Primer paso, primer suburi. A partir de hoy, todo es posible.

Lo vio Haruna Ariga, hija de Taro Ariga. Diecisiete años tiene nada más.

Gracias a Taro sensei por dejarnos empezar el año a través de los ojos del Butokuden Dojo.