¿que haces QUÉ?

Kendo. ¿Kempo? No, kendo. ¿Kenzo? No, kendo, el arte marcial ¿Judo? No, kendo. ¿Tendo? No, mira, te lo explico aquí que acabamos antes

Entrenamiento solitario en kendo

Empezamos hoy a traducir, con su permiso, algunos de los interesantes posts del dojo Nanseikan de Melbourne, Australia. El autor del blog de Nanseikan es su instructor Ben Sheppard: son reflexiones surgidas directamente de la enseñanza y la práctica diaria, y vienen a demostrar, entre otras cosas, que lo que nos intriga y seduce del kendo trasciende fronteras. Incluso hemisferios.

 En las vacaciones de Navidad 2012-2013, alguien hizo correr por las kendoredes el meme 2013 Suburi. Cmo me apunto a un bombardeo, salí al patio de la casa de mis padres e hice los 2013 suburi el dos de enero: tardé un día, dos shinais y una muñequera (amén de las risas del vecindario) y me planteé de forma seria por primera vez en casi ocho años hacer una tabla de suburi en casa. Así di con este post histórico del Nanseikan y comenzó nuestro intercambio. Es una muy recomendable guía para la práctica en casa. 

Un método importantísimo para desarrollar auténticamente tu kendo es entrenar por tu cuenta. Este tipo de entrenamiento se divide en dos categorías principales: el entrenamiento físico y el técnico. En cualquiera de los dos casos, la variedad es la clave para que perseveres y sigas con ello. Entrenar solo puede volverse muy aburrido así que es importante descubrir cómo darle algo de variedad y mantener el interés.

A veces, tal variedad puede consistir en un simple cambio de detalle, pero suficiente para ayudarte a conseguir acabar la rutina que te hayas puesto. Déjame ponerte un ejemplo:

En las vacaciones de Navidad 2012-2013, alguien hizo correr por las kendoredes el meme 2013 Suburi. Y como me apunto a un bombardeo, salí al patio de la casa de mis padres, hice los 2013 suburi el dos de enero; tardé un día, dos shinais y una muñequera (amén de las risas del vecindario) y me planteé de forma seria por primera vez en casi ocho años hacer una tabla de suburi en casa. Así di con este post histórico del Nanseikan y comenzó nuestro intercambio. Es una muy recomendable guía para la práctica en casa.   Uno método importantísimo para desarrollar auténticamente tu kendo es entrenar por tu cuenta. Este tipo de entrenamiento se divide en dos categorías principales: el entrenamiento físico y el técnico. En cualquiera de los dos casos, la variedad es la clave para que perseveres y sigas con ello. Entrenar solo puede volverse muy aburrido así que es importante descubrir cómo darle algo de variedad y así mantener el interés.  A veces, tal variedad puede consistir en un simple cambio de detalle, pero suficiente para ayudarte a conseguir acabar la rutina que te hayas puesto. Déjame ponerte un ejemplo:  Te has puesto un objetivo de 500 hayasuburi cada día. Muy bien. Pero a lo mejor, hacer 500 de una vez puede ser un poco duro para empezar. ¿Qué hacemos? ¿Decimos “uuuuy muy duro, creo que me voy a mirar un rato el Facebook”? Claro que no.  Empieza mejor con un número más pequeño. Pongamos 50 hayasuburi. Date un breve respiro y haz otros 50. Descansa. Pues muy bien. Ahora te sientes bien y todavía te quedan energías. Los siguientes 50 serán bien fáciles… pero cuando llevas 39 o 40, te empieza a costar. ¡No te desanimes! Descansa. Y ahora, cambia de tercio: 20 shomen, 10 sayumen, otros 20 sh0men. ¡Hecho! ¿Ves qué fácil?

(C) Ben Sheppard. Dojo Nanseikan

Te has puesto un objetivo de 500 hayasuburi cada día. Muy bien. Pero a lo mejor, hacer 500 de una vez puede ser un poco duro para empezar. ¿Qué hacemos? ¿Decimos “uuuuuuuuy muy duro, creo que me voy a mirar un rato el Facebook”? Claro que no.

Empieza mejor con un número más pequeño. Pongamos 5hayasuburi.
Date un breve respiro y haz otros 50. Descansa.

Pues muy bien. Ahora te sientes bien y todavía te quedan energías. Los siguientes 50 serán bien fáciles… pero cuando llevas 39 o 40, te empieza a costar.

¡No te desanimes! Descansa.

Y ahora, cambia de tercio: 20 shomen, 10 sayumen, otros 20 sh0men.

¡Hecho! ¿Ves qué fácil?

Esta pequeña variación te ayuda a distraerte de pensamientos de cansancio o frustración. En lugar de pensar que no llegas, cambia de corte. De hayasuburi a suburi, de shomen a corte diagonal. Te garantizo que terminarás la serie, que te sentirás mucho menos fatigado, y con ganas de hacer el siguiente.

Así que en vez de hacer suburi pensando “¡Madre qué duro es esto!”, hazlos pensando “Vale: diez más y cambio”. Los pensamientos negativos tienden a agotarnos mucho más que el propio ejercicio, probablemente más. Pensar en positivo (o en neutro) nos facilitan hacer  lo que tenemos que hacer.

Mi patrón es contar en series de 20, lo que significa que no pienso en hacer cien movimientos, sino cinco series. Si pienso en hacer cinco en lugar de cien, todo se vuelve más fácil.

Además los divido en una serie shomen, otra diagonal, otra más shomen, una cuarta diagonal, y una última shomen. Tres hacia delante, dos diagonales. ¡Más fácil aún: tres más dos, en vez de cinco! Incluso cuando he terminado y he hecho cien suburi, y mi cabeza lo sabe, todavía me es posible seguir engañanado al cuerpo y que éste crea que no ha hecho nada difícil.

Así que, en lugar de CIEN (¡qué duro!), cinco series de 20 (más fácil), o tres series más dos series (¡qué fácil!). Inténtalo en casa y dime cómo va. O hazme saber tus patrones y qué variaciones se te van ocurriendo.

Fuente original en inglés

(C)  Ben Sheppard. Todos los derechos reservados

7 Comments

  1. Hay alguna opción para los que tenemos techos bajos?

    Estaba pensando utilizar un palo corto, o algo parecido, para realizar los ejercicios. La alternativa sería practicar en seiza con el shinai, pero entonces los jogeburi y nanameburi van a ser un poco complicados, creo XD

    • Está el viejo truco de hacer los suburi en seiza, katate. Pierdes el desplazamiento pero trabajas el brazo y el furi kabute. En casa nos ocurre igual, y entrenamos disociando: los suburi en seiza y los desplazamientos a mano vacía, pasillo arriba pasillo abajo.

      Hay suburikos cortos en las tiendas de kendo, con todo el peso pero con la longitud de un kodachi. Y sé de gente que hace los suburi con mancuernas.

      • Me has descubierto. No quería confesarlo, pero tenía en mente una de las mancuernas que no utilizo, jejeje.

      • A priori, la única pega que se me ocurre para las mancuernas es que no trabajas el tenouchi, pero en la clase de hoy lo hemos trabajado específicamente en los ejercicios de semé y control de centro. Quiero decir que puedes trabajar tus muñecas en ejercicios de juego de pies, por ejemplo.

  2. me gustó mucho el banner de tu sitio, ¿tendo, kenzo, judo?
    jajajajaja, pues imaginate conmigo, mi caso, que practico iaido ñ_ñ

  3. A propósito de este post, una cosa que va muy bien (o al menos a mí me funciona) es entrenar con una botella rellenada con arena. Es mucho más cómodo que las mancuernas, permite un buen agarre, puedes regular el peso…. No está nada mal =P

© 2017 ¿que haces QUÉ?

Theme by Anders NorenUp ↑