¿que haces QUÉ?

Kendo. ¿Kempo? No, kendo. ¿Kenzo? No, kendo, el arte marcial ¿Judo? No, kendo. ¿Tendo? No, mira, te lo explico aquí que acabamos antes

Month: noviembre 2013 (page 1 of 2)

Hakone Hachidan Taikai: el taikai de los titanes

Es 28 de mayo y nos encontramos en un enclave casi místico en las montañas de Hakone en la prefectura de Kanagawa…

Acceso al templo de Hakone, donde se celebra el torneo de hachidan de iaido, para maestros y octavos danes.

Estamos frente al templo sintoísta de Hakone (Hakone jinja) dedicado a las deidades Ninigi no Mikoto, Konohanasakuya Hime y Hoori no Mikoto. El templo original se construyó según cuenta la tradición en el año 757 en el monte Komagatake por un clérigo llamado Mangan, pero fue reconstruido cerca del lago Ashi. El templo ha tenido que ser reconstruido varias veces, y la estructura principal data de 1936 cuando fue reconstruida tras un incendio en el estilo Gongen Tsukuri.

También se puede visitar el museo que guarda algunos de los tesoros del templo, cinco de los cuales están considerados Propiedades de Interés/Importancia Cultural de Japón (Juyo bunkazai). Entre ellos se encuentra una daga del periodo Kamakura llamada Akagitsuka Tanto.

Torii del Hakone jinja en el lago Ashi y vista del Monte Fuji

Torii del Hakone jinja en el lago Ashi y vista del Monte Fuji

Pero hoy no sólo hay gente visitando el templo, acudiendo a ceremonias o apreciando los tesoros del museo. Hoy se han citado en el dojo nueve maestros de iaido, todos ellos con el grado de Octavo Dan. Han sido seleccionados de entre los mejores de todo Japón (siempre que no hayan ganado el torneo antes) para participar en el Zen Koku Hakone Taikai, encuentro que tiene lugar todos los años desde 1993. No es raro ver a maestros de este calibre hacer demostraciones en distintos campeonatos y encuentros de iaido durante todo el año y por todo el país (el Sakurambo Taikai, el Kyoto enbu taikai…), pero el Taikai de Hakone es el único en el que se tiene ocasión de ver a estos maestros compitiendo entre ellos.

Octavo Dan en acción durante el Taikai. Máxima concentración.

 

La competición consta de una ronda previa y una final. En ambas los contendientes deben realizar un enbu de cinco katas de koryu que deben ser distintas al llegar a la final. Y el ganador realiza una demostración al final.

Aquí ya no tenemos un libro que nos diga “esto es así (o asá)” o “la punta tiene que quedar más arriba (o más abajo)”. Aquí entran en juego el kimé, la actitud, el dibujar al Teki (enemigo imaginario) aunque por supuesto también se tiene en cuenta el factor estético.

Cada maestro da su propio toque a los katas, pero lo verdaderamente impresionante, que a veces se percibe incluso en los vídeos, es la capacidad de los maestros para hacer visible el escenario (riai).  Como decía antes, dibujar al teki; hacer que “se materialice” ante sus ojos y ante los del jurado y el público. La absoluta concentración y el absoluto control de la situación que demuestran, la intención a través de su mirada (metsuke) y la determinación en cada gesto, en cada corte, es algo que sólo se consigue tras décadas de práctica intensa y sincera. No se trata de hacer teatro o de una mera coreografía.


Yosoichi Sato sensei (Muso Jikiden Eishin Ryu)


Yamazaki Takashige (Muso Shinden Ryu)


Muranushi sensei (Musho Shinden Ryu)

En cualquier caso es una gran oportunidad poder ver a estos “monstruos del iaido” en acción y aprender de ellos. En este link podeis ver los resultados desde 1993, aunque no están todos. Estos son los resultados de los dos últimos años:
2012
1-Morishige sensei, de Yamaguchi (Muso Shinden Ryu)
2- Morita sensei de Kyoto (Muso Jikiden Eishin Ryu)
3- Inoue sensei de Wakayama (Mugai Ryu)

2013
1-Kazuo Ono (Hjógo)
2- Šinada Mineo (Niigata)
3-Norio Furuiči (Kanagawa)

He tenido la suerte de poder entrenar con algunos de los ganadores y finalistas: Kusama, Matsuoka, Azuma, Kishimoto, Ogura, Aoki y Nakano; y con algún que otro participante como Kamikokuryu sensei. Es un placer y una gran oportunidad aprender de ellos y verles de cerca en los cursos que imparten por Europa.

Alguno de vosotros seguro que ha podido entrenar con alguno más. Aquí tenéis la linkografía:

 

Vídeos del taikai:

Kendo, máscaras y muerte. Mishima, de Paul Schrader

El 25 de noviembre de 1970, el escritor Yukio Mishima entró en el cuartel general del ejército en Tokio con intención de liarla parda. La performance terminó como había previsto: con su propio suicidio y una entrada automática en el imaginario popular japonés.

Paul Schrader no podía dejar de lado una historia semejante: ya había escrito Taxi Driver y la injustamente maltratada La costa de los mosquitos, entre otras historias de antihéroes. Tenía que escribir y dirigir Mishima: una vida en cuatro capítulos. Una producción americana rodada íntegramente en japonés, con Phillip Glass dándolo todo y Francis Ford Coppola y George Lucas a los números, en su afición de producir películas personalísimas y arriesgadas mientras los más tontos seguimos haciendo chistes de midiclorianos.

mishima

Mishima: una vida en cuatro capítulos

Aunque llaman a Schrader un narrador de los excesos, sería más apropiado hablar de la contradicción. A pesar de su teatralidad hay poco o nada de excesivo en Mishima: lo que pudiera darse en el personaje real se pone al servicio de una intensa coherencia íntima. La muerte es origen, catalizador y motor de cada momento, no podía ser de otra manera. Pero cuando todo alrededor parece venir muerto de casa quizá la única respuesta posible sea la locura, el seppuku o el insomnio paranoide de Travis Bickle.

A Schrader no le interesa el biopic: el hombre Yukio es un personaje casi inadvertido en un relato en blanco y negro. Sólo merecen color las tres novelas que dan estructura al relato y la performance del día de su muerte. Y como obra y muerte parecen sinónimos, el sol anaranjado inunda toda la tercera parte, que Schrader tituló “Acción”.

 

La delicada narrativa de la obra maneja ese tercer capítulo en torno a la novela Caballos desbocados, que toca tangencialmente la práctica del kendo. Al protagonista, Isao, el shinai le sabe a poco, igual que el Japón en decadencia en el que vive. Isao cambia el shinai por la katana. La espada le acompaña en un atentado terrorista que acaba como el rosario de la aurora, un asesinato de consolación y finalmente en su suicidio ritual, lo único que le sale como ha planeado.

La dirección de arte estuvo a cargo de Eiko Ishioka, posteriormente escenógrafa del Drácula de Ford Coppola. Eishioka presenta el dojo escolar como un escenario, con la bandera japonesa a modo de telón. Durante todo el plano perdura la impresión de función de Navidad, y no precisamente por fallos en la técnica. Los kendokas son hombres crecidos, pero embutidos todavía en keikogis infantiles. Nada que ver con los policías de Sol Naciente: esto es todo de mentira. Isao lo sabe, y toma partido por lo auténtico. No hay vuelta atrás. Tampoco éxito.

El propio Mishima practicó kendo (era quinto dan) y también iaido, ambos relativamente tarde puesto que se inició con 33 años. Ken, uno de sus cuentos cortos, vuelve sobre el kendo para manifestar otra idea que flota en su obra: la vida de sacrificio, la trascendencia del propio cuerpo imperfecto como única excusa de la muerte. No hay espacio para el esfuerzo o la superación. Si no estás a la altura, sacrifícate o quítate de enmedio.  Una idea que, para alguien que ha salvado su vida gracias en gran parte al kendo, resulta profundamente perturbadora.

Fotograma de El pabellón dorado, primera parte de la película

¿Se sentía Mishima imperfecto? El blanco y negro nos habla de un niño enfermizo, de una abuela tiránica, de una homosexualidad reprimida, aspectos folklóricos de su leyenda; pero adivinamos en ese blanco y negro una frustración permanente y una profunda soledad. Según la tesis de Schrader, el gran drama de Yukio Mishima fue no poder librarse de la máscara que confesaba soportar en su primera obra. Un niño al que el abuso le parece normal, un pensador al que nadie escucha. Un hombre que va llegando tarde a los momentos decisivos de su vida y decide transformar su muerte en una opción estética, porque es la única decisión libre que le queda.

Cabe pensar si el Japón mítico que añoraba Mishima existió siquiera alguna vez. La película nunca ha sido estrenada en el país: Schrader señalaba al sol, pero la extrema derecha nipona, obsesionada con las alusiones a la homosexualidad del escritor, se quedó mirando al dedo. Dice el director que aún hoy los japoneses no saben qué pensar sobre Mishima. Escribió y murió solo: según los testigos su sepukku fue una chapuza infernalmente dolorosa que implicó varios tajos y dos personas para decapitarle, pues su kaishakunin resultó incapaz tras varios intentos. Pero el acto logró trascender en gran manera su trayectoria vital y fue lo que en definitiva le convirtió en un icono. Tanto que cuesta encontrar algunas ediciones de sus novelas, pero no fotografías de su cadáver en Internet.

Mishima ha sido remasterizada en la colección Criterion.

Eiko Ishioka homenajeó en su trabajo el mediometraje Patriotismo (Yukoku) , una de las breves incursiones de Mishima en el cine, que puedes ver aquí.

Destino Medellín: Venezuela

Ahora que las selecciones vuelven de Medellín con sus nuevos trofeos y grados, recibimos un correo desde Venezuela recordándonos que faltaban ellos. El error de bulto fue mío y nada más que mío, de la que esto firma y que se fue recorriendo el mapa y los cruces de la CLAK. Pedro, espero que con esto quedemos un poco excusadas y que esta sea la primera de muchas menciones mutuas en el futuro.

Selección venezolana en Medellín 2013 (C) Correo del Caroní

Y Venezuela. Otro país latino con comunidad nikkei, algo menos numerosa que Brasil o Perú pero íntimamente ligada a ésta última y de gran influencia en el panorama social y cultural venezolano. La práctica marcial, no obstante, está muy extendida más allá de la comunidad japonesa y son frecuentes las colaboraciones entre colectivos de cultura japonesa y dojos de aikido, karate (en el que Venezuela es potencia mundial) y también kendo y iaido. Venezuela es el único país junto con Brasil donde hay radicada una empresa de distribución de material budoka, Kyodashi e Shop, fundada por la karateka y iaidoka Gisela Durán.

De nuevo nos encontramos, como en la mayoría de países de este recorrido, varias lagunas documentales. Sabemos que el kendo empezó a practicarse en Venezuela en 1990, y que uno de sus nombres fundamentales es el sensei Héctor Fuenmayor. A él se debe la apertura del caraqueño Ken Zen Dojo: el dojo de nuestro amigo Pedro y uno de los más longevos del país, fundado en 1990 bajo los auspicios de su homónimo neoyorquino, el Ken Zen Institute. En 1994 la FVK, Federación Venezolana de Kendo, entra en la FIK; y en 1997 participa en su primer mundial.

En nuestro directorio contamos con cinco dojos estables en Caracas, Maracaibo y Nueva Esparta. Sin posibilidad de cotejar cifras, la comunidad kenshi venezolana puede andar entre 100 y 200 practicantes. Con todo y con ello, más de una década participando en campeonatos internacionales y trabajando por la promoción del budo merecen augurar un mejor crecimiento. Y por eso he escogido este vídeo para ilustrar este post (último de la serie Medellín, pero de ninguna manera último post dedicado a los kenshis de allí), un entrenamiento de la selección venezolana para el último campeonato del mundo. Nos vemos en Tokio.

 

 

Destino Medellín: Colombia

Colombia es la anfitriona del III Campeonato Latinoamericano de Kendo y Iaido y un país emergente en la comunidad budoka, con algo más de diez dojos y alrededor de un centenar de practicantes. Envió selección al anterior Latinoamericano en Ecuador y es de esperar que acoger este campeonato será un impulso importante para los kenshi colombianos. Colombia le ha dado al kendo, además, al que hoy sea su cronista gráfico principal, Daniel “Danimaru” Kogan, que nos ha cedido una ilustración y unas palabras para este post:

 

danimaru_kendo_colombia

“El kendo colombiano, aunque sea pequeño en el mundo, seguirá siendo el mejor, porque cada colombiano que practique lo verá como arte muy grande y espléndido y así el kendo colombiano se engrandecerá más y más”.
(Danimaru)

Además de la cooperación procedente de la JICA, el kendo colombiano mantiene una relación de colaboración con varias instituciones de Budo de los Estados Unidos y Brasil. Hablar de kendo en Colombia es hablar fundamentalmente de Leonardo López y Mauricio Molina, que desde Bogotá y Antioquía se desplazan a Ibagué y otras ciudades para apoyar a los grupos de práctica. Supimos por Danimaru que algunos dojos colombianos, como el suyo propio en Ibagué, entrenan solos con un programa de trabajo que es supervisado periódicamente en estas visitas. Y en ocasiones, al aire libre y sin disponer de pabellones estables. Me cuesta imaginar, a mí que vivo a apenas media hora de mi dojo, el enorme compromiso que representa entrenar así de forma continuada.

Todavía se dispone de pocos recursos sobre kendo en Colombia en la red. Este vídeo es de uno de los últimos entrenamientos del dojo de Cali:

Destino Medellín: Perú

Mañana es la cita. Medellín está ya recibiendo kenshis de toda América Latina que competirán y se examinarán en el III Campeonato Latinoamericano. Nuestros últimos países por repasar son Perú y Colombia, la anfitriona.

La altitud. La altitud afecta al entrenamiento: eso puedes contar. Yo lo pasé mal. Y tal como nos comentó nuestro compañero y colaborador Miguel Ángel Gallego lo contamos. Galle mantiene desde hace unos años buenas amistades en Perú, y ha tenido la suerte de entrenar allí.

Historia viva: bogu antiguo en la As. Peruano Japonesa.

Como Brasil, Perú fue un foco de recepción de emigrantes japoneses desde el comienzo del siglo XX. Cinco generaciones después, la comunidad nikkei peruana está en torno a las 50.000 personas, amén de otros 55.000 nikkei peruanos que han efectuado el camino de vuelta para establecerse en Japón (dekasegi).

Si tenemos en cuenta que la Asociación Peruano Japonesa fue fundada en 1917, y con ella los primeros colegios japoneses, podemos datar el kendo peruano prácticamente con el inicio del siglo. No obstante su práctica se entendía como un asunto de la comunidad nikkei, con muy poca repercusión fuera de ésta. La Segunda Guerra Mundial, con sus devastadores efectos sobre las poblaciones migrantes japonesas en las Américas, tampoco contribuyó a la expansión.

Fue en la siguiente mitad del siglo cuando la base cultural y social de los peruanojaponeses toma fuerza y se convierte en un colectivo presente en todos los rincones y estratos sociales del país; y el Budo con ella. En 1975 comienzan los entrenamientos de kendo en el Centro Cultural Peruano Japonés de Lima: desde entonces, los kenshis peruanos han crecido lenta pero concienzudamente. Cinco dojos alrededor de la provincia de Lima, uno más en Trujillo y otro en Huancayo (al que tenemos por aquí un especial cariño, pues fueron nuestros primeros lectores desde Perú). No son muchos en número, pero sí con una fuerte cantera escolar y universitaria. Se organizan frecuentes exhibiciones fuera de las capitales para promover los grupos de práctica: en parques, plazas públicas o en plena calle.

Exhibición del instructor Giovanni Rodríguez (5 Dan) en Miraflores, 2012.
(c) revista Moving Zen

 

Perú ha acogido seminarios de la CLAK, cuenta con el apoyo material y humano de la JICA, y tiene una Comisión Deportiva propia desde 1982, amparada por el Instituto Peruano del Deporte: todavía carece de Federación propia. Es esta una aspiración del kendo peruano, que les permitiría acceder al Campeonato del Mundo de la IKF. De hecho, ni el kendo ni el iaido aparecen en la información corporativa del Instituto, al contrario que el sambo o el muay thai.

Con todo, la cantera sigue creciendo y los kenshi peruanos se esfuerzan por su promoción. Aunque no podemos incrustar el vídeo que hemos elegido, creemos que disfrutaréis mucho viéndolo. Se trata de un reportaje de 2010, para el digital de cultura otaku Onigiri TV en la AELU de Pueblo Libre, otra asociación nikkei peruana. No os lo perdáis.

Older posts

© 2017 ¿que haces QUÉ?

Theme by Anders NorenUp ↑

A %d blogueros les gusta esto: