Llevabas un tiempo enredando con la idea, preguntando en foros, te compraste un bokken en Decathlon. Incluso te hiciste una foto con una katana en aquel buffet asiático.

Venga. Este año empiezas en kendo. ¿Sabes a lo que te enfrentas?

iniciacion en kendo, como empezar en kendo y qué hacer en la primera clase

 Sí, claro. Antes he hecho karate, judo, ninjitsu y aikido.

La mayoría llegamos a la primera clase de kendo desde otras artes marciales: yo vengo del karate, otros del judo. Y prácticamente todos los iaidokas que conozco simultanean el iaido con aikido, kendo u otras disciplinas.

Eso te puede ayudar, depende de cuánto y cómo hayas practicado. Pero ningún arte marcial es igual que otra, y el kendo no se parece a ninguna de las más conocidas.

El de antes es un flipao. Yo soy cuarto dan de [insertar aquí] y sé perfectamente lo que es un arte marcial.

Si eres budoka (o practicas con ganas otros deportes) sabes el compromiso que conlleva y eso te va a ayudar a empezar. Porque empezar en kendo es lo más difícil con diferencia, tanto que muchos no pasan de los primeros días.

Porque tú te veías así…

¿Qué haré en la primera clase?

Decepcionarte. Encontrarás que el kendo es muy duro, huele mal y mañana te van a doler músculos que no sabías que tenías. Te saldrán ampollas en los pies y ampollas en las manos.

Algunos dojos tienen clases específicas de iniciación, pero la mayoría ofrece clases de prueba en su horario habitual: si no tienes la suerte de empezar con un grupo puede que pases semanas solo, en chándal, yendo adelante y atrás shinai en mano (o sin shinai) mientras el mundo a tu alrededor se da amor con esas armaduras tan molonas.

pero en realidad haces esto

 

Así que lo mejor que puedes hacer es relajarte y darte una oportunidad. Estás aprendiendo lo fundamental, y mejor apréndelo bien si no quieres verte como servidora para sentar una buena base. Todos nos hemos sentido así y todos hemos acabado por disfrutar a tope de esto.

Las primeras clases te permitirán empaparte del ambiente y la etiqueta particular de cada dojo. Aunque la etiqueta del kendo es la misma para todas, cada escuela tiene sus costumbres y estilo propio.

¿Se necesita preparación física? Yo hace mucho que no hago deporte…

El kendo es muy exigente, pero no necesitas ser un atleta para hacer kendo. Sólo tener ganas.

Alguien con mejor físico lo tendrá más fácil… en cierto sentido. Tu progresión es única y no puedes ni debes compararte con la de al lado.

Hablando de armaduras molonas… ¿esto del kendo es muy caro? ¿qué necesito para empezar?

Sí. El kendo ES caro.  Pero la buena noticia es que cada vez somos más, y eso facilita las cosas.

Para empezar sólo necesitarás un chándal: todos los dojos te prestan un shinai y un bokken. Cuando quieras tu propio shinai podrás comprar en grupo con tu club, que abarata bastante los costes. Lo mismo pasa con la ropa: algunos clubes empiezan a disponer de un fondo de keikogis de segunda mano donados por alumnos. Esto es incipiente y más común en dojos de iaido, ya que su ropa se deteriora menos.

En cuanto al bogu (quédate con el nombre de nuestra “armadura molona”) tardarás varios meses en ponértelo, así que puedes ir ahorrando. Igual que con el shinai, la mayoría de dojos te prestarán uno hasta que puedas comprar el tuyo.

¿Y dónde me compro el bogu?

empezar en kendo, iniciación al kendo, clases de kendo

¿¿No te he dicho que te relajes??

Lo normal es que lo compres igual que el shinai y la ropa: en una compra colectiva en tu dojo. Ahorrarás portes y os harán descuento. En todo caso, en nuestra página de Facebook publicamos todos los chollos y ofertones que nos llegan.

Otra página útil para españoles es el Mercadillo Budoka de Juan Culebras: ropa de artes marciales, iaitos, kendogi y bogus de compra-venta entre particulares.

¿Y cómo elegir dojo?

Kendo es kendo en todas partes, y todas las escuelas son buenas para aprender. En la mayoría de nuestras ciudades hay un dojo o ninguno.

Dicho esto, si vives en una ciudad grande no estará de más que compruebes los horarios, la distancia a tu casa o lugar de trabajo, el transporte público o la zona de aparcamiento: si el kendo te engancha pasarás muchas horas ahí.

Lo demás es una cuestión de piel: que haya gente de tu edad o diversidad de niveles puede ser un aliciente para ti. En cualquier caso no vayas picoteando de dojo en dojo: acude, preséntate y presencia una clase mejor que probar una y luego otra en otro sitio. Si te sientes cómodo con lo que ves, prueba entonces.

¿Es difícil hacer kendo para las mujeres?

Pues sí. Somos muy pocas y estamos dispersas. El bogu no se adapta a nuestra anatomía y la técnica tampoco. Pero las mujeres podemos hacer tan buen kendo como cualquier hombre. Hay cada vez más maestras para corroborarlo.

Si te queda alguna duda pregunta en los comentarios o mejor aún, escribe al dojo donde quieras probar y pregunta a sus instructores. Estarán encantados de ayudarte a arrancar.

Al final todo se resume en una frase: coge tu shinai.