Cross-training II: extra-training

Empezamos hoy a traducir, con su permiso, algunos de los interesantes posts del dojo Nanseikan de Melbourne, Australia. El autor del blog de Nanseikan es su instructor Ben Sheppard: son reflexiones surgidas directamente de la enseñanza y la práctica diaria, y vienen a demostrar, entre otras cosas, que lo que nos intriga y seduce del kendo trasciende fronteras. Incluso hemisferios.

Por Ben Sheppard, miembro del Melbourne Nanseikan.

 

 

Llamamos cross-training a cuando realizas alguna otra actividad para ayudarte a mejorar tu actividad principal, en nuestro caso kendo. Normalmente cross-training significa hacer algo completamente distinto, como alzamiento de pesas, correr o natación. Sin embargo, creo que para nosotros algo de entrenamiento solitario (como añadir suburis o trabajo de pies) también cuenta como cross-training.

¿Por qué hacer cross-training?
Parece que las generaciones previas a la nuestra eran, de media, más fuertes físicamente que la nuestra. Puede que no vivieran tanto, por falta de acceso a la medicina moderna o dietas más pobres, pero en general eran capaces de mantener una mayor actividad, ya fuera porque caminaban más para desplazarse, porque su actividad diaria era más física o porque no tenían máquinas que les ayudaran. Tampoco disponían de todo nuestro tiempo libre.

En el caso de los japoneses, tenían las piernas y el tronco inferior muy fuertes (consecuencia de sentarse en el suelo). Toda una vida de sentarse directamente en el suelo, en lugar de recostarse en sillas o sofás, puede constituir una gran diferencia en el desarrollo corporal. Esta es una de las razones por las que el kendo ha evolucionado en la forma que lo conocemos: hay un gran énfasis en las piernas y los pies, quizá porque éstos ya eran naturalmente una fortaleza física del japonés. Esta diferencia se ha hecho ver hasta hace muy poco.

Miembros del Butoku Wahinkai durante su visita a Nanseikan en octubre de 2010, utilizando una herramienta para mejorar la postura. Como veis, fue muy divertido.

Diferentes razones para hacer cross-training

  • Básica: Si tu fuerza natural o tus niveles de energía se ponen a prueba durante tu entrenamiento de kendo, o en otras palabras, si te quedas hecho polvo al entrenar, puede que te sea útil hacer algo de ejercicio para mejorar tu forma física.
  • Técnica: Otra razón puede ser mejorar aspectos técnicos de tu kendo, tales como el abuso dela brazo derecho. Por ejemplo, hacer algunos katate suburi extra para desarrollar tu brazo izquierdo.
  • Elite [sic]: Por último, si tu objetivo es mejorar tu nivel de kendo y te sientes preparado para un entrenamiento intensivo (por ejemplo para preparar una competición o un examen de grado), hay un tipo de cross-training más dirigido a personas en forma y con experiencia de entreno en kendo, pero que quieren aumentar su potencia y su resistencia. No es muy diferente al entrenamiento cruzado que utilizan los atletas y deportistas profesionales.

Principios del cross-training
Si vas en serio con el cross-training hay un montón de información en la red, tal como Caleb enlazó en este post anterior del Shugo Nanseikan [que tradujimos previamente aquí]. Mientras, aquí hay unos pocos puntos básicos que considerar antes de comenzar un entrenamiento extra:

Tu edad

De 5 a 11 años, el cross-training no sirve realmente si todavía estás en Primaria.

Entre 12 y 14 años, algo de cross-training puede ser útil, especialmente para los niños y niñas que tienen dificultades para resistir una clase de kendo entera o les falta algo de fondo. Pero en general, para ellos basta con ir regularmente a entrenar: un poco de entrenamiento físico, y un poco de entrenamiento técnico combinado.

De 15 años en adelante: si estás en el Instituto o la Universidad, los tres tipos de entrenamiento pueden benefiicarte, dependiendo de cuáles son tus necesidades. Es en este momento cuando un entrenamiento de elite se puede emprender por primera vez.
Cantidad de tiempo que puedes dedicar
 Lo que elijas hacer depende de cuánto quieres aprovechar tu cross-training, tu edad y tu nivel de forma y experiencia. Esto hay que consensuarlo con tu instructor y, habitualmente, con un preparador físico. En principio, alguien con poca forma física que además acaba de empezar en kendo no necesita mucho entrenamiento extra para percatarse de su mejoría. Sin embargo creo que estas pocas pautas pueden resultar útiles en general:
Ten siempre en cuenta ejercitar los grupos musculares correctos. Ejercitar el músculo equivocado, como mínimo, no tendrá efecto sobre tu kendo y en el peor de los casos te acabará perjudicando. Por ejemplo, hacer dominadas fortalecerá tus brazos, pero no mejorará sustancialmente tu kendo, ya que tus bíceps (los músculos frontales de tu antebrazo) no son tan importantes para blandir tu shinai. Puedes acabar dando mandobles a lo Schwarzenegger:

 

Tronco inferior (piernas, caderas y abdominales)

En mi opinión, mejorar esta zona del cuerpo es lo principal para la mayoría de kendokas. Por eso, todos los entrenamientos del Nanseikan empiezan con zokin. Correr (como comentaba Caleb en su post) también es muy beneficioso, como el ciclismo, que es mi favorito personal. Otros ejercicios estáticos como zancadas o burpees también son muy buenos: hay muchas series diferentes. La natación también es muy buena, sobre todo los estilos basados en pierna porque desarrollan la fuerza de éstas. Por último, practicar ashi-sabaki en tu tiempo libre es bueno sí o sí, porque desarrolla los músculos adecuados de tu pierna.

Tronco superior (hombros, brazos, pecho y espalda)

En mi opinión, los mejores ejercicios de tronco superior se basan en los movimientos propios del kendo. Sólo a partir de 16 años se deberían hacer pesas. Los ejercicios de peso libre son los más adecuados, ya que tienes que blandirlas, como un shinai. Sin embargo, hacer suburi con suburi-to (ese bokken pesado del dojo) es mucho mejor. También ayudan las mancuernas para fortalecer las muñecas, pero de nuevo, sólo a partir de la pubertad.

Más allá del entrenamiento de fuerza
Aunque casi todo mi cross-training suele estar enfocado a mejorar mi fuerza o forma, hay otros tipos de ejercicio, menos físicos, que también nos ayudan en nuestro kendo:
  • Meditación: Nos ayuda a calmar la mente y concentrarnos mejor. Los beneficios de la meditación son difíciles de describir, quizá porque son diferentes para cada persona, pero son ciertamente beneficiosos para el kendoka. No tienes que meditar durante mucho tiempo seguido: con unos cinco minutos te basta para empezar, pero debes practicar con constancia. Cada día y a la misma hora de ser posible.  Haz simplemente lo mismo que hacemos en Mokuso: si te resulta difícil (y probablemente te lo parecerá) intenta concentrarte en escuchar cada sonido de tu entorno, incluso los más débiles, y en todas las direcciones.
  • Tai Chi: esta antigua disciplina china es un poco como meditar en movimiento. Se enfoca en la respiración y el movimiento total del cuerpo en armonía. Los movimientos se basan en el Kung Fu… o los del Kung Fu se basan en el Tai Chi, no estoy seguro. Por supuesto, necesitarás un instructor, pero ésta es probablemente la mejor arte marcial para combinar con kendo.
  • Yoga: una antigua disciplina india que se ha hecho muy popular, y que como el Tai Chi se concentra en la respiración y los movimientos armoniosos del cuerpo en diferentes posiciones [asanas] que estiran los músculos y estimulan la energía interna. De nuevo, necesitarás sacar tiempo para clases de yoga aparte de tus clases de kendo.

Bueno, este post ha quedado un poco largo: espero que hayáis llegado hasta el final. ¡Buen cross-training!

(C) Ben Sheppard 2o10

Pincha aquí para leer el original en inglés.

The Japanese Sword: ¿llegará a ser lo que quiere ser?

(C) Japan Times

Paul Martin es un rostro conocido entre los aficionados al coleccionismo de la espada japonesa antigua. Comisario del departameno japonés del British Museum y traductor residente del Museo Nacional del Sable de Japón, este londinense llegó al mundo del katana de rebote: karateka profesional, entró en el Museo como guardia de seguridad.

Como la mayoría de gaijines absorbidos por la cultura tradicional de Japón, Martin lleva una década colaborando con la BBC y Discovery Channel en sus documentales sobre armas japonesas, así como publicando y traduciendo guías y catálogos. Era natural que su siguiente proyecto personal fuera TheJapaneseSword.com, un magazine digital que esta semana ha lanzado su segundo número en vídeo. En inglés y pensado para occidentales.

La sencillez de los medios de Martin no acusa amateurismo, y al contrario que otros documentalistas que se están pasando a Internet, conoce bien el lenguaje del vídeo online: nada de interminables colecciones de imágenes de 40 minutos; en su lugar reportajes independientes, bien realizados y montados, que no pasan de los ocho o nueve. La web como soporte de contenido y repositorio, y un perfil de Facebook para asegurar a los usuarios que no se pierden ninguna novedad. Y una careta interesante, con el inglés en medio de una abarrotada plaza urbana, rodeado de colegialas y salarymen, espada al hombro.

Sin embargo, conviene recordar que la fragmentación de los contenidos no debería ser excusa para ir rellenando un canal de Youtube sin un enlace órganico que los aglutine. Un vídeomagazine no puede ser sólo una colección de clips, más en un caso como este, que gira en torno a un área de conocimiento tan específica y con temas muy estrechamente relacionados entre sí.

La culpa de todo la tiene Facebook: la distribución de vídeos a través de los muros acaba por provocar que los shares y likes no se terminen de traducir en visitas. Si uno hace estas cosas fundamentalmente para que otros las vean, la falta de feedback real, de gente que vea un episodio y busque el siguiente, son las que acaban matando los proyectos.

Por lo pronto, y a falta de corregir algunas deficiencias de sonido, los diez vídeos del proyecto recorren varias escuelas de forja, poniendo rostro a los artesanos que todavía se dedican a la espada japonesa. En la web se pueden encontrar glosarios, tiendas licenciadas en Japón, consultoría de antigüedad y una sección dedicada fundamentalmente al público norteamericano: la posibilidad de devolver nihontos o guntos a sus dueños.

Foto: Counting Down Tokyo 2015

A principios de año la ZNKR comenzó su campaña de Social Media promocionando el próximo Campeonato del Mundo de Kendo Tokyo 2015. En su momento comentamos en Facebook lo enormemente fallido que nos parecía el vídeo promocional, a pesar de su muy bello primer minuto. Sin embargo, ha sido en Instagram donde la promoción de Tokyo 2015 ha atinado de pleno, aprovechando al máximo la idea motriz del vídeo. Una campaña sencilla pero certera, un tipo de comunicación a la que en artes marciales estamos muy poco (y mal) acostumbrados.

Los protagonistas de esta cuenta atrás de Tokyo 2015 somos todos nosotros:

A principios de año la ZNKR comenzó su campaña de Social Media promocionando el próximo Campeonato del Mundo de Kendo Tokyo 2015. En su momento comentamos en Facebook lo enormemente fallido que nos parecía el vídeo promocional, a pesar de su muy bello primer minuto. Sin embargo, ha sido en Instagram donde la promoción de Tokyo 2015 ha atinado de pleno, aprovechando al máximo la idea motriz del vídeo. Una campaña sencilla pero certera, un tipo de comunicación a la que en artes marciales estamos muy poco (y mal) acostumbrados.  Los protagonistas de esta cuenta atrás de Tokyo 2015 somos todos nosotros:  tokio6  tokio4  tokio3  tokyo1  Para participar sólo es necesario compartir la fotografía en tu muro de Facebook, cuenta de Twitter o Instagram con el hashtag #16wkcphoto. Cada día se selecciona una para formar parte de la campaña. La ZNKR declara que el objetivo de este Campeonato es promover el kendo en el mundo, y obtener, muy a la manera japonesa, una buena colección de "grandes sonrisas amistosas".  tokio5

A principios de año la ZNKR comenzó su campaña de Social Media promocionando el próximo Campeonato del Mundo de Kendo Tokyo 2015. En su momento comentamos en Facebook lo enormemente fallido que nos parecía el vídeo promocional, a pesar de su muy bello primer minuto. Sin embargo, ha sido en Instagram donde la promoción de Tokyo 2015 ha atinado de pleno, aprovechando al máximo la idea motriz del vídeo. Una campaña sencilla pero certera, un tipo de comunicación a la que en artes marciales estamos muy poco (y mal) acostumbrados.  Los protagonistas de esta cuenta atrás de Tokyo 2015 somos todos nosotros:  tokio6  tokio4  tokio3  tokyo1  Para participar sólo es necesario compartir la fotografía en tu muro de Facebook, cuenta de Twitter o Instagram con el hashtag #16wkcphoto. Cada día se selecciona una para formar parte de la campaña. La ZNKR declara que el objetivo de este Campeonato es promover el kendo en el mundo, y obtener, muy a la manera japonesa, una buena colección de "grandes sonrisas amistosas".  tokio5

A principios de año la ZNKR comenzó su campaña de Social Media promocionando el próximo Campeonato del Mundo de Kendo Tokyo 2015. En su momento comentamos en Facebook lo enormemente fallido que nos parecía el vídeo promocional, a pesar de su muy bello primer minuto. Sin embargo, ha sido en Instagram donde la promoción de Tokyo 2015 ha atinado de pleno, aprovechando al máximo la idea motriz del vídeo. Una campaña sencilla pero certera, un tipo de comunicación a la que en artes marciales estamos muy poco (y mal) acostumbrados.  Los protagonistas de esta cuenta atrás de Tokyo 2015 somos todos nosotros:  tokio6  tokio4  tokio3  tokyo1  Para participar sólo es necesario compartir la fotografía en tu muro de Facebook, cuenta de Twitter o Instagram con el hashtag #16wkcphoto. Cada día se selecciona una para formar parte de la campaña. La ZNKR declara que el objetivo de este Campeonato es promover el kendo en el mundo, y obtener, muy a la manera japonesa, una buena colección de "grandes sonrisas amistosas".

A principios de año la ZNKR comenzó su campaña de Social Media promocionando el próximo Campeonato del Mundo de Kendo Tokyo 2015. En su momento comentamos en Facebook lo enormemente fallido que nos parecía el vídeo promocional, a pesar de su muy bello primer minuto. Sin embargo, ha sido en Instagram donde la promoción de Tokyo 2015 ha atinado de pleno, aprovechando al máximo la idea motriz del vídeo. Una campaña sencilla pero certera, un tipo de comunicación a la que en artes marciales estamos muy poco (y mal) acostumbrados.  Los protagonistas de esta cuenta atrás de Tokyo 2015 somos todos nosotros:  tokio6  tokio4  tokio3  tokyo1  Para participar sólo es necesario compartir la fotografía en tu muro de Facebook, cuenta de Twitter o Instagram con el hashtag #16wkcphoto. Cada día se selecciona una para formar parte de la campaña. La ZNKR declara que el objetivo de este Campeonato es promover el kendo en el mundo, y obtener, muy a la manera japonesa, una buena colección de "grandes sonrisas amistosas".

Para participar sólo es necesario compartir la fotografía en tu muro de Facebook, cuenta de Twitter o Instagram con el hashtag #16wkcphoto. Cada día se selecciona una para formar parte de la campaña. La ZNKR declara que el objetivo de este Campeonato es promover el kendo en el mundo, y obtener, muy a la manera japonesa, una buena colección de “grandes sonrisas amistosas”.

A principios de año la ZNKR comenzó su campaña de Social Media promocionando el próximo Campeonato del Mundo de Kendo Tokyo 2015. En su momento comentamos en Facebook lo enormemente fallido que nos parecía el vídeo promocional, a pesar de su muy bello primer minuto. Sin embargo, ha sido en Instagram donde la promoción de Tokyo 2015 ha atinado de pleno, aprovechando al máximo la idea motriz del vídeo. Una campaña sencilla pero certera, un tipo de comunicación a la que en artes marciales estamos muy poco (y mal) acostumbrados.  Los protagonistas de esta cuenta atrás de Tokyo 2015 somos todos nosotros:  tokio6  tokio4  tokio3  tokyo1  Para participar sólo es necesario compartir la fotografía en tu muro de Facebook, cuenta de Twitter o Instagram con el hashtag #16wkcphoto. Cada día se selecciona una para formar parte de la campaña. La ZNKR declara que el objetivo de este Campeonato es promover el kendo en el mundo, y obtener, muy a la manera japonesa, una buena colección de "grandes sonrisas amistosas".

Mamá kendoka semanas 16 a 22: Mamá iaidoka

Ya están ahí. ¿Las oís? Son LAS HORMONAS.

Ya están ahí. ¿Las oís? Son LAS HORMONAS.      Y eso que sólo estamos presupuestando el carrito...  Entre ellas, la tensión y los 42º a los que hemos llegado en este mes de julio, Lo Inevitable ha acabado por llegar. En mi dojo de kendo, los horarios de fin de temporada se basan en mawari geiko, keiko libre sin clase técnica. El hecho de que tus compañeros estén haciendo combate no elimina las oportunidades para aprender, pero acudir al dojo a 40 grados para hacer midori geiko requiere una buena dosis de voluntad.  No es que no se pueda hacer keiko durante el embarazo: cada embarazo lleva su proceso y yo aquí cuento simplemente mi experiencia sin estrapolar. Yo llevo desde mayo sin hacer combate y me siento muy feliz y enfocada en el aprendizaje y no lo echo de menos nada.  Además, siempre nos quedará el iaido, ¿no?  Hacer iaido durante el embarazo ha sido más difícil que hacer kendo: añadido al hecho incontestable de que yo soy una kendoka que hace iaido y no una iaidoka, el iaido requiere mucha concentración; y ésta no es fácil de conseguir cuando estás lidiando con las náuseas del primer trimestre, los cambios de temperatura corporal y la tensión arterial del segundo en adelante.  Por supuesto, conforme avanza la gestación empiezas a adaptar tu entrenamiento. Se acabó subir y bajar 15 veces por kata y bajar a seiza como la gente normal. Si mi equilibrio es de natural un poco caprichoso, con la apertura progresiva de la pelvis se ha vuelto imprevisible, y me bastó una caída de culo al principio para darme cuenta de que tenía que hacerme la geisha una temporada.  En cuanto a los katas de suelo tenía dos opciones: trabajar todo el tiempo de pie o al contrario, no ponerme de pie. Escogí esta última opción tras comprobar que puedo seguir profundizando en detalles como el ritmo, los movimientos o la propia inclinación del cuerpo. Con el kata Uke Nagashi no hay negociación posible: se hace el kata menos veces de lo habitual, mucho más despacio.  Los momentos más festivos del iaido durante el embarazo los han dado los detalles posturales: la espada ya no puede ir en su sitio y la medida de "los puños" que utilizamos para colocar la tsuba directamente desaparece. Mi tsuba ya está a la altura de Calasparra. La hakama de iaido ha ido bajando de forma inversamente proporcional a cómo ha subido la hakama de kendo, aunque en iaido hay menos riesgo de pisársela. Hace un par de semanas, compartiendo entrenamiento con los amigos de Makoto Shin Kai, desapareció también el obi: a esa altura no puedes llevarlo todo y pretender hacer saya biki alrededor de este pedazo de circunferencia.  Queda una semana de clase de kendo y de iaido: no hay kendotour para mí este año. Algo tendré que hacer.

Y eso que sólo estamos presupuestando el carrito…

Entre ellas, la tensión y los 42º a los que hemos llegado en este mes de julio, Lo Inevitable ha acabado por llegar. En mi dojo de kendo, los horarios de fin de temporada se basan en mawari geiko, keiko libre sin clase técnica. El hecho de que tus compañeros estén haciendo combate no elimina las oportunidades para aprender, pero acudir al dojo a 40 grados para hacer midori geiko requiere una buena dosis de voluntad.

No es que no se pueda hacer keiko durante el embarazo: cada embarazo lleva su proceso y yo aquí cuento simplemente mi experiencia sin estrapolar. Yo llevo desde mayo sin hacer combate y me siento muy feliz y enfocada en el aprendizaje y no lo echo de menos nada. Qué va. Qué va. Qué va.

Además, siempre nos quedará el iaido, ¿no?

Hacer iaido durante el embarazo ha sido más difícil que hacer kendo: añadido al hecho incontestable de que yo soy una kendoka que hace iaido y no una iaidoka, el iaido requiere mucha concentración; y ésta no es fácil de conseguir cuando estás lidiando con las náuseas del primer trimestre, los cambios de temperatura corporal y la tensión arterial del cuarto mes en adelante.

Por supuesto, conforme avanza la gestación empiezas a adaptar tu entrenamiento. Se acabó subir y bajar 15 veces por kata y ponerse en seiza como la gente normal. Si mi equilibrio es de natural un poco caprichoso, con la apertura progresiva de la pelvis se ha vuelto imprevisible, y me bastó una caída de culo al principio para darme cuenta de que tenía que hacerme la geisha una temporada.  En cuanto a los katas de suelo tenía dos opciones: trabajar todo el tiempo de pie o al contrario, no ponerme de pie. Escogí esta última opción tras comprobar que puedo seguir profundizando en detalles como el ritmo, los movimientos o la propia inclinación del cuerpo. Con Uke Nagashi no hay negociación posible: se hace el kata menos veces de lo habitual, mucho más despacio. He dejado de hacer Tsuka Ate, porque lo que necesito trabajar del kata es precisamente lo que ahora no puedo trabajar.

Los momentos más festivos del iaido durante el embarazo los han dado los detalles posturales: la espada ya no puede ir en su sitio y la medida de “los puños” que utilizamos para colocar la tsuba directamente desaparece. Mi tsuba ya está a la altura de Calasparra. La hakama de iaido ha ido bajando de forma inversamente proporcional a cómo ha subido la hakama de kendo, aunque en iaido hay menos riesgo de pisársela. Hace un par de semanas, compartiendo entrenamiento con los amigos de Makoto Shin Kai, desapareció también el obi: a esa altura no puedes llevarlo todo y pretender hacer saya biki decentemente alrededor de este pedazo de circunferencia.

Ya están ahí. ¿Las oís? Son LAS HORMONAS.  Ya están ahí. ¿Las oís? Son LAS HORMONAS. Y eso que sólo estamos presupuestando el carrito... Entre ellas, la tensión y los 42º a los que hemos llegado en este mes de julio, Lo Inevitable ha acabado por llegar. En mi dojo de kendo, los horarios de fin de temporada se basan en mawari geiko, keiko libre sin clase técnica. El hecho de que tus compañeros estén haciendo combate no elimina las oportunidades para aprender, pero acudir al dojo a 40 grados para hacer midori geiko requiere una buena dosis de voluntad. No es que no se pueda hacer keiko durante el embarazo: cada embarazo lleva su proceso y yo aquí cuento simplemente mi experiencia sin estrapolar. Yo llevo desde mayo sin hacer combate y me siento muy feliz y enfocada en el aprendizaje y no lo echo de menos nada. Además, siempre nos quedará el iaido, ¿no? Hacer iaido durante el embarazo ha sido más difícil que hacer kendo: añadido al hecho incontestable de que yo soy una kendoka que hace iaido y no una iaidoka, el iaido requiere mucha concentración; y ésta no es fácil de conseguir cuando estás lidiando con las náuseas del primer trimestre, los cambios de temperatura corporal y la tensión arterial del segundo en adelante. Por supuesto, conforme avanza la gestación empiezas a adaptar tu entrenamiento. Se acabó subir y bajar 15 veces por kata y bajar a seiza como la gente normal. Si mi equilibrio es de natural un poco caprichoso, con la apertura progresiva de la pelvis se ha vuelto imprevisible, y me bastó una caída de culo al principio para darme cuenta de que tenía que hacerme la geisha una temporada. En cuanto a los katas de suelo tenía dos opciones: trabajar todo el tiempo de pie o al contrario, no ponerme de pie. Escogí esta última opción tras comprobar que puedo seguir profundizando en detalles como el ritmo, los movimientos o la propia inclinación del cuerpo. Con el kata Uke Nagashi no hay negociación posible: se hace el kata menos veces de lo habitual, mucho más despacio. Los momentos más festivos del iaido durante el embarazo los han dado los detalles posturales: la espada ya no puede ir en su sitio y la medida de "los puños" que utilizamos para colocar la tsuba directamente desaparece. Mi tsuba ya está a la altura de Calasparra. La hakama de iaido ha ido bajando de forma inversamente proporcional a cómo ha subido la hakama de kendo, aunque en iaido hay menos riesgo de pisársela. Hace un par de semanas, compartiendo entrenamiento con los amigos de Makoto Shin Kai, desapareció también el obi: a esa altura no puedes llevarlo todo y pretender hacer saya biki alrededor de este pedazo de circunferencia. Queda una semana de clase de kendo y de iaido: no hay kendotour para mí este año. Algo tendré que hacer.     Y eso que sólo estamos presupuestando el carrito...  Entre ellas, la tensión y los 42º a los que hemos llegado en este mes de julio, Lo Inevitable ha acabado por llegar. En mi dojo de kendo, los horarios de fin de temporada se basan en mawari geiko, keiko libre sin clase técnica. El hecho de que tus compañeros estén haciendo combate no elimina las oportunidades para aprender, pero acudir al dojo a 40 grados para hacer midori geiko requiere una buena dosis de voluntad.  No es que no se pueda hacer keiko durante el embarazo: cada embarazo lleva su proceso y yo aquí cuento simplemente mi experiencia sin estrapolar. Yo llevo desde mayo sin hacer combate y me siento muy feliz y enfocada en el aprendizaje y no lo echo de menos nada.  Además, siempre nos quedará el iaido, ¿no?  Hacer iaido durante el embarazo ha sido más difícil que hacer kendo: añadido al hecho incontestable de que yo soy una kendoka que hace iaido y no una iaidoka, el iaido requiere mucha concentración; y ésta no es fácil de conseguir cuando estás lidiando con las náuseas del primer trimestre, los cambios de temperatura corporal y la tensión arterial del segundo en adelante.  Por supuesto, conforme avanza la gestación empiezas a adaptar tu entrenamiento. Se acabó subir y bajar 15 veces por kata y bajar a seiza como la gente normal. Si mi equilibrio es de natural un poco caprichoso, con la apertura progresiva de la pelvis se ha vuelto imprevisible, y me bastó una caída de culo al principio para darme cuenta de que tenía que hacerme la geisha una temporada.  En cuanto a los katas de suelo tenía dos opciones: trabajar todo el tiempo de pie o al contrario, no ponerme de pie. Escogí esta última opción tras comprobar que puedo seguir profundizando en detalles como el ritmo, los movimientos o la propia inclinación del cuerpo. Con el kata Uke Nagashi no hay negociación posible: se hace el kata menos veces de lo habitual, mucho más despacio.  Los momentos más festivos del iaido durante el embarazo los han dado los detalles posturales: la espada ya no puede ir en su sitio y la medida de "los puños" que utilizamos para colocar la tsuba directamente desaparece. Mi tsuba ya está a la altura de Calasparra. La hakama de iaido ha ido bajando de forma inversamente proporcional a cómo ha subido la hakama de kendo, aunque en iaido hay menos riesgo de pisársela. Hace un par de semanas, compartiendo entrenamiento con los amigos de Makoto Shin Kai, desapareció también el obi: a esa altura no puedes llevarlo todo y pretender hacer saya biki alrededor de este pedazo de circunferencia.  hakama_iaido_embarazada     Cómo será de largo el iaidogi y NI ASÍ  Queda una semana de clase de kendo y de iaido: no hay kendotour para mí este año. Algo tendré que hacer.

Cómo será de largo el iaidogi y NI ASÍ

Queda una semana de clase de kendo y de iaido: no hay kendotour para mí este año. Algo tendré que hacer.

Detrás del kendotour: TKF, Tenerife Kendo & Friends

Dicen que lo mejor es la gente que conoces. No dicen las cuentas que hay que hacer, las listas para que todo salga bien, los madrugones extra, los viajes en coche. Son los primeros en llegar y los últimos en irse. Hemos hablado con algunos de los kenshis que organizan los cursos de verano, y esto es lo que nos han contado.

Por Nicolás Asensio, del dojo Teidesan

¿Otro curso de kendo? ¿Y encima en Canarias?

En su primera visita a nuestro dojo de Tenerife, Walter Pomero nanadan sensei (entrenador de la nacional italiana) nos comentó que sería interesante la posibilidad de hacer exámenes de grado en las Islas Canarias, pues había gente con cierto nivel y años de práctica que seguían siendo kyus. Esto viene dado por la situación de nuestras islas respecto del panorama nacional: nosotros no podemos coger un coche para ir a un curso. Cualquier excursión kendoka a la Península viene siendo una media de 500 euros por curso, y si sumamos la tasa de examen…calculad.

Siendo así desde hace años, pensamos entonces en dar un paso más; y desde nuestro club, con el apoyo de Jesús González (Kenwakai Madrid) y los senseis que participaron en el tribunal, convocamos los exámenes y aprovechamos también para acercar todo ese conocimiento a los kenshis de Canarias. Muy importante también el apoyo de las Administraciones y la Federación, que han entendido que para Canarias es un poco más difícil y más en un arte con las peculiaridades del kendo. Tras haber participado en algunos cursos de la península, pensando en las necesidades de la gente de aquí, sobre todo en aportar la posibilidad de entrenar con más kenshis de fuera (ya que por motivos económicos no todo el mundo puede hacer esos viajes de que os hablaba) decidimos convocar el I Tenerife Kendo And Friends, el TKF.

tkf2

¡Como para decir que no!

¿¿En verano… y en Tenerife?? No puede ser un curso estándar: queríamos que fuese una oportunidad perfecta para hacer Kendo smile, kendo feliz, ¿por qué no? De ahí su nombre: Tenerife, Kendo, y Amigos. Buscamos relacionarlo con actividades de mar que a los participantes les han encantado.

Ha llevado un trabajo BRUTAL, de organización y trámites, condensar las horas para que fueran las mismas que un curso estándar y no desaprovechar ni un segundo con los maestros; pero a la vez hacer más actividades, etc. etc… El esfuerzo ha sido titánico, pero vistos los resultados y las ganas de la gente por hacerlo de nuevo no podemos sentirnos otra cosa que más que felices.

Ver y aprender de cómo hacen en diferentes escuelas que  las que estamos acostumbrados a ver no tiene precio. Ojalá todo el mundo pudiera practicar con Walter Pomero sensei: es espectacular trabajando en Jodan, tanto es así que cuando rindió su séptimo dan hizo geiko en esta guardia y realmente es muy difícil superarlo así.

El hotel se encontraba a 20 metros del Palacio Municipal de Deportes, de tal manera que la gente que lo prefiere va andando a bañarse y cambiarse en la propia habitación. Los traslados a la playa son en grupo, que tras el entreno de seis horas es como el cielo. ¡Y ese sol! Por supuesto, para los que iban más ajustados de presupuesto, disponían de las casas de los alumnos de Teidesan, pues para eso es Kendo& Friends. Y efectivamente, volvieron a la península con nuevas amistades kendokas y familiares.

tKF1

Kendo y amigos, ¿no se nota?
(gracias a José Antonio por la foto)

El ambiente entre gente de diferentes países y escuelas, con el increíble nivel de kendo, la playa y los momentos de relax como lenguaje común son una experiencia única de verdad. Y no podemos dejar de dar las gracias tanto a los senseis como a los participantes llegados de España, Italia y Marruecos, ya que sin su apoyo no lo habríamos logrado. 

IMAG4014_1 (2) Os esperamos en el II TKF en 2015, para que seamos todavía más.