Los dojos, como los castillos, se quedan vacíos. Los kami duermen la siesta.

Lo vio Jamie Carter en Kyoto, en 2010.

Canon EOS Kiss. Óptima 10 mm.

ISO 400.

ƒ/3.5