Guerreras_kenshi_womenGala está ahora mismo dándolo todo en la Kendocampus, así que los errores del post de hoy son todos míos. Bueno, en realidad como siempre.

En uno de esos momentos de procastinación Investigando a fondo sobre Budo tradicional japonés di con varios vídeos sobre sumo femenino. No sé si era la única que ignoraba que tal cosa pudiera existir, pero varios detalles me resultaron sorprendentes y extrañamente familiares al mismo tiempo. Os dejo aquí el más largo, un reportaje de Sports Japan de la NHK (la TV pública japonesa):

 

El reportaje sobre sumo femenino abarca los cinco primeros minutos

El reportaje sigue los esfuerzos por Hitomi Kobayashi por dar a conocer el sumo a un grupo de niñas entre 12 y 15 años. Me resultó curioso que cuando Kobayashi introduce a las chicas en el reigi del sumo tenga que empezar de cero con los detalles: de nuevo, parece que encontramos más japoneses-que-los-japoneses fuera de Japón, cuyas nativas pueden permitirse desconocer el sumo tanto como servidora.

En este otro vídeo, del mismo programa, conocemos a Miku Yamanaka, cabeza del sumo femenino en Japón. Es también la única mujer en su club, peleando sin tregua contra compañeros de más de cien kilos. Sin embargo, lleva practicando desde la Secundaria y ha luchado con mujeres de nada menos que 17 países en el Campeonato del Mundo de sumo femenino en 2012:

Yamanaka comenta cosas que os resultarán familiares: olvidarse de pensar, del peso o la fuerza del contrincante, y abrirse a ese único momento en el que lo das todo. Trabaja fundamentalmente su cadera y su flexibilidad, algo menos su fuerza y no tiene como objetivo físico ganar peso, contra lo que el sumo puede parecernos a los legos. Introduce conceptos como velocidad también; y como de sumo sé el doble que de kendo, quizá este detalle fue el que me resultó más sorprendente.

Y por último, para quien se sorprenda al leer “campeonato del mundo de sumo femenino”, aquí un reportaje sobre la gran potencia de este deporte sagrado: Rusia y sus luchadoras.

La segregación de mujeres en el sumo tradicional ha ido más allá del círculo del dohyô, al que ni siquiera podían acercarse. Aunque los primeros combates femeninos datan del siglo XVIII, el sumo femenino sólo puede practicarse en categorías amateur, y continúa siendo visto como una curiosidad, con una proporción de una lucha dora por cada 300 rikishi.

Si queréis saber más sobre sumo, seguid a la gente de Sumo Japonés, primer blog sobre sumo en español.