo complicadísimo. Alguna vez creí que me había salido, pero fue como esas cosas que a veces haces y no sabes si realmente las has hecho…

    • No sabes la alegría que produce tu comentario. Teníamos mucho reparo para meternos a escribir sobre técnica, dudamos mucho mucho con el enfoque, y al final la sección kendoka de la web leímos y releímos y decidimos sacar esto a ver qué tal. Que haya comentarios significa que podemos ir avanzando por aquí. Gracias, Xabi.

      En cuanto a lo que dices… eso ocurre muchas veces: es algo que se “siente”, no que se hace porque uno las piense. Cuanto más principiante eres más difícil es sentir las cosas. O seré yo que pienso demasiado, que también puede ser.

© 2017 ¿que haces QUÉ?

Theme by Anders NorenUp ↑

A %d blogueros les gusta esto: